El impuesto del patrimonio para el 2022 es una cuestión que trae de cabeza a aquellos contribuyentes que residen en comunidades autónomas donde no está bonificado. La razón es que la reforma fiscal aprobada en julio les obliga a pagar un mayor porcentaje por este tributo (Ley 11/2021, de 9 de julio). Sigue leyendo y te contamos todas las claves sobre este impuesto del patrimonio del tipo impositivo.

1. Una mayor tributación para ciertos propietarios

El Impuesto de Patrimonio grava el valor de los bienes acumulados por los propietarios más boyantes de forma directa. Un ejemplo claro es el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, el cual grava toda transmisión de bienes procedentes de familiares y allegados, ya hayan sido efectuadas en vida o tras el testamento.

La reforma fiscal ha cambiado todas las tornas. Los propietarios de determinadas comunidades autónomas van a pagar más por los inmuebles que adquieran a partir de enero de 2022. La razón es que deben ser representados siguiendo las pautas del nuevo Valor de Referencia de Catastro. Recuerda contar con una asesoría fiscal de Madrid para esta referencia y te ayudan a calcular precios aproximados sobre las transacciones de propiedades.

A día de hoy, salvo de Andalucía y Castilla y León, el resto de las 15 comunidades autónomas nos han brindado información respectiva a sus presupuestos regionales. Como tendencia general nos encontramos con una mayor carga tributaria por parte de cada región.

2. Mayor previsión de recaudación por parte de Hacienda

Las expectativas acerca de los ingresos de los gobiernos autonómicos son altas para este año 2022. Tal es el punto que, a pesar de que aún no han entrado a la operación los datos de Andalucía y Castilla-León, las otras 15 comunidades esperan recaudar del Impuesto sobre el Patrimonio una cifra alrededor de 1210 millones de euros. Poniendo esta cifra en relieve, es necesario destacar que las previsiones de 2019, que incluían todas las comunidades autónomas, marcaron como cifra los 1195 millones de euros.

La clave principal de este aumento la encontramos con el nuevo valor de referencia para las propiedades inmuebles. El nuevo Catastro, en vigor desde el pasado 1 de enero de 2022, repercutirá en los propietarios más ricos. Algunas asociaciones de expertos en materia fiscal como Aedaf explican que la factura de estos contribuyentes se verá incrementada, ya que subirá la carga impositiva en determinados impuestos. Algunos ejemplos son los impuestos de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones o el de Transmisiones Patrimoniales. La razón principal es que se calculará el valor objetivo del bien y no el de mercado. De este modo, el análisis racional es más sencillo de ejecutar y facilita los tributos a percibir por parte del Ministerio de Hacienda.

También te puede interesar: Cuotas de autónomos a partir del 2023: tramos y condiciones

3. Mejores comunidades para establecer tu residencia

Pese a que la reforma es de carácter general, es decir, el valor objetivo del nuevo Catastro se aplica de forma objetiva sobre todos los bienes e inmuebles, algunas comunidades autónomas eximen de ciertos tipos de impuesto. Es importante que, si pretendes salvaguardar tu patrimonio, elijas cuidadosamente cuáles son las mejores comunidades para establecer tu residencia.

El Gobierno pretende obtener mayores cifras de recaudación sobre las Transmisiones Patrimoniales y las Sucesiones y Donaciones en aquellas comunidades donde se encuentran los tipos más altos. Este es el caso de Madrid. Actualmente, las comunidades más interesantes para fijar tu residencia son Andalucía, Murcia, Galicia y Castilla León. Aunque eso sí, algunas con impuestos bajos como Madrid podrían subir las cotizaciones en los próximos meses. Es necesario estar atento a las próximas novedades tributarias.

Muchos autónomos verán, dentro de pocos meses, cambiadas sus cuotas que pagan a la Seguridad Social. Estas irán en función a sus ingresos reales, estableciendo unas cuotas de manera progresiva: pagarán menos dinero los que menos ganen, mientras que subirán si se obtienen más ganancias. En esta entrada te contamos cómo quedarán las cuotas de autónomos a partir del 2023.

La cuota por ingresos reales de los trabajadores por cuenta propia, al detalle

Es una de las dudas más repetidas a una asesoría fiscal en Madrid durante estos días: «¿cuánto tendré que pagar de cuota con la nueva propuesta lanzada por el Gobierno? La respuesta está en el nivel de ingresos mensuales que un autónomo espera ganar. Además, cabe destacar que existirán diferencias entre un autónomo y un autónomo societario como hasta ahora. De hecho, en el 2022 seguirán subiendo las bases mínimas y máximas, lo que conllevará un alza de la cuota de autónomos de 8 euros al mes.

El nuevo sistema entrará en vigor en el año 2023 y los cambios se extenderán ocho años más, hasta el 2031. En este último ejercicio, la horquilla, dentro de trece tramos de cotización, irá de los 183 euros mensuales para ingresos menores a los 600 euros y 1260 para los que superen rendimientos por valor de 4050 euros. El ministro Escrivá, que dirige la cartera de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones espera revisar este sistema cada tres años.

Lo que ocurrirá con la tarifa plana

Los nuevos trabajadores por cuenta propia seguirán disfrutando de la tarifa plana. Sin embargo, si el nuevo empleado tiene ingresos superiores al SMI, cobrarán la cuota mínima. El autónomo que comience a realizar su actividad profesional disfrutará de la tarifa, que quedará establecida no en 50 ni en 60, sino en 70 euros. Eso sí, esta se extenderá a los dos años en todo el país.

El ahorro llega para los que menos ingresos declaran

Ante las dudas que llegan a un asesor fiscal para autónomos, cabe destacar que, los autónomos más beneficiados, serán los que tengan rendimientos inferiores a los 600 euros. En estos casos, el autónomo pagará 1300 euros menos en Seguridad Social. Para los que generen rendimientos de entre 600 y 900 euros, los más numerosos en el colectivo (se calcula que 1,8 millones de autónomos declaran estas cifras), el ahorro será ligeramente menor a los 1300 euros anuales.

También te puede interesar: Comprar una empresa: factores a tener muy presentes

Trece bases de cotización

El autónomo tendrá que elegir cotizar por una de las trece bases de cotización propuestas. Podrá elegir estas bases seis veces cada año y, además, tendrá que ajustarla a sus rendimientos. Estas son algunas de las bases, dependiendo del nivel de rendimientos:

– Para autónomos con rendimientos menores a 600 euros mensuales: en el 2024 pagará 269; en 2025, 257; en 2026, 245; en 2027, 233; en 2028, 220; en 2029, 208; en 2030, 196, mientras que en 2031 serán 184 euros.

– Para autónomos con rendimientos entre 600 y 900 euros: en el 2024 pagarán 269 euros; en 2025, 257 y, de 2026 a 2031, 245 euros.

– Para autónomos con rendimientos mensuales entre 1700 y 1900 euros: 2024, 413 euros; 2025, 474 euros y, de 2026 en adelante, siempre 536 euros.

– Para autónomos con rendimientos mensuales superiores a los 4050 euros: en 2024, 413 euros; en 2025, 474; 2026, 536; 2027, 597; 2028, 728; 2029, 890; 2030, 991 y, en el ejercicio 2031, 1267 euros al mes.

Como has podido comprobar, según están informando estas jornadas una asesoría laboral en Madrid, los autónomos que menos ganan, pagarán menos cuota, mientras que los que más ganan, llegarán a triplicar su pago mensual a la Seguridad Social de aquí a ocho ejercicios.