La contabilidad de las pymes es una tarea que puede parecer engorrosa al principio. No obstante, si tenemos toda la información sobre su llevanza, al final nos damos cuenta de que son solo unos pasos sencillos. Sobre todo, hay una serie de claves necesarias que debemos tener en cuenta y que determinan el buen futuro de toda pequeña y mediana empresa.

Qué necesitas saber para llevar una buena contabilidad

Hacienda no perdona a nadie, tampoco a las pequeñas y grandes empresas. Hay ciertas obligaciones que debemos cumplir forzosamente. No obstante, dichas responsabilidades hay que mirarlas desde el punto de vista de una necesidad, pues nos serán muy útiles para llevar al día la contabilidad de la pyme y asegurarnos un futuro próspero. ¿Cuáles son esas claves?

  • Conoce la fiscalidad de tu pyme liquidando tus impuestos dentro de la fecha límite del calendario fiscal que está fijado previamente: Impuesto de Sociedades, IVA e IRPF.
  • No se debe tirar nunca la documentación utilizada para el cumplimiento de las obligaciones fiscales sin antes asegurarse de la prescripción de los plazos. A tenor de lo dispuesto por Agencia Tributaria, esta prescripción ocurre una vez transcurridos cuatro años desde la finalización del plazo de presentación de las oportunas declaraciones.
  • Llevar todo el registro de los gastos y de los ingresos para realizar un balance. La cuenta de caja siempre debe estar lo más actualizada posible.
  • La contabilidad de tu empresa, en 2019, debe estar informatizada. Es una cuestión de ahorro de tiempo y de dinero.

Contabilidad básica y gestión documental

Además del Plan General Contable que explicaremos en el siguiente apartado, hay ciertos libros de los que tienes que disponer para una gestión documental básica. Esta será incluida en dicho plan, y te permitirá tener siempre una buena contabilidad.

1. El libro de ingresos: aquí se reflejarán todos los ingresos que la pyme haya experimentado.

2. El libro de gastos: aquí, como su nombre indica, se incluyen todos los gastos. No importa si son tickets de compras o si se trata de facturas periódicas.

3. El libro de los bienes de inversión de la pyme: en este libro se reflejarán y se registrarán todos los activos que se estima que tendrán una vida útil larga en la empresa, y cuyo coste se difiere en varios ejercicios.

4. El libro que registra las provisiones de fondo y los suplidos.

 

Qué debe incluir tu Plan General Contable

 

Qué debe incluir tu Plan General Contable

Las pymes, además de los anteriores consejos, necesitan tener un plan flexible, pero adaptado a los estándares del Plan General Contable. ¿Sabes qué debe incluir?

1. El fondo de comercio.

2. Los derivados que ostenten inversiones subyacentes en aquellos instrumentos que aún no están cotizados, y que son de patrimonio. Su valor razonable, generalmente, no es posible de concretar con suficiente fiabilidad.

3. Los instrumentos financieros compuestos.

4. Las fianzas que hayas entregado y las que hayas recibido.

5. Los contratos que tenga tu pyme de garantía financiera.

6. Las coberturas contables.

 

También te va a interesar: Asesoría contable, ¿qué nos jugamos en nuestra contabilidad?

 

7. Aquellas transacciones cuyos pagos estén fundamentados en los instrumentos de patrimonio.

8. Los pasivos que se basen en las retribuciones del personal de la empresa a largo plazo.

9. Las operaciones que recaigan sobre aportaciones no dinerarias, fusión o escisión de algún negocio realizado entre las diferentes empresas del grupo, si lo hubiera.

10. Las combinaciones de negocio.

En definitiva, si estudias la contabilidad de la mano de una asesoría contable para pymes, tu empresa siempre podrá determinar de forma muy eficaz sus diferentes estados contables. Además, siempre dispondrás de un acceso real y directo a los resultados de tu actividad comercial. Así, la contabilidad siempre se traducirá en un buen resultado de tu administración.

Una asesoría con herramientas modernas se ha convertido hoy en día en un requisito imprescindible para las empresas que buscan una ayuda en la delegación de sus trámites administrativos y legales. A grandes rasgos, se trata de una contribución que hace tus negocios más competitivos.

La importancia de contar con el apoyo de una asesoría a la última

Los autónomos, salvo en casos puntuales, no suelen contar con los conocimientos especializados que requiere la gestión de los documentos administrativos que mantienen a su empresa dentro de la legalidad o le reportan beneficios (como sucede en los casos de las subvenciones o bonificaciones tributarias).

Se trata, a grandes rasgos, de trámites complejos y pesados para estos profesionales, los cuales necesitan todo su tiempo para dedicarlo a la supervivencia y al engrandecimiento de sus negocios. Por eso, subcontratar la gestión de estos asuntos al personal experto de las asesorías te viene especialmente bien.

A los conocimientos técnicos de los trabajadores se suman los avances tecnológicos de los que disponemos para llevar a cabo las labores reseñadas. A continuación, te vamos a contar en qué consisten y de qué manera van a mejorar las condiciones de tu empresa. Sigue leyendo.

¿Cuáles son los instrumentos más modernos con los que trabajan las asesorías actuales?

En primer lugar, has de tener en cuenta que las tecnologías de la información y la comunicación ya están presentes en cualquier gestión de nuestro día a día. De esta circunstancia, como cliente, te vas a beneficiar, ya que vas a poder ser avisado en tiempo real (a cualquier hora y en cualquier lugar) de las incidencias que afecten a tu negocio. De este modo, siempre podremos ejecutar una respuesta rápida ante cualquier información que la requiera.

 

¿Cuáles son los instrumentos más modernos con los que trabajan las asesorías actuales?

 

Disponemos de software de gestión con módulos personalizados y especializados en tu sector, sea el que sea. Estos programas cuentan con sistemas de agendas y avisos que nos permiten controlar de un modo preciso el timing de todas las acciones a realizar para garantizar el buen funcionamiento de tu empresa. Así que no te vas a tener que preocupar por la presentación en tiempo y forma de los documentos obligatorios, como las cuentas anuales, dado que nosotros estaremos al tanto y te descargaremos de esta tediosa preocupación.

Como nos encargamos, entre otras labores, de las nóminas, la tributación y la contabilidad de tu organización, necesitamos contar con balances e informes constantes acerca del estado económico de la empresa. En este sentido, las estadísticas, los gráficos y las tablas que nos facilita este software de contabilidad posibilitan que el análisis de los datos que realizamos no sea solamente más sencillo, sino también más certero.

 

También te va a interesar: Asesorías para empresas, cómo saber elegir la más conveniente.

 

Una de las claves de nuestro trabajo consiste en asesorarte acerca del estado de tu tesorería. En este aspecto, es necesario que la información entre los gestores y la empresa se transmita de una forma tan sincera como fluida. Recuerda que los documentos relacionados con el estado de las finanzas de tu empresa que tendremos que presentar deben ser completos y precisos.

Además, estos, los cuales podremos entregar en atractivos formatos que aprovechan las ventajas formales que aportan las nuevas tecnologías, se van a convertir en las cartas de presentación oportunas de tu empresa cuando se entablen negociaciones con otros interlocutores. Nos referimos a empresas con las que vas a acordar asuntos, instituciones públicas a las que pides subvenciones o bancos a los que les solicitarás créditos.

 

Y, ahora que ya sabes lo que podemos hacer por tu empresa, ¡opta por una asesoría con herramientas modernas!

El sistema de pagos fraccionados a Hacienda es una forma de cumplir con las obligaciones con la Agencia Tributaria por parte de una empresa. Te explicamos cómo conocer mejor las devoluciones en la retención en el Impuesto de Sociedades.

La devolución del Impuesto de Sociedades: por qué sucede

La campaña del Impuesto de Sociedades (IS) empieza el 1 de julio y finaliza el día 25. Al igual que en el IRPF, existe la posibilidad de realizar el pago fraccionado con periodicidad mensual o trimestral. La obligatoriedad de la liquidación mensual es para aquellas empresas que facturan más de 6 millones de euros, aunque no lo es en los otros casos.

Lo que muchos no saben es que todos los ejercicios hay un dinero que las autoridades tributarias recaudan de más. En 2019 se ha demostrado que esto sucede año tras año.

Estudio sobre las retenciones

Cuando declaras el impuesto, la Agencia Tributaria ha de indicar si tienes que pagar por este tributo o si hay un saldo negativo. Un estudio conjunto entre el Consejo General de Economistas y el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) indica que cada año Hacienda cobra 2.000 millones de euros de más.

 

 

La consecuencia de esta decisión es clara, que la Administración tiene que devolver más dinero del que ha recaudado porque hay un saldo claro a su favor.

Motivos de la devolución del impuesto

El motivo de esta circunstancia es que se toma como tipo de referencia el periodo anterior y se aplican unos baremos porcentuales fijos en función de la facturación.

El primer motivo es que la empresa paga impuestos de más porque, como se toma la referencia de años anteriores, es posible que haya menos beneficios. No en vano, no siempre se paga lo que corresponde.

El segundo motivo a destacar es que, en ocasiones, hay que aplicar nuevas deducciones que no existían en ejercicios anteriores y que no son retroactivas.

Esto hace que la mayoría de las veces se pague menos dinero porque, o bien la empresa tiene menos beneficios, o bien hay que computar nuevos gastos deducibles.

Plazos de devolución del impuesto

En cualquier caso, lo habitual es que te devuelvan el dinero una vez comprueben la liquidación de este impuesto. El plazo de devoluciones finaliza el 25 de enero y, a partir de ese momento, se pagarán intereses de demora si no se ha satisfecho la cantidad que corresponda.

 

También te va a interesar: Hacienda retiene 2.000 millones de más del impuesto de Sociedades en el pago fraccionado.

 

Es importante que conozcas los límites de los plazos porque es perfectamente posible que tengas que esperar varios meses a recibir el dinero.

¿A quién afecta en mayor medida este dinero que cobran de más las autoridades fiscales? Vamos a comprobarlo.

¿A qué empresas afectará la devolución del Impuesto de Sociedades?

Lo cierto es que la devolución del IS afecta a todo tipo de empresasgrandes, medianas pequeñas. Quizá te sorprenda saber que suelen pagar más las PYMES en términos relativos que las grandes empresas, pero las devoluciones son homogéneas por nivel de facturación y sector social.

Las diferencias entre la Agencia Tributaria y las empresas son un clásico de la fiscalidad y, en ocasiones, los conflictos han sido por varios millones de euros. Por ejemplo, Telefónica tuvo el derecho de cobrar 702 millones de euros por la cantidad que le cobró de más el Estado entre 2008 y 2011, previa demanda.

Si quieres conocer cuáles son tus derechos a la hora de reclamar la devolución de este impuesto, te recomendamos que cuentes con los servicios de una asesoría especializada.

El trabajo de las asesorías contables en España es fundamental para multitud de PYMES que carecen de departamento propio. No en vano, hay que tener presente que este trabajo es crucial para cumplir con las obligaciones ante las autoridades. Te explicamos cuáles son las principales funciones de estos profesionales en España en contraposición con Latinoamérica.

Las funciones de las asesorías contables en España y su diferencia con Latinoamérica

Es conveniente que sepas diferenciar entre asesor y auditor contable puesto que las funciones de cada profesional difieren. Sí es cierto, no obstante, que un asesor contable puede ser también auditor y que, en ocasiones, el mismo profesional coincide.

La legislación española tiende a separar las funciones de asesoría contable y auditoría. No en vano, se considera que el auditor ha de ser un profesional que controle que la presentación sea ajustada a derecho. En Latinoamérica y Estados Unidos sucede lo contrario porque la normativa, por defecto, ya permite que el mismo profesional se encargue de todas las funciones asociadas a la contabilidad.

Por lo tanto, es bueno que sepamos diferenciar ambas figuras para saber cuáles son sus atribuciones y lo que puedes esperar de cada una de ellas.

El asesor contable

El asesor contable es el profesional que se encarga de elaborar las cuentas anuales de la empresa y enviarlas al Registro Mercantil. También hay que indicar que se dedica a asesorar a la empresa acerca de la legislación fiscal del país. Finalmente, se encargará de las liquidaciones de impuestos. Como principio general, esta persona tiene una responsabilidad como colaborador.

 

Las funciones de las asesorías contables en España y su diferencia con Latinoamérica

 

Otro aspecto a destacar es que la legislación española solo exige que el asesor contable realice esta función. Si bien puede indicar si la contabilidad es correcta o no, su responsabilidad se limita a los casos de mala praxis manifiesta, de manera que en última instancia dependerá del empresario.

Es conveniente señalar que esta es la figura profesional que contratan la mayoría de las PYMES españolas. La idea es clara, cumplir con la normativa que obliga a presentar las cuentas anuales en tiempo y forma.

El auditor contable

El auditor contable es la figura de asesoramiento que hay en la mayoría de los países de Latinoamérica. Aunque hay variaciones en función de la legislación de cada Estado, tiene como elemento común el hecho de que el auditor tiene la obligatoriedad de dar fe de que las cuentas presentadas son legales. Para ello, redactará un informe en el que indicará si es favorable, desfavorable o si necesitamos aportar más documentación.

 

También te va a interesar: Asesoría contable, ¿qué nos jugamos en nuestra contabilidad?

 

La denominación oficial de este profesional es CPA (Certified Public Accountant). Es importante que señalemos que, además de las funciones específicas de control que tiene asignadas, también puede realizar todas las tareas propias de un asesor contable. Lo habitual en Latinoamérica es que este profesional englobe todas las funciones, lo que aporta una mayor fiabilidad.

En España también existe esta figura profesional que actúa según lo que se ha establecido en la Ley de Auditoría de Cuentas. El profesional que quiera asumir este rol ha de darse de alta en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas (ROAC).

La consecuencia es clara, en caso de que las cuentas no se ajusten a derecho, podría haber una transferencia de responsabilidad legal de la empresa al auditor.

Conclusión

Las asesorías contables en España ofrecen un servicio profesional e integral para todo tipo de empresas, más allá de su tamaño o sector de actividad. Si quieres saber más de las opciones a tu alcance, te animamos a que contactes con BFK Asesores.

En una asesoría de declaración de la renta saben bien que el momento más temido para millones de contribuyentes llega con la campaña de la Renta. Sobre todo en el caso de haber tenido dos pagadores o ser trabajador por cuenta propia.

Hacienda no permite ni el más mínimo fallo, cuenta con nuestros movimientos y conoce hasta el último céntimo ganado. Ante esta tesitura, son muchos los que optan por profesionales para modificar el borrador y librarse de problemas con el fisco.

¿Por qué contratar a estos profesionales? Sigue leyendo y conocerás por qué.

Por qué contratar los servicios de una asesoría fiscal para la declaración de la renta

Entre los siguientes beneficios, destacamos estos cinco que debes conocer antes de ver tu borrador:

1. Un asesor es ahorro

Una asesoría nos ayudará a pagar menos impuestos. Es más, luchará por una rentabilidad mayor. Uno de los puntos más conflictivos en una declaración es si se realiza de manera conjunta o individual. Cualquier persona que sea contribuyente cuenta con estas dudas y no sabe bien qué declarar.

Asimismo, debemos prestar atención a las deducciones autonómicas. Las estatales se aplican de forma automática, pero las autonómicas no. Un asesor conoce todas las deducciones a aplicar.

2. Ayuda de expertos profesionales

Un asesor sabe los mejores trucos para exprimir al máximo cualquier resquicio fiscal para pagar menos impuestos. Y de manera legal.

Un profesional asesor sabrá, por su experiencia, diferentes escenarios, puesto que lleva años realizando declaraciones de todo tipo. Es su trabajo, por lo que estará atento a cualquier cambio fiscal.

3. Olvidarse de molestos desplazamientos gracias a una asesoría de declaración de la renta

A pocos nos gusta ir a Hacienda, esperar a que nos den turno y tener que explicar nuestros movimientos. El autónomo pierde tiempo y, para el trabajador por cuenta ajena, le resulta farragoso todo el papeleo. Cada duda puede convertirse en una nueva visita a las oficinas del fisco.

 

Olvidarse de molestos desplazamientos gracias a una asesoría de declaración de la renta

 

Con un asesor, estos problemas desaparecen. Un profesional de este tipo se pondrá en contacto contigo y te transmitirá todas las dudas que tenga sobre tu patrimonio.

4. Cuidado con confirmar borradores sin revisarlos

Es el principal error de millones de contribuyentes. Este borrador es una herramienta estupenda para los rendimientos de trabajo, pero hasta ahí. Para autónomos, personas que han emitido facturas, deducciones, amortizaciones, desgravaciones… No es fiable. Si se desean insertar datos de dividendos, fondos, acciones, alquileres… La mejor opción es contar con un profesional y no confirmar borradores sin aportar la información que debe darse.

 

Le puede interesar Declaración de la renta 2019, nos sale a pagar, ¿o a devolver?

 

Es más, los trabajadores por cuenta propia deben aportar muchos datos dadas las características o datos de su negocio. Hacienda no tiene acceso a muchos de estos datos. Un profesional asesor nos ayuda si somos autónomos y evita cualquier problema.

5. Profesionales asesores: 0 errores

Cualquier error, se declare o no, tendrá sanciones. Cada trabajador puede hacer modificaciones de su declaración antes de que acabe la campaña, pero no después, ya que se le pueden aplicar recargos que van del 5 (antes de que finalice la campaña) al 25 % (tras la finalización) sobre las cantidades erróneas.

Un profesional asesor evita cualquier tipo de error. Su papel es fundamental. Un declarante no solo puede dejarse posibles deducciones que le puedan beneficiar, sino que por otro lado también puede caer en errores y no declarar lo que sí debería hacerlo.

En una asesoría de declaración de la renta los profesionales te ayudan a confeccionar la declaración. Así, evitarás problemas con el fisco. ¿Te sale a pagar o devolver? Sal de dudas y confía en profesionales fiscales para la declaración de la renta.

La asesoría contable se encarga de la disciplina relacionada con el estudio de las cuentas de la empresa y el análisis de su situación económica. Partimos de que la contabilidad es un pilar en la administración de la empresa, que debe unirse a una buena visión de negocio.

Los riesgos de una empresa en su contabilidad

Una de las tareas más importantes en una empresa es gestionar las cuentas y la situación financiera para controlar la  estabilidad y continuidad.

1. El estado del negocio

Llevar la contabilidad del negocio al día es uno de las principales obligaciones de una buena empresa y de no hacerse, uno de los primeros riesgos de nuestra estabilidad. Además de las obligaciones fiscales y contables, de no hacer un registro diario nos jugamos el estado del negocio y muchas veces no nos damos cuenta hasta que ya es tarde. Si centralizas los movimientos empresariales en un espacio y se parte de una información actualizada, las decisiones y actuaciones podrán ser más inmediatas.

2. La presentación de impuestos

La presentación de modelos tributarios obligatorios que te exige trimestralmente la Agencia Tributaria tiene también una gran importancia. Un ejemplo es el modelo 303 de IVA, el 115 de alquileres o el 111 de IRPF, junto a otros que le permiten saber cuál es la situación del negocio. En este sentido, lo que se juega la empresa con una mala contabilidad es no entregarlos a tiempo o hacerlo con algún error, lo que daría lugar a importantes sanciones que pueden desequilibrar la economía empresarial.

3. Presentación de los libros contables

La presentación de estos libros tiene carácter anual y es un factor de obligado cumplimiento para las empresas. Debemos mostrar las transacciones y movimientos que se han producido dentro de la empresa durante el año fiscal. Sin embargo, debes llevar el registro al día, pues te juegas una inspección de Hacienda y, de nuevo, sanciones importantes. La información de los libros deberá ser veraz y correcta.

 

Te puede interesar: Aspectos importantes de tener la gestoría en Madrid 

 

4. Otros riesgos de una mala contabilidad

Otro de los factores que nos jugamos al hacer de la contabilidad es el sobrepasar o infravalorar el precio de los servicios que estamos ofreciendo. Esto se puede evitar conociendo adecuadamente su coste de producción, para lo que también es conveniente llevar un registro. Así, siempre sabremos si estamos ganando o perdiendo dinero, y la cantidad.

Por otro lado, la aplicación tras el estudio de la contabilidad nos da información de los gastos generales, de los beneficios de las inversiones y de los superfluos. Si llevamos una buena contabilidad, tendremos un mejor balance general y un fiel estado de resultados, mediante los cuales podremos evitar tomar riesgos innecesarios en relación con la situación financiera existente en la empresa.

5. Los diferentes programas de software

Aunque existen buenos programas de software, disponer de una buena contabilidad es una tarea compleja. Hoy en día podemos contar con distintas aplicaciones informáticas que nos ayudan en las tareas y facilitan el trabajo contable. No obstante, si aunque conozcamos el programa, no tenemos una buena base, no será suficiente.

La razón principal es que no sabremos interpretar la información que nos está aportando y de nuevo nos estaremos viendo expuestos a riesgos, los cuales siempre se traducen en pérdidas económicas si no se solventan. Por ello, es imprescindible contar con una asesoría contable.

En definitiva, gracias al estudio de la contabilidad con una asesoría contable, en una empresa tenemos la posibilidad de determinar de manera eficaz y concluyente los distintos estados contables. Teniendo a la vez acceso directo y real a los resultados financieros de la actividad comercial en un plazo concreto de tiempo. Por ello, la contabilidad mejora la administración de una empresa, siendo sin duda uno de sus pilares más fundamentales.

Da comienzo la temporada de declaración de la renta y sigue habiendo muchas dudas por parte de los declarantes sobre cómo cumplimentarla y realizarla conforme a sus intereses. Si formas parte de este numeroso grupo de contribuyentes vamos a tratar de sacaros de dudas. Te explicaremos lo que son las declaraciones de renta a pagar y de renta a devolver, así como algunos aspectos que deberás tener en cuenta.

Según datos de la Agencia Tributaria se espera que cerca de 20,35 millones de contribuyentes lleven a cabo su respectiva Declaración de Renta 2019, de las cuales 14,31 millones serán declaraciones con derecho a reclamación y 5,16 millones obtendrán un resultado a pagar, sin duda una cifra a considerar.

El pasado dos de abril se realizó la campaña de declaración de la renta 2018, en la cual la Agencia Tributaria permitió a los usuarios solicitar y confirmar el borrador en internet, con el fin de establecer la cuota diferencial o el resultado de la respectiva declaración. De esta forma podrás realizar la consulta del estado de tu declaración con los datos que Hacienda tiene de tus ingresos y posibles deducciones.

 

Ahora bien, debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Declaración Negativa:

Se entiende como declaración negativa a aquella cuyo resultado presentado en el borrador sea cero, es decir que no se haya ingresado u obtenido ninguna devolución.

  • Declaración de la Renta a pagar:

Cuando obtenemos como resultado una declaración en la que como contribuyente debemos abonar a la Hacienda Pública una determinada cantidad de dinero, después de computar ingresos, gastos y deducciones del ejercicio calculado.

Si este es tu caso, te informamos que Hacienda da la posibilidad a sus contribuyentes de hacer el pago en dos plazos, siendo así: 60% en el momento de presentar la declaración y 40% hasta el 5 de noviembre de 2019. Si eliges esta opción podrás encontrar en el borrador dos casillas en las que se verá la cantidad correspondiente de cada cuota.

 

Te puede interesar: Asesorías en Madrid. ¿Está el futuro de nuestras cuentas en el mundo digital?

 

  • Declaración de la Renta a devolver:

Si te aparece una cifra precedida con un signo negativo (-), esto significa que Hacienda es la que deberá devolver el dinero que has pagado de más durante el año. Ten en cuenta que de ser este tu caso deberás esperar un máximo de seis meses para que la Agencia Tributaria realice el abono correspondiente. En el caso de que pasen esos seis meses y no hayas recibido el abono pertinente, tendrás derecho a recibir dicho importe con un interés de mora adicional.

De igual modo ten en cuenta que los datos bancarios que suministres y que se encuentren en el borrador deberán estar correctos y actualizados, ya que a dicha cuenta será realizado el ingreso de la cantidad definitiva.

Si tienes que pagar, puedes elegir como medio de pago la domiciliación bancaria, eligiendo una de las siguientes opciones:

  • Domiciliación de ambos plazos.
  • Domiciliación solo del pago del primer plazo.
  • Domiciliación de solo el segundo plazo.

Recuerda que tendrás hasta el 26 de junio para elegir la opción de pago a dos plazos, si es esa la modalidad que te corresponde. De igual modo, cualquier trámite relacionado con tu declaración de la renta podrás consultarlo en la página web de la Agencia Tributaria.  Y si no te ves con los conocimientos suficientes para rellenar tu declaración consulta una asesoría que te la realice. Probablemente te ahorrarás disgustos y dinero.

Las asesorías en Madrid, como en el resto de España, tienen un reto ante la transformación digital que engloba todos los aspectos de nuestra vida profesional y personal. Debemos adaptarnos a un tipo de proceder distinto, y en gran parte lo debemos agradecer. Antes estábamos continuamente visitando centros de administraciones públicas. Administraciones de Hacienda o centros de la Seguridad Social eran lugares casi de peregrinación para cualquier empresario, autónomo u asesor; y ahora, buena parte de las incidencias o pagos que debemos realizar los podemos hacer desde un ordenador de sobremesa o incluso un teléfono móvil.

 

La digitalización y automatización de los procesos son una realidad incuestionable en todo tipo de empresas, independientemente de su tamaño. Aquel emprendedor que comience su andadura con un reto empresarial tendrá que conocer el manejo de las herramientas digitales que las administraciones públicas están poniendo a nuestro alcance. En la práctica la tendencia es a no tener otra opción, y esto no solamente motivado por los tiempos que un empresario o autónomo pierde en edificios de la administración, sino que también la propia administración del Estado en busca de la optimización de sus recursos. En definitiva, es algo muy beneficioso para todas las partes, o lo que es lo mismo, optimización de tiempos y por tanto de recursos.

 

Esto nos lleva a la siguiente reflexión: ¿es un valor añadido el que nuestra asesoría disponga del mayor número de herramientas digitales?

 

La transformación digital en el ámbito financiero, fiscal, jurídico y contable no solo es positiva para una gestión más moderna de las cuentas de nuestras empresas, sino que se ha convertido en un servicio ligado a nuestros procedimientos en nuestro día a día profesional.

Te puede interesar: Asesoría fiscal para Pymes, su importancia en la gestión de nuestro negocio.

 

 

En este orden de ideas, es obvio que el ecosistema del asesoramiento empresarial se ha transformado. Actualmente es mucho más complejo, dinámico y completo que hace unos años. Por esta razón, en el momento de elegir la mejor asesoría para nuestra pequeña o mediana empresa, es fundamental prestar mucha atención, y sopesar, las herramientas y los procesos que va a emplear nuestro asesor a la hora de llevar a cabo todas las tareas que comprenden la gestión de nuestras cuentas y el asesoramiento para una gestión adecuada de nuestras decisiones.

 

¿España está preparada para la digitalización de las asesorías?

 

El país ha ido creciendo paulatinamente y un ejemplo de ello es el Sage Forum Madrid que se realizó el pasado 3 de abril, en donde el debate giró en torno al futuro digital del sector. En este evento se puso mucho énfasis en la importancia de un ecosistema armónico, dinámico, tecnológico y organizado, en donde puedan confluir los despachos y asesores empresariales en pro de la digitalización y optimización estratégica de sus trabajos.

 

La conclusión que de todo esto debemos sacar es que, a mejores herramientas en manos de nuestros asesores, mejor gestión de nuestras cuentas, de nuestros impuestos y, en definitiva, la gestión de nuestra sociedad será mucho más adecuada y productiva.

La asesoría contable o la contratación de un recurso que nos organice y controle nuestras cuentas, es uno de las cuestiones más complejas de tratar en la gestión y manejo de nuestras empresas en todo lo relacionado al área contable y financiera. Esto lleva a preguntarnos: ¿qué es mejor?, ¿un asesor externo o un contable contratado internamente? Si esta duda está merodeando tu mente, no te preocupes, te la vamos a solventar.

Es algo habitual que en las empresas nos solamos preguntar mucho por cómo gestionar óptimamente nuestras cuentas, que estén bien organizadas, que los impuestos sean cubiertos conforme a ley, que los contratos de nuestros empleados estén acordes a su desempeño en la empresa, que la tesorería esté controlada y no nos dé quebraderos de cabeza, o que tengamos un conocimiento de las leyes lo suficientemente completo como para no incurrir en  errores que nos lleven a tener que solventarlos de no muy buena forma. Dicho lo cual, las ventajas de externalizar esta área son considerables. Pero, en concreto, ¿cuáles son los trabajos a desempeñar por un contable?

 

  • Revisión de estados financieros.
  • Análisis de gastos e ingresos.
  • Preparación y presentación de impuestos.
  • Revisión de la normativa vigente.
  • Cuentas de resultados a lo largo del ejercicio.
  • Balances bien organizados.
  • Asesorar sobre medidas que beneficien a las cuentas de la empresa.
  • Estrategias de crecimiento empresarial.

 

Te puede interesar: ¿Qué conseguimos a través de una asesoría contable?

 

La asesoría contable se centra principalmente en la guía constante y en el acompañamiento profesional a las empresas, lo que les garantiza el resolver dudas y conflictos relacionados con la situación financiera. En sí, un asesor contable es el encargado de realizar un análisis al detalle de los estados financieros con el fin de establecer estrategias que permitan la correcta toma de decisiones en pro del crecimiento de la empresa.

Asesoría contable externa o contable dentro de nuestra empresa
Así pues, dentro de sus responsabilidades encontramos:

 

  • Disminución del riesgo financiero.
  • Revisión de inversiones.
  • Asignación de activos.
  • Revisión y planificación de seguros y coberturas.
  • Análisis de la industria, con el fin de anticiparse a los cambios de la misma.
  • Guía y seguimiento de estrategias.
  • Política de amortizaciones.

 

Entonces, ¿en qué radica la diferencia?

Una buena asesoría, con una amplia gama de profesionales en las distintas ramas que nos pueden afectar en una empresa, bien sea la parte contable, la jurídica o la laboral, nos lleva a estar tranquilos en muy diversas materias, claves en el buen recorrido de nuestras sociedades. Por el contrario, tener contratado a un contable, sin más, nos cubre los conocimientos en una sola área, pero, ¿y las demás?, ¿las dejamos sin profesionales que nos cubran ese asesoramiento?, ¿y los problemas que esto no puede conllevar? La opción es muy clara: contratemos una asesoría que cubra todas estas necesidades. Por el bien de nuestras empresas.

Naturalmente, toda compañía debe cumplir con una serie de obligaciones fiscales, laborales, contables y jurídicas para mantenerse bajo el marco legal puntual del país donde ésta opera, de modo que no caiga en complicaciones judiciales. No obstante, es innegable lo intrincada que puede llegar a ser la red normativa internacional y nacional que afectan el funcionamiento de las compañías. Claro está que, si éstas cumplen puntual y adecuadamente, no solo se mantendrán libres de traspiés sino que gozarán de beneficios frente a la competencia.

 

Te puede interesar: ¿Qué beneficios me puede reportar un gestor fiscal?

 

Siendo conscientes del vertiginoso crecimiento empresarial del que la capital española ha sido testigo durante las últimas décadas, resulta apenas obvia la necesidad de contar con firmas especializadas en la asesoría y gestoría integral que toda compañía necesita para funcionar adecuadamente bajo las regulaciones del Estado en la mano.

Ahora, cabe mencionar que las mejores firmas de gestorías en Madrid ofrecen servicios que se extienden a las cuatro necesidades legales principales de toda compañía las cuales, anteriormente mencionadas, son fiscales, laborales, contables y jurídicas.

Para comprender cómo se puede beneficiar tu compañía gracias al soporte de un competente y experto equipo de asesores y gestores, a continuación, veremos las diferentes áreas de acción de dichas firmas para garantizar el buen desarrollo de la legalidad en las empresas.

 

Aspectos importantes de tener la gestoría en Madrid

 

Gestoría fiscal

Las compañías deben presentar informes periódicos sobre su estado financiero a organismos como Hacienda, así como el pago de impuestos y amortizaciones, altas y bajas, cálculos de cuotas, deducciones y aplicaciones contables, entre otras cosas.

Sin embargo, teniendo en cuenta la larga lista de obligaciones fiscales que una empresa debe de cumplir, no resulta extraño que muchos necesiten la asesoría de un experto para identificar tales condiciones legales, así como para llevar a cabo el cumplimiento de las mismas y, como es lógico, comunicarlas a los entes correspondientes (internos y externos).

Entre los servicios más destacados de una gestoría fiscal, podemos encontrar:

  • Estudio de nuevas oportunidades de negocio.
  • Planeación para reestructuraciones en pro de la optimización.
  • Actualización constante en materia de legislación que afecte a la empresa.
  • Representación legal frente a distintas entidades.

Gestoría laboral

Por otro lado, las empresas no solo deben cumplir con obligaciones externas, sino que también tienen la obligación de mantenerse en regla con todos los asuntos referentes a sus empleados y la manera en que se opera internamente.

Es decir, es recomendable que cualquier organización establecida, nueva y en crecimiento, debe cumplir con un gestor laboral que asesore y lleve a cabo tareas como la confección de contratos, cumplimiento con los seguros sociales, salarios, jubilación o partes de baja, entre otras.

Una firma de gestoría en Madrid debe garantizar, pues, que entre su equipo se encuentren economistas y abogados laboralistas capaces de:

  • Llevar a cabo el cumplimiento de tareas burocráticas.
  • Reducir los gastos de la empresa para ajustarse a las necesidades la misma y, así, incrementar los beneficios.
  • Hacer cumplir por ambas partes (empleado y empleador) las leyes de relación laboral.
  • Tramitar seguros sociales, nóminas y demás transacciones competentes de la empresa.

 

Gestoría contable

La gestoría contable, como su nombre lo indica, consiste en la creación y revisión constante de libros contables, así como la optimización de recursos financieros, identificación de posibles pérdidas o errores, así como la comunicación de planes en pro de un crecimiento económico inteligente.

A su vez, la gestoría contable se encarga de la facturación anual y la preparación de cuentas, así como de la representación frente a entidades financieras como bancos, notarías, Registro de Propiedad y Mercantil, además de otros organismos públicos.

 

Gestoría jurídica

Finalmente, la gestoría jurídica se encargaría de la asesoría y estructuración de los elementos necesarios para que la compañía cumpla con sus obligaciones legales en todas las ramas de Derecho.

De modo que un experto en gestoría jurídica debe estar al tanto de las actualizaciones en cuanto a toda la normativa se refiere, así como la dependencia y subordinación de leyes, con el objetivo de prevenir movimientos nada convenientes para la empresa.

Por lo tanto, y a modo de conclusión, los gestores externos se han convertido en un soporte muy importante para pequeñas y medianas empresas, que obviamente no tienen la capacidad de tener dentro de su plantilla a profesionales que den a sus empresas soporte en materia laboral, jurídica, contable y laboral. Externalizar estos servicios se convierte en algo imprescindible, si es que queremos hacer las cosas bien en nuestras sociedades.