El impuesto de sociedades para 2021 presentará varias novedades si se aprueba el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el próximo año. Como sabrás, este impuesto se aplica a los beneficios obtenidos por las sociedades mercantiles. Y, en líneas generales, tiene un tipo del 25 % (el 28 en País Vasco y Navarra). En cuanto a las novedades, vamos a detallártelas.

 

Novedades en el impuesto de sociedades

Las modificaciones previstas en el citado proyecto supondrán un incremento en la recaudación por parte del Estado de varios cientos de millones de euros en 2021. Así lo han manifestado fuentes gubernamentales. Pero, además, estas creen que para 2022 ese aumento de ingresos pasará de los mil millones. Vamos a mostrarte estos cambios.

 

1.- Reducción del importe exento por el cobro de plusvalías procedentes de filiales

La medida más llamativa que contempla el proyecto de presupuestos es la reducción de la cantidad exenta de tributación en plusvalías y dividendos procedentes de empresas filiales. Las compañías españolas que tengan filiales tanto en el territorio nacional como en el extranjero, y que les generen esos beneficios, hasta ahora veían cómo estaban exentas al 100 %. Sin embargo, a partir de ahora solo lo estarán al 95. Por tanto, deberán tributar por el 5 % restante y pagar el 25 % de esa cantidad con arreglo a lo que marca el impuesto de sociedades.

No obstante, debes saber que este cambio contempla varias excepciones. La más importante es que se aplica un periodo de gracia de tres años para aquellas empresas que tengan una cifra de negocio inferior a 40 millones de euros. Estas podrán seguir aplicando la deducción del 100 % durante esos tres ejercicios.

 

2.- Se elimina la exención de la doble imposición internacional

Justamente, la principal objeción a la anterior medida por parte de los empresarios es que con ella se cae en la doble imposición internacional. Esto significa que esas empresas ya pagan impuestos por sus filiales en el extranjero y sus directivos consideran que abonarlos también en España supondría una doble imposición. Pero el proyecto de presupuestos también contempla que desaparezca la exención por doble imposición internacional.

 

También te va a interesar: ‘Cómo calcular el importe que me quedará en mi jubilación’.

 

3.- Cambios en la limitación de gastos financieros deducibles

Como sabrás, hasta ahora determinados gastos financieros se deducían añadiéndolos al beneficio operativo de otros ingresos financieros. Concretamente, a los procedentes de dividendos de participaciones patrimoniales cuando esas participaciones hubieran tenido un valor de compra superior a 20 millones de euros. Esta posibilidad ahora se elimina. Es decir, ya no se podrán deducir esos gastos mediante su adición a los citados ingresos.

 

4.- Adaptación de otras exenciones al Espacio Económico Europeo

También sabrás que el impuesto de sociedades español contemplaba hasta ahora otras exenciones que no estaban en concordancia con el Espacio Económico Europeo. Ahora, una de ellas se modifica para adaptarse a este. Concretamente, es la exención por intereses obtenidos por ceder a terceros capitales propios. Asimismo, se adaptan a este espacio las ganancias patrimoniales procedentes de bienes muebles que se hayan conseguido sin contar con establecimiento permanente.

 

5.- Exención de beneficios de sociedades filiales en territorio español

Las exenciones que hasta ahora tenían los beneficios de las sociedades filiales en territorio español pertenecientes a empresas extranjeras también se modifican. A partir de ahora, desaparece tal exención siempre que esos beneficios se hayan obtenido con participaciones compradas por más de 20 millones de euros y que la matriz posea, al menos, el 5 % de la sociedad filial.

En conclusión, como te decíamos, el impuesto de sociedades va a sufrir cambios que afectan principalmente a distintos tipos de exenciones. Con ellos, el Estado pretende incrementar sus ingresos.

 

Los Presupuestos Generales del Estado para el 2021 estarán marcados, como era de esperar, por la pandemia que estamos atravesando. Por ello, la mayor parte de sus modificaciones y novedades están relacionadas con las políticas destinadas a hacer frente a los efectos económicos provocados por el coronavirus. En este artículo de BKF Asesores hacemos referencia al IRPF y los cambios para el 2021 en las rentas altas.

 

¿Cómo funciona el IRPF?

Conocido como Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, es un tributo progresivo, que se paga en función de la riqueza. En este sentido, mientras más dinero ganes, más alta será la cantidad que tienes que abonar. Los ingresos que el Estado obtiene de este impuesto van destinados al mantenimiento de los gastos públicos.

 

¿Cómo cambia el IRPF con los nuevos presupuestos?

En términos generales, los PGE podrían definirse por la máxima de que quienes tengan rentas más altas tributen más que en los años anteriores. Por ello, una de las características de esta ley es la subida de varios puntos en función de las ganancias de cada persona, así como la creación de nuevos tramos fiscales.

Primeramente, debes saber que esta nueva medida no afectará a la totalidad de trabajadores de nuestro país. Todo dependerá del tramo fiscal en el que se encuentren (es decir, la cantidad que cobren). Según fuentes oficiales, se estima que unas 16 000 personas se ven afectadas por estas medidas.

  • Se crea un nuevo tramo fiscal, correspondiente a las rentas superiores a 200 000 euros, con un incremento de tres puntos.
  • Las de 300 000, por su parte, tributarán dos puntos más.

Por medio de estas políticas, el Gobierno espera recaudar unos 140 millones de euros en 2021, aproximadamente. Debemos hacer referencia, igualmente, a la reducción por aportaciones a distintos sistemas (seguros de gran dependencia, planes de pensiones, etc.), que quedarían de la siguiente manera:

  • La cantidad máxima reducible se situará en los 2000 € y no en los 8000 como hasta ahora.
  • Las reducciones derivadas de contribuciones realizadas a favor del cónyuge se reducen de 2500 € a 1500 €.

Respecto a la escala general para bases liquidables, se establecen nuevos tipos de gravamen:

  • Las que generen más de 200 000 (tramo de nueva creación) dispondrán de un porcentaje del 26 %.
  • Por su parte, las que superen los 300 000 euros, tendrán un gravamen del 24,5 %.

 

¿Cómo puedo calcular mi IRPF para 2021?

La mejor forma de saber cuál será tu porcentaje es mediante la calculadora que se encuentra en la página web de Hacienda. A rasgos generales, debes conocer tu base imponible y tu base liquidable.

  • Base imponible: es, básicamente, tu rendimiento económico. Aquí, se tienen en cuenta tus ingresos anuales, pero también los incrementos y pérdidas de patrimonio.
  • Liquidable: es el dato principal, pues parte de la base imponible para modificarla en función de las reducciones y deducciones que te puedan corresponder.

Tomando la última base, puedes determinar en cuál de los tramos fiscales te encuentras y, por tanto, qué porcentaje te corresponde. Si no conoces estas variables, no te preocupes, están presentes en tu última declaración de la renta.

Como has podido ver, el IRPF sufrirá varios cambios con la aplicación de los Presupuestos Generales del Estado. Conocerlos es fundamental para estar al día en tus obligaciones tributarias y contribuir a la Hacienda pública. No obstante, habrá muchos españoles que no se verán afectados por estos cambios y no notarán variaciones sustanciales en su declaración, debido a su nivel de ingresos o sus condiciones fiscales individuales.

 

También te va a interesar: Impuesto de capital inmobiliario, datos a tener en cuenta.

 

 

El impuesto de patrimonio para el 2021 trae consigo algunos cambios importantes, principalmente, una subida con carácter indefinido. Además, se pretende armonizar el impuesto en todas las comunidades autónomas. Pero ¿sabes a qué se deben estas novedades? Te lo explicamos.

 

Las novedades en el impuesto del patrimonio para 2021

La característica principal del impuesto del patrimonio es que aunque se aplica sobre las personas físicas, a diferencia del IRPF no grava los ingresos que puedan percibirse a lo largo del año, sino que recae sobre los bienes que se tengan, con independencia de dichos ingresos. Hay un límite, en el cual el impuesto empieza a actuar, que ha dependido siempre de las CCAA.

 

1. Armonización en las CCAA

La armonización del impuesto del patrimonio en las CCAA es una de las medidas más novedosas para este año 2021. Lo que se pretende con ello es evitar el dumping fiscal. Las CCAA, al tener cierto margen para regular este impuesto, tienden a librar una lucha entre ellas con dicha regulación para conseguir atraer a su territorio las sedes de las empresas. Es esta práctica a la que llamamos dumping fiscal. La armonización del impuesto en ellas acabaría con este fenómeno.

 

2. Subida del tipo aplicable

El impuesto del patrimonio de 2021 pretende garantizar que quienes tengan mayor número de bienes, que no de ingresos, sean los que más contribuyan. Por eso, a partir de los diez millones de euros se eleva el tipo aplicable. Este va a cambiar del 2,5 al 3,5 % a partir de dicha cantidad.

 

3. Se tomará de referencia una nueva base imponible

La base imponible del impuesto sobre el patrimonio solía ser el valor de la escritura pública. Sin embargo, a partir de ahora, para tributar por este impuesto lo que se tendrá en cuenta es el verdadero valor de mercado, es decir, el precio por el que el inmueble podría llegar a venderse. Para ello, se tendrán en cuenta los informes que publiquen tanto los notarios como los registradores.

Se convierte, por tanto, en un impuesto que grava una base imponible de unos ingresos que podrías llegar a tener conforme al valor del mercado inmobiliario, y no sobre el valor real por el que lo adquiriste. Se presumirá, así mismo, que dicho valor de mercado es el que se ha publicado en el catastro como referencia, salvo que se presente prueba en contra.

De este modo, la Agencia Tributaria no mirará qué precio declaras ni tendrá que inspeccionar tu vivienda para ratificar o no el valor, sino que tomará uno público como referencia que podría ser mucho mayor al auténtico por el que podrías transmitirlo si efectivamente llegaras a venderlo.

 

4. Nuevos contribuyentes

Al tomarse otra referencia para la tributación del impuesto del patrimonio, se estima que habrá nuevos contribuyentes obligados a declarar. En base al valor de la escritura pública, dependiendo de los límites de cada comunidad autónoma muchas personas no tenían que presentar declaración por este impuesto. A partir del año 2021, si se toma como referencia el valor del catastro, habrá muchos más obligados tributarios por el valor de sus bienes.

En definitiva, los cambios sobre el impuesto del patrimonio vienen pisando fuerte para el año 2021, lo cual va a cambiar la vida de gran número de contribuyentes. Las novedades principales recaen sobre el tipo aplicable, el cual sube, la armonización de las CCAA y el valor que va a comenzar a tomarse como referencia para gravar el patrimonio de un contribuyente, que a partir del próximo año será el del catastro.

 

También te va a interesar: Despido de un trabajador de baja, causas y circunstancias

 

 

El impuesto del capital inmobiliario tiene más particularidades de las que podrías pensar. Se trata del dinero que recibes y que derive de tu inmueble, rústico o urbano, pero no del de realizar una actividad económica en él, sino de alquilarlo o cederlo. Al rendimiento íntegro debes restarle las reducciones y los gastos que te puedas deducir.

 

Particulares del impuesto del capital inmobiliario

El impuesto viene regulado en la Ley del IRPF, en los artículos 22 a 24. Una de las curiosidades de la aplicación de esta ley es que aunque recoge los arrendamientos, hay que tener mucho cuidado, pues ciertos tipos de subarrendamiento tributarán por el impuesto de capital mobiliario, en concreto, el de locales.

 

¿Cómo computan los rendimientos íntegros en la ley?

Los rendimientos computan sobre los inmuebles del propietario, pero para el cálculo del impuesto tendrás que excluir de tu ingreso el impuesto sobre el valor añadido (IVA) que ha recaído sobre el arrendatario. Si vives en Canaria, es similar, recuerda excluir el impuesto general indirecto canario (IGIC).

 

Gastos deducibles

Un gasto deducible significa que puedes restar una cantidad de lo que ingresarás en Hacienda. Es diferente de la reducción porque esta implica un porcentaje que se quita del total. En el caso del capital mobiliario, te puedes reducir los intereses de otros capitales que destinaras a mejorar tu vivienda. Sin embargo, no puede ser superior la deducción a los rendimientos que obtienes por el arrendamiento, aunque lo que sobrepase podrás deducirlo a lo largo de los próximos cuatro años.

También es posible deducir los que se destinen a formalizar el arrendamiento o las tasas que te cobren y que no sean sanciones o las cantidades que te haya pagado el inquilino por servicios personales como portería o vigilancia nocturna, entre otros. En general, todas las cantidades que destines a servicios podrás deducirlas. A su vez, aquellos importes sobre los que tengas dudas fundadas de que el inquilino vaya a pagarlos, por ejemplo, porque se haya retrasado, serán deducibles.

 

Reducciones

Si destinas el alquiler de tu inmueble a vivienda habitual, es decir, se excluyen los turísticos, podrás reducir tu rendimiento neto en un 60 %. Si el periodo que se llevan generando es de más de dos años, podrás reducirte un 30 %. Lo mismo ocurre con los ingresos irregulares en el tiempo que procedan de lo mismo, del alquiler o cesión de la vivienda. Por ejemplo, las indemnizaciones por desperfectos.

La reducción sobre la cuantía tiene un límite. Como máximo, podrás aplicarla sobre 300 000 € al año. Esto quiere decir que si cobras 400 000 € al año por el arrendamiento o cesión de tu vivienda, solo podrás hacer la reducción sobre 300 000 €, no que no puedas hacer ninguna.

 

Entonces, ¿tributan como rendimientos del capital inmobiliario los apartamentos turísticos?

Sí, los apartamentos turísticos están sujetos al IRPF como impuestos del capital inmobiliario. Distintas son las deducciones o reducciones que puedan hacer los propietarios. Los apartamentos turísticos tienen las reducciones y deducciones más limitadas debido a que se pretende dar ciertas ventajas fiscales a los arrendadores que destinen su inmueble a alquiler como vivienda habitual y no como turística. Ello se debe al auge de este tipo de inmuebles y la subida de los precios del alquiler de la vivienda habitual, sobre todo en zonas céntricas por existir menos.

En definitiva, el impuesto del capital inmobiliario está sujeto al impuesto de la renta de las personas físicas y su tributación tiene ciertas deducciones y reducciones que no puedes olvidar. Estas te llevarán a conocer tu rendimiento neto.

 

También te va a interesar: Asesorías fiscales en tiempos de la covid 19

 

 

Muchos españoles se hacen frecuentemente la pregunta: ¿cuál será el importe de mi jubilación? Más si cabe en estos tiempos de incertidumbre que se unen a las constantes noticias acerca de una cercana revisión a la baja de las pensiones.

Si es tu caso, sigue leyendo este artículo y descubre cómo puedes hacerte una idea de la cuantía que percibirás tras el retiro.

 

Maneras para conocer el importe de mi jubilación

Vaya por delante que, en función de tu edad, puede llegar a ser bastante complicado, por no decir imposible, estimar el importe que te quedará de pensión. Esto se debe a que la fórmula empleada tiene en cuenta las bases de cotización de los 23 años previos a la fecha en la que te jubiles.

Por ello, salvo que estés cerca de alcanzarla, el cálculo no será más que meramente orientativo. El periodo de tiempo que computa a la hora de efectuar el cálculo es tal que hay multitud de circunstancias que pueden variarlo para bien o para mal. Una modificación de la jornada o del salario, un cambio de empleo o incluso la pérdida de este pueden dar al traste con las estimaciones que hayas hecho.

Además, el cálculo resulta bastante engorroso. Debes coger las citadas bases de cotización de los últimos 23 años (25 si va a ser a partir de 2020) y dividirlas entre 322. Ese será el importe a cobrar. Pero, salvo que dispongas de una vida laboral y paciencia, te será complicado hacerlo. Por ello, puedes optar por alguna de las siguientes soluciones.

 

Usar una calculadora online

No, no hablamos de la calculadora de tu escritorio, sino de herramientas que existen en internet para hacer la estimación. Algunas entidades financieras disponen de las suyas propias. Aunque no permiten una gran variedad de datos, si por fortuna has tenido una carrera laboral estable podrán darte un resultado bastante cercano a la realidad.

 

Utilizar el simulador de la Seguridad Social

Si la pensión de jubilación va a correr a cargo de la Seguridad Social, ¿qué mejor que preguntarle a ella directamente? El organismo dispone en su página web oficial de un simulador de jubilación. El único requisito que tendrás que cumplir para poder acceder a él será tener tu móvil dado de alta en su base de datos.

 

También te va a interesar: Pluses salariales que no cotizan a la Seguridad Social

 

El cálculo se realiza en apenas unos segundos. Solamente debes solicitarlo e introducir en la página el código de acceso que llegue a tu teléfono. Al momento podrás ver tanto el cálculo a priori con los datos que obran en poder del INSS, como las bases de cotización de todo el periodo que justifican el resultado.

Además, el simulador te da la opción de introducir datos al respecto de las cotizaciones futuras. Así, a poco que estas sean algo seguras, podrás tener una estimación aún más fidedigna.

 

Acudir a una oficina de la Seguridad Social

Aunque el resultado del simulador es muy cercano a la realidad, hay datos que este obvia. Circunstancias como haber hecho la mili o haber ejercido determinadas profesiones, como es el caso de los mineros, cuentan a la hora de hacer el cálculo y permiten reducir el tiempo cotizado necesario para acceder a la jubilación.

 

Revisar los planes contratados

Si tu empresa te ofreció un plan de pensiones o tú mismo lo contrataste, es hora de rescatarlo. Elige la forma en que lo harás y ten en cuenta su importe y la periodicidad de cobro.

El importe de tu jubilación ya no es una incógnita. Con todas estas herramientas podrás hacer un cálculo de cómo quedará e ir sentando las bases de tu futuro para alcanzar un retiro dorado.

 

 

El Gobierno de España ha anunciado su intención de reformar el sistema de cotización de los trabajadores por cuenta propia. Su intención es que empiecen a hacerlo por tramos, lo que supondría una subida en las cotizaciones de autónomos para un buen número de los integrantes de este colectivo.

 

La nueva cotización de autónomos

Si eres autónomo, debes saber que la idea del Gobierno es que tu grupo cotice según sus ingresos. Ahora, casi el 86 % de sus integrantes lo hacen por la base mínima de 944,40 euros al mes. Es decir, que solo un 14 % opta por cotizaciones más altas.

Por ello, y para incrementar la recaudación de la Seguridad Social por este concepto ha propuesto un nuevo sistema de aportaciones al régimen de autónomos.

De manera similar al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el borrador de esta nueva fórmula para el colectivo prevé un sistema de cotización en siete tramos organizados en función de los ingresos. Vamos a hablarte de los principales.

 

Ingresos de hasta 12 000 euros

Si declaras unos ingresos anuales de 12 000 euros o menos, podrás seguir cotizando por la base mínima. Incluso se recoge en el borrador del Gobierno la posibilidad de que puedas acogerte a deducciones que disminuirían el pago y que podrían alcanzar hasta el 50 % de lo que cotizas.

 

Ingresos de hasta 25 000 euros

Si te encuentras en este grupo, también puede estar tranquilo. El borrador de reforma de las cotizaciones de autónomos no prevé ningún cambio significativo. Es decir, podrías seguir haciéndolo como hasta ahora. Por tanto, tendrías la opción de cotizar por la base mínima o por otra más alta, pero solo si tú quisieras.

 

También te va a interesar: ‘ERE después de un ERTE, qué costes genera’.

 

Ingresos de más de 25 000 euros

Este es el punto más polémico de la propuesta y que ya ha suscitado el rechazo de las principales organizaciones representativas de los trabajadores por cuenta propia. Y es que, si te encuentras en este grupo, tus cotizaciones irán creciendo en función de los ingresos hasta llegar al pago máximo, que se correspondería a unos emolumentos de 45 000 euros.

Esta última medida va dirigida especialmente a los autónomos societarios y a aquellos miembros de consejos de administración sujetos a este régimen. Según el Gobierno, muchos de ellos cotizan el mínimo, y se busca con esta medida que lo hagan en función de sus ingresos reales. De esta forma, la Seguridad Social espera aumentar la recaudación por este concepto en un 20 %.

 

Otros aspectos de la reforma

En el borrador propuesto por el Gobierno hay otro punto importante que seguro te va a interesar. Se trata de la posibilidad de fijar lo que denominan tipos negativos. Consistirían en que, si cotizas más de lo que realmente ingresas, tendrías derecho a una devolución, cosa que no sucede en la actualidad.

Como te decíamos, asociaciones de autónomos como ATA ya se han pronunciado en contra de este nuevo sistema. Según esta organización, un sistema de cotizaciones en proporción a los ingresos no es viable.

En muchos casos, Hacienda dispone de los datos sobre ingresos de los autónomos varios meses después de cerrarse el ejercicio fiscal. Por ello, a la hora de calcular la cotización, se haría en base a unos ingresos que no se corresponderían con los obtenidos en el año en que se cotiza. Además, existirían numerosas dificultades técnicas para aplicar este sistema.

En conclusión, si perteneces al colectivo de más de tres millones de autónomos que hay en España, te interesa saber que van a producirse cambios en el régimen de cotización de vuestro colectivo y que estos irán vinculados a los ingresos que declares.

Los tramos del IRPF pueden desajustar los ingresos de los autónomos cuando se acerca el final del ejercicio. Tanto en el caso de los tramos autonómicos como en el de los estatales, existen algunos consejos que te pueden ayudar a que no se produzca esta desagradable situación, comenzando por revisar todo exhaustivamente.

 

Tramos estatales y autonómicos del IRPF

Lo primero que hay que tener en cuenta son los tramos. En cuanto al estatal, el tramo para menos de 12 450 € tiene el tipo del 9,50 %. De esa cantidad a 20 000 €, del 12 %. De 20 000 € a 35 200 €, del 15 %; de 35 200 € a 60 000 €, del 18,50 %; y de 60 000 € en adelante, del 22,50 %. Los tramos autonómicos varían, tal y como se puede consultar en esta tabla de la AEAT.

 

Consejos para autónomos para hacer la declaración del IRPF

Hacer la declaración del IRPF no es sencillo si eres autónomo, ya que Hacienda no dispondrá de todos los datos necesarios para ello. Por tanto, te aconsejamos que lo revises todo adecuadamente, lleves al día tus gastos y conozcas los porcentajes de reducción.

 

1. Añade tus gastos

Si bien es cierto que Hacienda tendrá unos datos económicos de tu año para hacerte un borrador, este estará incompleto. Hay cierta información que debes añadir por ti mismo, y para ello es imprescindible que lleves la cuenta de todos tus gastos al día. Una vez que lo hayas revisado, no olvides añadirlo para que la AEAT pueda aplicarte las bonificaciones.

Además, conviene revisar las tarjetas de crédito y los cheques para no olvidar nada y no desajustar la contabilidad. Tampoco olvides añadir los gastos de representación tanto con clientes como con proveedores, los de tu vivienda en caso de que el trabajo lo realices en ella o los extraordinarios. Estos últimos corresponden a posibles robos, roturas, ventas de inversiones o accidentes.

 

2. Declara las retenciones de tus facturas

Añadiendo tus gastos no finaliza el proceso, pues sigue habiendo partes de tu declaración de la renta que tienes que incluir por ti mismo si eres autónomo. Aunque Hacienda va a tener muchos de tus datos económicos, estos serán muy variados debido a las diferentes retenciones que tienes que aplicar en cada una de tus facturas.

De este modo, conviene que revises estos datos, ya que los porcentajes económicos varían dependiendo del tipo de actividad a la que te dediques. Para declarar las retenciones que has realizado en tus facturas de modo que puedas deducirte estas cantidades de dinero, deberás cumplimentar el modelo 111.

 

3. Ingresos sin registrar

A finales de año es el momento ideal de registrar los ingresos y gastos que hayas olvidado para ajustar adecuadamente tu IRPF. Algunos de los ingresos más típicos que quedan por registrar son los de facturas de ventas, ayudas y subvenciones, intereses, existencias del almacén, restaurantes, seguros de enfermedad o lo que se haya dedicado al autoconsumo.

 

4. Ayúdate de expertos

La mejor manera de ajustar tus ingresos como autónomo a final de año sin dejar nada atrás ni desajustar tus cuentas es contar con la ayuda de asesores. Los profesionales en asesoramiento legal sabrán qué es deducible y qué no, así como la manera en la que debes realizar tus revisiones paso a paso para que salgas beneficiado.

En definitiva, los tramos pueden resultar muy tediosos de realizar si eres autónomo, ya que hay numerosos aspectos que debes llevar al día y revisar posteriormente por ti mismo sin que haya manera de automatizarlos. Por esta razón, nuestro consejo principal es siempre contar con asesores profesionales expertos, que no olvidarán ningún detalle.

 

También te va a interesar: Condiciones para que una empresa active un ERE

 

 

Los impuestos en el 2020, debido a la crisis sanitaria, tendrán un carácter excepcional en algunos casos. El gobierno ha ido incorporando ciertas modificaciones en el ámbito tributario en pos de facilitar la liquidación por parte de particulares y empresas y la viabilidad económica de estas últimas. Vamos a explicarte bien las novedades más destacadas. Toma nota.

1. Rectificación del IVA en 1T y de los pagos fraccionados a causa de la pandemia

En la sede electrónica de la Agencia Tributaria es posible solicitar una revisión de los pagos fraccionados del modelo 202. También del IRPF en estimación objetiva (mod. 131), así como de las autoliquidaciones asociadas al modelo 303. Estas modificaciones han surtido efecto a partir del Real Decreto-ley 15/2020 para las iniciativas empresariales y autónomos que soportan un volumen de operaciones en el año anterior que no supere los 600 000 €.

2. Medidas de apoyo a la economía y el trabajo introducidas por el Real Decreto-ley 15/2020 del 21 de abril

Detallamos, a continuación, otras medidas fiscales introducidas para apoyar a la economía:

  • El contribuyente tiene la alternativa de cambiar la modalidad de cálculo de los Pagos Fraccionados del IS.
  • También puede renunciar al régimen conocido como «módulos» a lo largo de este año. En el cálculo no se contarán como días de ejercicio aquellos que transcurrieron durante el estado de emergencia.
  • Puedes beneficiarte de un tipo cero en el IVA de las dotaciones sanitarias (temporal).
  • Tipo del 4 % para la adquisición de medios de prensa, ya sean escritos u online.
  • No se considerará un ingreso el acceso al Fondo de Educación y Promoción de las Cooperativas si la razón fue contrarrestar los efectos de la crisis.
  • Abaratamiento de las tasas de actividad, de ocupación y de buque.
  • Queda ampliado el período para la Interposición de Recursos y Reclamaciones, que estará suspendido hasta el último día de mayo, por lo que el plazo comenzará a partir de esta fecha.
  • A todos los niveles, es decir, local, autonómico y central, se suspenden los plazos estipulados para la prescripción de cualquier punto concretado por la ley tributaria desde el 14 de marzo hasta el 30 de mayo de este año. Este período no contará en aquellos casos en los que haya un procedimiento ejecutivo en marcha por parte de la administración.
  • Si lo necesitas, podrás retener el inicio del marco temporal de tu declaración y no realizar el ingreso oportuno en plazo voluntario; eso sí, tendrás que acreditar que has solicitado financiación a partir del aval del Estado para su pago.

3. Aplazamiento extraordinario para pymes y autónomos

Tal y como se recoge en el Real Decreto-ley 7/2020 (12 de marzo), las pequeñas y medianas empresas y los autónomos podrán beneficiarse de una aplazamiento en su declaración si el plazo de ingreso está comprendido entre el 13 de marzo de este año y el 30 de mayo, siempre y cuando no superen los 30 000 € (sumando todas las liquidaciones aprobadas del contribuyente).

También te va a interesar: «Condiciones a autónomos para acceder ayuda por crisis del coronavirus».

4. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de 2019

Por la Orden HAC/253/2020 (3 de marzo), se fijan los procesos de modificación y presentación de borradores del IRPF correspondientes al ejercicio 2019. Este mismo texto establece los medios oportunos telemáticos o de carácter telefónico para llevar a cabo los trámites comentados.

En definitiva, lo mejor para estar al tanto de las novedades que tendrán lugar este año en materia impositiva, es contar con asesores expertos que te ayuden a tramitar la documentación oportuna para pedir aplazamientos o exenciones, en caso de que resulte procedente.

Cuando uno gestiona su propia empresa o negocio, tiene que estar al día de una serie de datos o factores relacionados a la misma: la competencia, el mercado, conocer qué productos o servicios se están ofreciendo, leyes aplicables y la contabilidad de la empresa. En la mayoría de las ocasiones, un control óptimo de la contabilidad es necesario para que tu empresa funcione bien.

Debes gestionar bien las cuentas de tu negocio, dado que los controles fiscales son continuos y el no cumplir con una gestión básica puede acarrear sanciones administrativas y penales, las cuales pueden llevar hasta al cierre de la empresa. En este artículo queremos mencionar aquellos aspectos más importantes a vigilar en la contabilidad de una empresa.

 

También te va a interesar: Lo trascendente del asesoramiento contable al finalizar el año.

 

Principales aspectos a vigilar de la contabilidad en la empresa

 

A continuación, te explicamos los detalles contables que debes considerar:

 

1. Conocer el activo y pasivo de la empresa para hacer el balance contable

Cuando te plantees la incógnita de cómo llevar la contabilidad en mi empresa, debes saber cuál es el activo y el pasivo. El activo se refiere a bienes inmuebles e instalaciones; por otra parte, también al dinero en efectivo, cobros pendientes y existencias de productos. El pasivo se refiere (en rasgos generales) a obligaciones de pago respecto al activo y al funcionamiento en general de la empresa. Ambos deben sumar la misma cifra económica. Si no se tienen claros, será imposible llevar a cabo la contabilidad de la empresa.

 

2. Disponer de un justificante de cada operación comercial

Debemos tener un justificante de cada transacción, cambio o regularización que hayamos realizado en nuestra empresa. Esto nos facilitará la gestión de la contabilidad. A la hora de un control fiscal, este justificante probará la veracidad de cualquier operación que hayamos realizado.

 

3. Llevar la contabilidad siempre al día

Siempre que tengas tiempo, dedícaselo a la contabilidad de tu negocio. Tener tanto el registro como las cuentas al día te evitará cualquier sorpresa negativa. Además, un buen control financiero y contable te informará sobre la situación financiera de la empresa para tomar mejores decisiones. También te facilitará el balance de final de año.

 

Principales aspectos a vigilar de la contabilidad en la empresa

 

4. Nunca dejes de lado los impuestos

Cada trimestre y año debemos presentar ena Hacienda los modelos respectivos de declaración fiscal. Hay que llevar un registro de los impuestos que nos correspondan como empresa (IRPF, Sociedad, IVA…), dado que muchas veces se comete el error de contar como beneficio esa parte, y luego viene la sorpresa.

Los modelos de declaración fiscal hay que presentarlos en los plazos establecidos por Hacienda. En el caso del modelo de fin de año, es necesario que las cuentas anuales se presenten en el Registro Mercantil.

 

5. Hacer previsiones de ingresos, gastos, tesorería y stock

Para un buen control y una óptima gestión empresarial, es muy importante tener unos objetivos. Si hemos hecho un seguimiento contable de anteriores años y conocemos nuestro mercado, debemos ser capaces de hacer una previsión de ingresos y gastos. Una buena previsión nos facilitará el desarrollo de una hoja de ruta y la toma de decisiones enfocadas a largo plazo.

En cuanto a la tesorería, debes conocer el capital disponible para hacer frente a posibles imprevistos.

En el caso del stock, debes conocer cuál es el disponible que tienes. Un exceso de stock podría llevar a la depreciación de su valor, igual que una falta puede conducir a la pérdida de ventas en caso de agotarse.

 

En definitiva, vigilar la contabilidad de la empresa no es únicamente esencial para evitar cualquier sanción, sino también para poder tomar mejores decisiones. El apoyo de una empresa especializada en contabilidad te resultará de gran ayuda.

 

 

La contabilidad es el pilar de la gestión de cualquier empresa. Solo así se puede garantizar que los gastos se van a cubrir y que saldrá adelante el funcionamiento de la misma. Seguidamente te contamos las principales claves del buen asesoramiento contable para sacarle la máxima rentabilidad.

 

¿Qué puntos debes tener en cuenta en la contabilidad de tu empresa?

 

La gestión de una empresa no es una tarea fácil. Hay muchos aspectos importantes, como la estructura de los costes, la tesorería, la planificación, etc. Si quieres saber cómo tomar el control, ¡presta atención a estas importantes claves!

 

1. Saber si hay ingresos suficientes

El empresario debe tomar consciencia de todo lo que ocurre en la empresa y conocer a la perfección la situación financiera. Así, lo más importante que debes revisar es el flujo de caja. Si sigues el estado de la tesorería de tu negocio, no solo sabrás si cuentas con ingresos suficientes, sino que también te permitirá adelantarte a las futuras necesidades financieras, a los posibles atrasos y a saber si hay que disminuir gastos.

 

2. La gestión de los pagos y cobros

Un buen asesoramiento contable también implica que el empresario sepa cómo ajustar los tiempos tanto de pago como de cobro. Aquí vuelve a ser clave saber llevar la tesorería de la empresa. Deberás adelantarte a las entradas y a las salidas. Si tus ingresos dependen de grandes clientes, no te olvides de contar con un plan B, ya que toda pérdida o retraso en el pago se nota mucho en estos casos y acaban generando posibles desequilibrios.

 

 

También te va a interesar: Es imprescindible estar en manos de un buen contable.

 

 

3. Ajústate a las necesidades de tu negocio

Detectar qué es lo que necesita tu empresa en realidad es fundamental para realizar un buen asesoramiento contable. Debes encontrar un equilibrio en la gestión de tu negocio e incluso si es necesario, acudir a financiación externa. Además, el buen asesoramiento implica el análisis de la actividad para conocer la capacidad de crear tanto beneficios como posibilidades de hacer frente a los gastos.

 

4. Saber hacer un buen análisis

Saber cómo hacer un buen análisis de los resultados en una evaluación de las cuentas de tu negocio es clave. De este modo, siempre será más fácil optimizar una estrategia y planificar qué hacer en un futuro. Además, dicha planificación te hará ser consciente de la capacidad de gasto de tu negocio.

El buen asesoramiento parte de la base de controlar cada cobro y cada gasto de manera mensual, lo cual te ahorrará mucho tiempo en un futuro y te permitirá conocer siempre la situación de tu empresa. Un buen análisis es sinónimo de salud financiera.

 

 

Qué puntos debes tener en cuenta en la contabilidad de tu empresa

 

 

5. Aprovecha las ventajas de los softwares

Todas las claves anteriores son fundamentales para llevar un buen asesoramiento contable. Sin embargo, un error en el que caen todas las empresas es no simplificar con un programa de gestión. Un software te dará seguridad en la contabilidad de tu negocio, simplificará toda la gestión y hará los resultados mucho más dinámicos.

Para mantener el control de tu empresa, nada como una automática gestión financiera que sea segura y eficaz. Por tanto, te recomendamos analizar los distintos programas existentes y elegir el que más te guste. Normalmente, no se necesita instalación y ¡son seguros y eficaces!

Las claves de un buen asesoramiento contable deben enfocarse desde diversos puntos de vista. Lo más importante es anticiparse, por lo que controlar la tesorería y el flujo de caja es fundamental, igual que lo es ahorrar tiempo gracias a las nuevas tecnologías. ¿A qué esperas para avanzar en tu negocio?