Teniendo en cuenta la complejidad de la materia tributaria, muchas veces te habrás preguntado: ¿y si tuviera una asesoría fiscal en mi empresa? Pues si la tuvieras, te ahorrarías tiempo y quebraderos de cabeza y disfrutarías de una despreocupación absoluta en lo que a fiscalidad se refiere.

Razones para contar con una asesoría fiscal en la empresa

Los motivos para contar con un buen asesor fiscal son numerosos. Todos ellos tendrán como objetivo ayudarte, hacer tu trabajo más fácil y conseguir que la presión fiscal de tu empresa disminuya.

Acceso a la normativa

La asesoría fiscal que contrates tendrá acceso a bases de datos por las cuales tendrías que abonar una cantidad mensual si también desearas tenerlas. Las bases de datos contendrán toda la normativa fiscal, que estará ordenada para que no tengas necesidad de perder un día entero buscando en Internet.

Asesoramiento en impuestos

Una asesoría fiscal siempre tendrá como objetivo que tu presión fiscal sea la mínima posible, es decir, te aconsejará en el ahorro de impuestos. Además, te asesorará en el pago de salarios y de impuestos y en los plazos para realizar estos últimos.

Trato cercano y personalizado

Tu asesor fiscal tendrá que ser uno más de la empresa, aunque no trabaje físicamente en el mismo lugar. Velará para que cumplas con tus obligaciones fiscales y para ello siempre hará estudios detallados y personalizados. Tendrá que aconsejarte para tomar las mejores decisiones para que tu empresa obtenga el máximo ahorro posible; su conocimiento del ordenamiento jurídico le guiará en la toma de decisiones.

Ahorro de tiempo y esfuerzo

Siempre que se externaliza un servicio no se hace por comodidad, normalmente es para ahorrar tiempo. La dirección de una empresa supone estar pendiente de numerosas áreas (contabilidad, recursos humanos, fiscalidad, etc.). Este hecho hace que no estés pendiente de la mejora de otros ámbitos de la empresa que en la actualidad son fundamentales: clientes, importación y exportación, nuevos mercados, etc.

Además, la externalización de una asesoría fiscal siempre te resultará económica, ya que te ahorrarás un coste laboral considerable.

También te va a interesar: Asesoría fiscal a autónomos, ¿es importante?

Mejora de recursos

Para llevar a cabo un correcto asesoramiento fiscal ha de contarse con programas informáticos idóneos. Con ellos podrá realizarse gestión de facturación e impuestos, cálculo de estos, acceso a la normativa actualizada, información clara y ordenada, etc. Si adquieres un software para la gestión fiscal, eso te supondrá otro coste innecesario, así como tiempo en formación.

Gestión diaria

Un asesor en materia tributaria siempre realizará sus gestiones de forma diaria y continua; de esta forma la información siempre estará al alcance de la mano. Por ello, siempre que la empresa necesite algún dato concreto encontrará todo de forma ordenada, clara y precisa.

Equipo

Una asesoría fiscal siempre dispondrá de un equipo experto en cada área; siendo así, no tendrás que preocuparte de nada. Siempre habrá alguien para ayudarte en materia de impuestos, sanciones, relación con la Administración tributaria, plazos, etc. Además, el citado equipo siempre te facilitará una visión completa y en profundidad.

Estrategia empresarial

El asesor fiscal que contrates tendrá que conocer la organización de tu empresa y el sector que ocupa, así como su competencia. En base a este conocimiento, podrá ayudarte a elaborar planes y acciones que puedan beneficiarte en función del momento en el que te encuentres.

En resumen, delegar la gestión fiscal en una asesoría es fundamental y te reportará numerosos beneficios en cuanto a organización empresarial se refiere. Prepara tu empresa para el futuro y céntrate en las áreas que tienes que mejorar, externalizando aquellas que más coste en términos económicos y de tiempo te supongan.

Un nuevo año ha llegado. Y con él, como todos, debes conocer las claves para el asesoramiento a autónomos que marcarán este 2020. Además de los trámites habituales que debes realizar como trabajador por cuenta propia, este año se producen o se podrían producir diferentes novedades que te van a afectar de lleno y que debes tener en cuenta.

Las claves del 2020 en el asesoramiento para autónomos

Normalmente, cada inicio de año trae novedades para los autónomos. Y este, no podría ser menos. Se espera un ejercicio intenso, en el que las asesorías van a tener mucho trabajo. ¿Qué debes tener en cuenta si eres autónomo? Coge papel y lápiz, y anota estas claves.

1. Los niveles de módulos se mantienen otro año más

El sistema de módulos para los trabajadores por cuenta propia se mantiene un año más. En los últimos años, en la mente del Gobierno, se ha planteado eliminar o cambiar estos niveles, pero el Ejecutivo ha decidido mantener sin cambios y durante un año este sistema.

2. Bajas por paternidad

Desde enero, tanto un trabajador por cuenta ajena como propia podrán disfrutar de 12 semanas de permiso de paternidad. Incluso, para el ejercicio 2021 se espera que dicho permiso se equipare con el de maternidad, llegando a los 16 meses.

También te va a interesar: Asesoría laboral a autónomos, ¿es importante?

Para disfrutar de este permiso, el requisito principal es estar al corriente de los pagos a la Seguridad Social y haber cotizado 180 días durante los siete años previos a la solicitud de baja, o 360 jornadas a lo largo de toda la vida laboral.

3. Libro de registro del IRPF

Una nueva normativa regulará el libro de registro del impuesto del IRPF. La novedad más importante es que, desde enero de 2020, debes indicar el NIF de la persona o compañía a la que emites la factura. En otras palabras, el autónomo o sus asesores deben añadir un campo nuevo en el libro de registro del IRPF donde se aclara el NIF de las facturas recibidas o emitidas.

Esta medida afectará a los autónomos que desarrollen actividades empresariales y profesionales, a los que realicen una actividad de carácter no mercantil y en estimación directa, y también a los autónomos que estén incluidos en el método de estimación objetiva y que realicen amortizaciones.

4. Reserva de Asistencia Social

El BOE publicó a mediados de diciembre una resolución en la que se anunciaba la creación de una Reserva de Asistencia Social, la cual se aplicará a los trabajadores por cuenta propia en caso de que sufran un accidente laboral o enfermedad profesional. El trabajador, así, podrá sufragar los gastos de adaptar su puesto de trabajo a su nueva circunstancia.

5. Subida de la cuota

Un año más, se produce una subida de la cuota de autónomos. Con una subida del tipo por contingencias profesionales del 0,9 al 1,1 y de cese de actividad del 0,7 al 0,8 (el autónomo pagará así un 0,3 % más), tu cuota mínima de autónomos pasará de los 283 a los 286 euros mensuales.

6. Cotización por ingresos reales

Una vez entre el nuevo Gobierno, los autónomos deben tener en cuenta posibles cambios, algunos de ellos muy demandados, como la cotización por ingresos reales. Aunque se conoce poco de esta posible medida, la ATA considera que es la principal tarea que debe asumir el nuevo Ejecutivo nacional.

Estas son las claves que debes conocer en el asesoramiento de este 2020 como trabajador por cuenta propia. Te hemos mostrado los principales cambios, así como alguno previsto o altamente demandado por el colectivo autónomo.

Contar con un servicio de asesoramiento a empresas es primordial en los tiempos que corren, donde cada vez la burocracia es mayor y más compleja, y donde los cambios normativos son constantes en el mundo empresarial. Es imprescindible estar actualizado en todos los aspectos relacionados con la empresa; como son el jurídico, el fiscal, el contable, etc.

Consejos para encontrar la asesoría adecuada

Hemos de emplear parte de nuestro tiempo en la elección de quién nos va a asesorar y a ayudar con los asuntos de nuestra empresa, ya que un mal asesor nos puede costar caro y, sin embargo, uno bueno nos ayudará a que la empresa se desarrolle mejor, aumente la productividad y se gestione de forma más eficaz. Podemos darte las siguientes pautas a tener en cuenta a la hora de elegir una asesoría:

  • No te dejes llevar solo por el precio, ya que es normal que un profesional bien formado cobre acorde a su preparación. Sin embargo, el que no lo está, por regla general, tendrá un precio inferior. Lo ideal es encontrar a profesionales cualificados y, a la vez, con un precio competitivo.
  • La persona o personas que integren la asesoría deben tener una titulación acorde con los servicios que prestan. Dichas titulaciones suelen ser Derecho, Económicas, Administración y Dirección de Empresas, todo ello complementado con estudios de postgrado como pudiera ser un máster en asesoría de empresas.
  • La asesoría debe trabajar para tu empresa y causarte los menos inconvenientes posibles, es decir, que debe tener los medios para recabar la información que necesite sobre el negocio. Para ello, hoy en día es vital el uso de las nuevas tecnologías.
  • Lo ideal es que la asesoría no solo se encargue de la presentación periódica y puntual de los impuestos, de la tramitación y gestión de las nóminas y de realizar los asientos contables, sino que además de todo esto, debería hacer lo posible para que tu empresa vaya bien. Tendría que emplear tácticas para mejorar el rendimiento de esta.
  • Intenta que la asesoría que contrates tenga una trayectoria anterior en el asesoramiento de empresas de tu sector. Comprueba, mediante los foros de opinión pública, que ha obtenido una valoración positiva por parte de sus clientes.
  • Asegúrate de que las personas que te vayan a asesorar sean capaces de detectar el problema y atajarlo con rapidez y eficacia, encontrando la solución más adecuada y beneficiosa para tu negocio. Porque quizás, desde el interior de la empresa no se aprecian los problemas tan claramente como los pudiera localizar alguien desde fuera y ajeno a ella, esa es la asesoría.
  • Ten en cuenta que el apoyo que una asesoría brinda a tu empresa pasa desde la confección de las nóminas de los empleados hasta la gestión de autónomos de cara a la Seguridad Social. Además, se encarga de la realización de la contabilidad y, también muy importante, la confección y presentación de los distintos impuestos a los que esté obligada la empresa. Incluso, la agencia tiene que asesorar a la empresa sobre las ayudas económicas, subvenciones u otro tipo de incentivos que le vendrán bien.
  • La idea es que los integrantes de la empresa se dediquen a mejorar las ventas, la producción, etc., sin que las tareas de contabilidad, impuestos o nóminas les quiten tiempo. De ahí la importancia de que esto último sea hecho por una asesoría especializada.

También te va a interesar: Asesoría fiscal a autónomos, ¿es importante?

Para concluir, podemos decir que el buen funcionamiento de una empresa depende del trabajo bien realizado por parte de sus integrantes, apoyado en un buen asesoramiento de profesionales de la materia.

Cuando uno gestiona su propia empresa o negocio, tiene que estar al día de una serie de datos o factores relacionados a la misma: la competencia, el mercado, conocer qué productos o servicios se están ofreciendo, leyes aplicables y la contabilidad de la empresa. En la mayoría de las ocasiones, un control óptimo de la contabilidad es necesario para que tu empresa funcione bien.

Debes gestionar bien las cuentas de tu negocio, dado que los controles fiscales son continuos y el no cumplir con una gestión básica puede acarrear sanciones administrativas y penales, las cuales pueden llevar hasta al cierre de la empresa. En este artículo queremos mencionar aquellos aspectos más importantes a vigilar en la contabilidad de una empresa.

 

También te va a interesar: Lo trascendente del asesoramiento contable al finalizar el año.

 

Principales aspectos a vigilar de la contabilidad en la empresa

 

A continuación, te explicamos los detalles contables que debes considerar:

 

1. Conocer el activo y pasivo de la empresa para hacer el balance contable

Cuando te plantees la incógnita de cómo llevar la contabilidad en mi empresa, debes saber cuál es el activo y el pasivo. El activo se refiere a bienes inmuebles e instalaciones; por otra parte, también al dinero en efectivo, cobros pendientes y existencias de productos. El pasivo se refiere (en rasgos generales) a obligaciones de pago respecto al activo y al funcionamiento en general de la empresa. Ambos deben sumar la misma cifra económica. Si no se tienen claros, será imposible llevar a cabo la contabilidad de la empresa.

 

2. Disponer de un justificante de cada operación comercial

Debemos tener un justificante de cada transacción, cambio o regularización que hayamos realizado en nuestra empresa. Esto nos facilitará la gestión de la contabilidad. A la hora de un control fiscal, este justificante probará la veracidad de cualquier operación que hayamos realizado.

 

3. Llevar la contabilidad siempre al día

Siempre que tengas tiempo, dedícaselo a la contabilidad de tu negocio. Tener tanto el registro como las cuentas al día te evitará cualquier sorpresa negativa. Además, un buen control financiero y contable te informará sobre la situación financiera de la empresa para tomar mejores decisiones. También te facilitará el balance de final de año.

 

Principales aspectos a vigilar de la contabilidad en la empresa

 

4. Nunca dejes de lado los impuestos

Cada trimestre y año debemos presentar ena Hacienda los modelos respectivos de declaración fiscal. Hay que llevar un registro de los impuestos que nos correspondan como empresa (IRPF, Sociedad, IVA…), dado que muchas veces se comete el error de contar como beneficio esa parte, y luego viene la sorpresa.

Los modelos de declaración fiscal hay que presentarlos en los plazos establecidos por Hacienda. En el caso del modelo de fin de año, es necesario que las cuentas anuales se presenten en el Registro Mercantil.

 

5. Hacer previsiones de ingresos, gastos, tesorería y stock

Para un buen control y una óptima gestión empresarial, es muy importante tener unos objetivos. Si hemos hecho un seguimiento contable de anteriores años y conocemos nuestro mercado, debemos ser capaces de hacer una previsión de ingresos y gastos. Una buena previsión nos facilitará el desarrollo de una hoja de ruta y la toma de decisiones enfocadas a largo plazo.

En cuanto a la tesorería, debes conocer el capital disponible para hacer frente a posibles imprevistos.

En el caso del stock, debes conocer cuál es el disponible que tienes. Un exceso de stock podría llevar a la depreciación de su valor, igual que una falta puede conducir a la pérdida de ventas en caso de agotarse.

 

En definitiva, vigilar la contabilidad de la empresa no es únicamente esencial para evitar cualquier sanción, sino también para poder tomar mejores decisiones. El apoyo de una empresa especializada en contabilidad te resultará de gran ayuda.

 

 

Ahora que se termina el ejercicio fiscal en curso, ya va siendo hora de prepararnos para el ejercicio correspondiente al año que entra. Para ello es fundamental conocer la variación de impuestos en el 2020 que se pueda producir. Sin embargo, debemos tener en cuenta que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) correspondientes a 2020 no están aprobados.

 

Las subidas de impuestos que nos depara el 2020

 

El objetivo del Plan de Estabilidad es elevar la presión fiscal desde el 35,1 % al 37,3 % del PIB en 2022. Las principales novedades afectan al impuesto de la renta sobre las personas físicas (IRPF), al impuesto de patrimonio, al de sociedades (IS) y la introducción de tasas que gravan las transacciones financieras y la actividad de las empresas tecnológicas. Así, como ya hemos dicho antes, estas medidas serán difícilmente aplicables para el año entrante, debido a que se mantiene la prórroga presupuestaria. De momento, nuestro bolsillo no se verá afectado.

 

También te va a interesar: Final de ejercicio, necesito asesoramiento fiscal

 

1. El impuesto a los carburantes

El impuesto de fiscalidad verde trata de que el coste de un litro de diésel sea el mismo que un litro de gasolina. Estarán exentos de este impuesto los transportistas y los agricultores, ya que cuentan con una bonificación. Los principales afectados serán aquellos conductores de vehículos diésel que pasen muchas horas en la carretera.

 

2. La tasa Tobin

Este impuesto trata de establecer un gravamen del 0,2 % sobre las operaciones de compra de acciones españolas por parte de operadores del sector financiero, independientemente del lugar de residencia de los compradores. En otras palabras, no seremos los ciudadanos de a pie los principales afectados, sino que se verán afectadas las entidades financieras.

 

3. El impuesto de sociedades (IS)

Está previsto un tipo mínimo para grandes empresas del 15 %. Además, si existen dividendos en el extranjero se aplicará un gravamen del 5 % (actualmente existe una exención del 100 %).

Para aquellas empresas que facturen menos de un millón de euros se prevé una reducción de dos puntos porcentuales en el impuesto de sociedades, pasando del 25 % al 23 %. Si tenemos una pequeña o una mediana empresa estamos de enhorabuena.

 

Las subidas de impuestos que nos depara el 2020

 

4. Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF)

Se prevé un aumento del IRPF a las rentas más altas. Concretamente, de dos puntos porcentuales para aquellas rentas superiores a los 130.000 € y de cuatro puntos porcentuales para las rentas que excedan de 300.000 € (llegando al 26,5 %). Este aumento afectaría a más de 120 000 personas, que son las que tienen las mayores rentas del país.

 

5. El impuesto de patrimonio

El Plan de Estabilidad recoge para este impuesto un aumento del 1 % si el patrimonio tiene un valor superior a los diez millones de euros. De esta forma se pretende recaudar más de 330 millones de euros.

Ahora bien, la competencia sobre este impuesto está transferida a las comunidades autónomas, por lo que cada una de ellas será libre de aplicar diferentes bonificaciones o reducciones.

 

6. La tasa Google

Estamos ante una tasa dirigida a las empresas tecnológicas para que paguen sus impuestos en los países en los que se genere su actividad. Afectaría a empresas con ingresos superiores a los 750 millones de euros. Es una tasa que a nosotros, como contribuyentes, no nos afectará.

A modo de conclusión, a pesar de que el Plan de Estabilidad presentado ante la Unión Europea recoja dichas medidas, es difícil que las vayamos a ver el año próximo debido a la inestabilidad política. Esta situación impide aprobar unos nuevos Presupuestos Generales del Estado, por lo que se prorrogan los ya vigentes.