El asesoramiento fiscal último trimestre es necesario para que no tengas ningún problema cuando vayas a hacer el cierre del ejercicio. ¿Quieres saber más? Échale un vistazo a este artículo que te resolverá varias dudas.

 

El asesoramiento fiscal para el cierre del ejercicio

 

El asesor fiscal te puede ayudar todo el año, pero es cierto que el cierre del ejercicio es uno de esos momentos críticos en los que te conviene tener claro la hoja de ruta a seguir. Hay algunos elementos en los que este profesional te proporcionará una ayuda de garantías.

Lo cierto es que el cierre del ejercicio puede resultar un poco complicado para el profano en la materia. No en vano, hay que recordar que la mayoría de los autónomos y PYMES tienen unos conocimientos tributarios genéricos. Esto hace que, si carecen de asesoramiento, sea fácil que se expongan a sanciones por no presentar documentación a tiempo.

Como no se trata de tener problemas con la Agencia Tributaria por mala praxis, se indican cuáles son los documentos que tienes que presentar ante la misma y las fechas límite:

 

1. Certificado de retenciones de IRPF

El certificado de retenciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) se tiene que presentar antes del 20 de enero del año posterior. El modelo que hay que utilizar para presentarlo ante Hacienda es el 111. Es bueno tener en cuenta esta cuestión porque es algo que piden las autoridades tributarias para la declaración del tributo.

 

Conocer las obligaciones fiscales del cierre de ejercicio te ahorrará problemas a medio plazo y te dará más margen de maniobra. También te va a interesar: «¿Por qué los autónomos necesitan un asesor fiscal

 

2. Declaración de IVA

Como norma general, la declaración de IVA se tiene que presentar antes del 20 del mes posterior al trimestre que se cierra. Sin embargo, cuando se trata del cuatro trimestre podrás presentar la liquidación antes del 30 de enero. El documento que tienes que presentar para que no haya ningún problema es el modelo 303. La declaración informativa del tributo, que también hay que presentar, es el modelo 390.

Como principio general, es bueno que presentes la declaración cuanto antes mejor. En cualquier caso, sí puedes aprovechar este plazo extra para solucionar pagos y ajustes de tesorería.

3. Declaración de IRPF

La declaración de IRPF es otro de los compromisos que no debes postergar si sigues el mecanismo de los pagos a cuenta fraccionados. Si utilizas los modelos 130 o 131 tienes como fecha límite el 30 de enero del mes posterior al trimestre que se va a liquidar. La declaración anual de retenciones, que es el modelo 190, se puede presentar hasta el 31 de enero.

Hay que decir que esta fecha solo es relevante para quien tenga un pago fraccionado del IRPF. Las personas que no se hayan acogido a este sistema realizarán la liquidación con normalidad cuando corresponda.

 

El asesoramiento fiscal para el cierre del ejercicio

 

4. Cobrar a clientes morosos

El cobro de clientes morosos es importante siempre, pero sí es cierto que con el cierre del ejercicio toma una dimensión distinta. Recuerda que, si has facturado y no cobras, el IVA lo pagarás igual y, en muchos casos, tendrás descuadres contables que te pueden traer problemas.

5. Comprobar que las amortizaciones son correctas

Las amortizaciones son un aspecto que hay que revisar año tras año y tienes que comprobar dos cuestiones. En primer lugar, que se respete lo que se establece en las tablas de amortización como principio general. Por otra parte, que no haya habido algún cambio legislativo. Ambos puntos son fundamentales para que te ahorres situaciones complicadas-

¿Por qué tienes que contratar una asesoría laboral para tu negocio? Muchos pequeños empresarios piensan que pueden hacer las funciones de estos profesionales ellos mismos y, de esta manera, ahorrarse un dinero interesante para su presupuesto. Pero la verdad es que sus servicios son muy importantes para que una empresa pueda desarrollar su actividad con las mayores garantías de eficiencia.

Las ventajas de contar con una asesoría laboral

Contratar los servicios de los profesionales en asesoría laboral te permite disfrutar de las siguientes ventajas, que repercutirán directamente en el desarrollo positivo de tu negocio:

1. Evitar preocupaciones administrativas

Si te apoyas en profesionales especializados en tareas administrativas y laborales, no tendrás que prestar atención a estos temas. De esta manera, podrás aprovechar tu tiempo mejor y centrarte en el negocio. Esto es esencial para que logres optimizar su rendimiento y, por lo tanto, puedas conseguir más beneficios.

2. Un ahorro económico

Seguramente estás pensando en el coste que puede acarrear contar con un profesional de este tipo para trabajar en tu empresa. Por supuesto, tendrás que pagarle su sueldo, pero debes tener en cuenta varios factores añadidos:

– ¿Sabes cuánto tiempo pierdes en trámites en las instituciones públicas? No tener que perder tiempo en estas tareas te permitirá estar más atento a tus clientes. En consecuencia, tendrás la oportunidad de conseguir más ventas.

– Un asesor laboral es un profesional con amplios conocimientos sobre fórmulas económicas para la empresa y también sobre posibles subvenciones y bonificaciones que ofrecen las instituciones. De esta manera, podrás solicitarlas cuando sea oportuno y beneficiarte de ellas.

 

También te va a interesar: El fichar en el trabajo, ¿de quién es responsabilidad?

 

3. Asesoramiento personalizado

Tener asesoramiento personalizado es otro punto a favor de la figura de un asesor laboral. Poder consultarle los aspectos legales relacionados con tus decisiones te dará la tranquilidad de saber que estás haciendo lo mejor para tu empresa. Esto es todavía más importante en casos tan delicados como los despidos, que pueden acabar convirtiéndose en un problema para tu negocio si no se llevan a cabo adecuadamente.

4. Contratos

Un asesor te ofrece:

  • Conocimiento exhaustivo de los contratos y de sus características y novedades. Se trata de aspectos totalmente ajenos a los que manejas en tu negocio, pero indispensables para que tu empresa crezca adecuadamente. Un asesor laboral te dará toda la información que necesites para llevar a cabo todos estos asuntos con garantías.
  • Un asesor laboral también puede ayudarte a elegir el mejor candidato para cubrir las vacantes laborales en tu empresa, así como el vínculo laboral que puedes establecer con él para cumplir con los requisitos legales y, a la vez, solucionar vuestras necesidades de la mejor manera posible para ambos.

 

Las ventajas de contar con una asesoría laboral

 

5. Mejora de la productividad

Si, además, optas por una asesoría externa también tendrás otra ventaja más importante: una mejora de la productividad de la empresa. Contar con una visión externa sobre el funcionamiento de tu negocio te dará la oportunidad de aprovechar sus conocimientos en tu beneficio empresarial.

Estos profesionales también aportan una gran ayuda a la hora de controlar la contabilidad relacionada con los aspectos laborales de la empresa. De esta manera, podrás gestionar correctamente los gastos y evitar errores que puedan afectar negativamente al desarrollo de tu negocio.

En definitiva, contar con un servicio profesional de asesoría laboral es la garantía de disponer de todos los recursos necesarios para optimizar los resultados de tu negocio. Beneficiarte de sus conocimientos especializados es una baza a tu favor para no tener que preocuparte por tareas que no forman estrictamente parte de tu profesión y que, en cambio, son indispensables para que tu empresa se desarrolle correctamente.

 

Si eres empresario, seguro que uno de los retos más importantes con los que debes lidiar es el pago de diversos impuestos, especialmente el impuesto de sociedades. Conocer sus aspectos más destacados te ayudará a entender mejor en qué consiste y cómo puedes presentarlo para no tener problemas posteriores con su presentación.

Cinco puntos que debes conocer del impuesto de sociedades

Aunque presentar la liquidación de este impuesto puede parecerte una montaña complicada de escalar, tener estos puntos básicos en cuenta te facilitará el proceso y te ayudará a entender su funcionamiento para evitar incidencias.

1. Un impuesto con ventajas

Para liquidar este impuesto, tendrás que presentar el modelo 200. Por lo tanto, estás proporcionando a Hacienda información económica sobre tu empresa. Pero no debes ver esto como un problema, ni mucho menos.

Este documento es también un archivo al que recurren los bancos, así como tus posibles proveedores e incluso clientes, para decidir si realmente les interesa trabajar contigo. En consecuencia, es importante que tengas claro que una declaración de pérdidas, aunque te evite efectuar pago alguno, te puede llevar a perder oportunidades de trabajo.

Por lo tanto, podemos decir que la liquidación de la tasa societaria te ayuda a ofrecer una buena imagen de tu empresa.

 

También te va a interesar:  Asesor fiscal, necesario para el crecimiento de nuestra empresa

 

2. Consecuencias de no presentar las cuentas

Es muy importante que seas consciente de que no presentar el impuesto, ya sea por voluntad propia o por simple olvido, puede tener consecuencias muy graves para tu empresa. De hecho, puedes llegar a pagar multas de hasta 300 000 euros. ¡Razón más que suficiente para hacer la liquidación dentro de los plazos establecidos!

3. Presentación nueva cada año

Un hecho muy habitual en muchas empresas es recurrir a plantillas previamente diseñadas para confeccionar la liquidación de este impuesto. A simple vista, puede parecerte un sistema muy útil y rápido, pero debes tener en cuenta que se trata de fórmulas estandarizadas que no te ayudarán a realizar una declaración adecuada.

En consecuencia, no podrás acceder a anotaciones, recomendaciones o salvedades que te puedan resultar necesarios para diversas circunstancias que estén ocurriendo en tu empresa en ese año concreto.

 

Cinco puntos que debes conocer del impuesto de sociedades

 

4. Datos actualizados

Si no quieres que la administración te devuelva las cuentas, debes tener especial cuidado en actualizar los datos del órgano de administración. Si no lo haces al presentar tu informe de auditoría, Hacienda te puede retornar incluso la hoja registral.

Por lo tanto, es indispensable que seas especialmente escrupuloso a la hora de asegurarte de que presentas los datos actualizados y correctos.

5. Consejos para reducir las cuotas

Tener en mente algunos consejos básicos te ayudará a reducir las cuotas que tu empresa debe pagar después de efectuar la liquidación. Aquí tienes algunos que te resultarán muy útiles.

  • Si tienes operaciones con cobro aplazado en un término de más de un año, puedes diferir el pago del impuesto computando los ingresos correspondientes a medida que los recibas.
  • Los dividendos generados por la venta de acciones deben estar certificados para asegurar que no tienen la consideración de ingresos tributables.
  • Los asesores económicos de tu empresa te ayudarán a verificar si tu empresa ha visto cómo su economía se ha deteriorado por no cobrar saldos pendientes de clientes.
  • Es necesario que registres en tu contabilidad la amortización que hayas hecho en tu empresa de los bienes y derechos inmovilizados, para que se puedan deducir así los gastos a nivel fiscal.

En definitiva, tener en cuenta estos puntos y aplicarlos a la hora de confeccionar y presentar este impuesto te dará seguridad de cara a evitar posibles problemas con Hacienda. Merece la pena que les prestes atención.

Un asesor fiscal para autónomos es un profesional externo necesario para determinadas tareas relacionadas con las declaraciones y liquidaciones de tributos. Te decimos cuáles son las razones para que contrates a este especialista para tu negocio.

 

Las razones para contratar a un asesor fiscal

La mayoría de los autónomos tienen un conocimiento básico acerca de sus obligaciones fiscales. El problema es que la normativa es compleja, por lo que resulta relativamente fácil que cometas errores que supongan cuantiosas sanciones por parte de los organismos tributarios.

 

También te va a interesar: 10 claves en la asesoría fiscal de las empresas.

 

Otra situación engorrosa es la de la optimización de recursos. A un profesional no le interesa perder en tareas fiscales un tiempo que podría utilizar en menesteres más lucrativos. Si tienes en cuenta el tiempo que le dedicas a este tipo de cuestiones y que dejas de emplear en vender tus productos o servicios, seguramente no te compense asumir en solitario esta función.

El asesor fiscal puede solucionarte varios problemas y, a la larga, contar con sus servicios te saldrá a cuenta. Estas son las razones por las que es beneficioso contratar a un profesional en este ámbito:

 

1. Conocerás la normativa de deducciones, exenciones y bonificaciones

Uno de los aspectos fundamentales es que conozcas la normativa actualizada, tanto nacional como autonómica, así como las ordenanzas de los ayuntamientos. Esto te permitirá saber cuáles son las deducciones, exenciones y bonificaciones de las que puedes disfrutar, así como los tipos de gravamen que tienes que abonar.

Hay que recordar que algunos tributos como el IRPF están sujetos a un tipo mixto estatal y autonómico. En consecuencia, te interesa saber cuál es la situación de partida y contar con la ayuda de un especialista que tenga arraigo en tu territorio.

2. Planificarás mejor los pagos de tributos

La planificación del pago de los tributos es fundamental para que no tengas problemas de tesorería. El asesor fiscal te puede indicar cuáles son los plazos de abono de los tributos y cómo hacerlos efectivos. Esta información te facilitará que tomes las decisiones oportunas. Todo lo que sea anticiparte es positivo para aportar ese valor añadido que te permite ser competitivo.

Recuerda que, si bien el organismo central que recauda los impuestos es la Agencia Tributaria, también hay haciendas autonómicas. La idea es que te ahorres problemas derivados del desconocimiento.

 

Las-razones-para-contratar-a-un-asesor-fiscal

 

3. Delegarás las liquidaciones de impuestos

La realización de declaraciones censales y liquidaciones de tributos hace perder mucho tiempo. Uno de los principales problemas de los autónomos radica, precisamente, en que tienen que utilizar su tiempo en lo realmente importante. El objetivo es que consigas cubrir esta área de forma fiable con alguien de confianza que te haga ahorrar tiempo.

Los asesores fiscales se encargan de confeccionar los documentos y enviarlos, con la autorización del cliente, a los organismos tributarios. Otra de las ventajas es que conseguirás cubrir esta cuestión por un precio económico.

4. Dispondrás de una defensa eficaz para realizar reclamaciones

Los autónomos no suelen saber cómo realizar reclamaciones ante la Agencia Tributaria, porque estas tienen que estar motivadas y seguir un determinado protocolo. La opción de pagar con una rebaja porcentual una sanción, aunque no nos corresponda, es tentadora para algunos profesionales que desconocen si tienen razón.

El asesor fiscal se encarga de todo tipo de reclamaciones, alegaciones o solicitudes de aplazamiento en los pagos. Contar con este servicio te ayudará a pagar menos a Hacienda porque, muchas veces, no reclamamos simplemente debido a que desconocemos cuáles son nuestros derechos.

El asesor fiscal es una figura clave para que te preocupes en exclusiva de tu trabajo y delegues estos trámites. Te animamos a que cuentes con el servicio de este especialista.

 

Los motivos de contar con un buen contable en la compañía son varios. No en vano, esta es una de las áreas sensibles y que más problemas te puede dar si no la administras correctamente. Te indicamos cuáles son los aspectos que has de valorar para evitar problemas.

Motivos para contar con un contable de garantías

En primer lugar, conviene que recuerdes que toda empresa tiene la obligación de presentar todos los años su cuenta de pérdidas y ganancias, así como el balance contable.

 

Motivos para contar con un contable de garantías

 

Lo que sucede es que, en muchos casos, ni hay tiempo ni es rentable asumir esta función por varios motivos. La contabilidad de una empresa requiere de una serie de conocimientos especializados que la mayoría de los empresarios no tienen y los riesgos de cometer alguna irregularidad por desconocimiento son altos. Uno de los aspectos, por ejemplo, es que hay que seguir el Plan General de Contabilidad de 2007.

Lo cierto es que la externalización de esta función es la opción más práctica y no ha de extrañar que, en los últimos años, haya tenido protagonismo. La mayoría de los pequeños autónomos y PYMES delegan esta función en contables externos, que son una buena opción por los siguientes motivos:

1. Ahorrarás dinero

Si trabajas con un buen profesional contable ahorrarás dinero porque este te asesorará acerca de las deducciones a las que puedes acceder en función del tipo de negocio que tengas. Muchos autónomos pagan más porque, simplemente, ignoran qué partidas pueden utilizar dentro de la legalidad para pagar menos y, al final, acaban asumiendo costes más elevados.

En consecuencia, tienes que saber que este tipo de asesoramiento repercutirá directamente en tus costes. Si haces cuentas y números, comprobarás que, a medio plazo, esta forma de trabajar te va a interesar más.

2. Evitarás problemas legales

La presentación de las cuentas y balances ante el Registro Mercantil es una obligación que tienes que cumplir todos los años. Si un profesional se encarga del proceso, tendrás menos posibilidades de problemas con las autoridades mercantiles y fiscales.

Uno de los principales problemas con los que se encuentran los autónomos y PYMES es el de las sanciones por no presentar la documentación en tiempo y forma. Lo más habitual es que sea por negligencia, así que con esto lo evitarás.

 

También te va a interesar: Una asesoría contable en Madrid, ¿qué ventajas nos da si tenemos nuestra empresa en la capital?

 

3. Optimización de tus recursos

El pequeño autónomo suele hacer de todo, pero a partir de cierto punto esta operativa es del todo ineficiente. Por eso, contratar a una empresa especializada en contabilidad es una forma de tener cubierta esta área sensible por un coste reducido. Esta es la manera de que te ocupes en exclusiva a las actividades que te hacen ganar dinero. A la larga, vas a notar la diferencia.

El tiempo es oro y esto implica que tengas que estudiar con detenimiento cuánto dedicas a cada tarea. Esta es la manera de que puedas ganar un plus de competitividad que, a la larga, será de agradecer.

4. Planificarás mejor tu futuro

La planificación es imprescindible en cualquier empresa y conocer cuáles son las previsiones contables contribuirá a que los números sean realistas. Por este motivo conviene que trabajes codo con codo con tu contable, tanto para revisar previsiones de ingresos y gastos como para hacer constar depreciaciones y amortizaciones. Esto te evitará contratiempos indeseables.

Si quieres ir un paso por delante de la competencia, disponer de un contable con garantías es necesario. Te animamos a que contrates a profesionales contrastados que te puedan ayudar.