¿La fiscalidad del 2022 te trae un poco de cabeza? Este año se han implantado muchas novedades y cambios en lo relacionado con la tributación. Por eso, puede que estés un poco perdido, pero no te preocupes. En este artículo analizamos punto por punto las novedades más notables.

La fiscalidad del 2022 y sus cambios más importantes

Hagamos un repaso por los 9 cambios más notorios que se presentan en la fiscalidad de este año. Toma nota para que estés al día y no se te escape nada.

1. Cuotas autónomo más altas

Las cuotas de los autónomos que cotizan por la base mínima han subido de 286 € a 294 € mensuales. Quienes son autónomos societarios (es decir, quienes tienen más de 10 trabajadores a su cargo) tienen que pagar más también: de 371,51 € a 377,87 €.

2. Límites de aportaciones a los planes de pensiones

En 2021, los autónomos se podían deducir hasta 2000 € por sus aportaciones individuales a los planes de pensiones. En 2022, la deducción baja hasta los 1500 €. En el caso de los planes de pensiones de empleo, las deducciones aumentaron 500 €, y ahora los beneficios fiscales llegan a los 8500 €.

3. Cambia el Impuesto de Sociedades

Las empresas de nueva creación pasan de tributar un 15 % por el impuesto de sociedades a hacerlo solo en un 10 %. Por otro lado, las grandes empresas han visto aumentado el mínimo a pagar por este impuesto, que ahora es del 15 %.

4. Menos recargos y sanciones para potenciar la declaración voluntaria

Para potenciar el pago voluntario de los impuestos, la reforma de la ley tributaria ha cambiado los recargos por declaraciones extemporáneas, incluso llegando a eliminarlos, ha disminuido las sanciones y permite la salida de la lista de deudores.

5. Cambios en la plusvalía municipal

Hasta ahora, únicamente existía una manera de calcular la base imponible del impuesto por la plusvalía municipal al hacer una venta (el sistema objetivo). En 2022, ha sido aprobada una forma alternativa de calcularlo (la estimación directa del incremento del valor) y el contribuyente puede elegir entre ambos métodos.

6. La ley de startups

La que es conocida como la ley de startups, ha aumentado el límite máximo en la retribución en especie. Hasta el 2021 se encontraba en 12.000 € y ahora es de 50.000 €.

También ha crecido la deducción por invertir en nuevas empresas, que ha pasado de ser un 30 % a un 50 %.

7. Novedades en las ventas online al extranjero

¿Tienes una tienda online y has vendido productos al extranjero? Si has vendido más de 10.000 € a clientes fuera de España en otros países de la UE, tienes que darte de alta en algunos de los regímenes especiales de ventanilla única.

8. Novedades fiscales para los no residentes

Hasta el 2021, los no residentes tenían que nombrar obligatoriamente a un representante, ya fuese una persona residente o una entidad para actuar ante la Administración Tributaria por medio de ella. Pero la Ley 11/2021 ha eliminado esta obligación, y ya no tienen que nombrar un representante, sino que pueden actuar en su propio nombre.

9. Novedades en criptomonedas

¿Tienes criptomonedas en el extranjero? Si tienes más de 50.000 euros en criptomonedas en el extranjero, a partir de 2022 tienes la obligación de presentar el modelo 720. Por si no la conoces, esta es la declaración informativa con la que le dices a Hacienda qué posesiones tienes en el extranjero.

¿Te han quedado más claras cuáles son las principales novedades de la fiscalidad del 2022? Esperamos que tomes nota para tenerlas en cuenta en la declaración de la renta el año que viene.

Si necesitas ayuda con la fiscalidad del 2022 puedes contar con la ayuda de nuestra asesoria fiscal madrid. En BKF Asesores llevamos más de 25 años de experiencia. Contacta ya con nosotros y te ayudaremos.

El impuesto del patrimonio para el 2022 es una cuestión que trae de cabeza a aquellos contribuyentes que residen en comunidades autónomas donde no está bonificado. La razón es que la reforma fiscal aprobada en julio les obliga a pagar un mayor porcentaje por este tributo (Ley 11/2021, de 9 de julio). Sigue leyendo y te contamos todas las claves sobre este impuesto del patrimonio del tipo impositivo.

1. Una mayor tributación para ciertos propietarios

El Impuesto de Patrimonio grava el valor de los bienes acumulados por los propietarios más boyantes de forma directa. Un ejemplo claro es el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, el cual grava toda transmisión de bienes procedentes de familiares y allegados, ya hayan sido efectuadas en vida o tras el testamento.

La reforma fiscal ha cambiado todas las tornas. Los propietarios de determinadas comunidades autónomas van a pagar más por los inmuebles que adquieran a partir de enero de 2022. La razón es que deben ser representados siguiendo las pautas del nuevo Valor de Referencia de Catastro. Recuerda contar con una asesoría fiscal de Madrid para esta referencia y te ayudan a calcular precios aproximados sobre las transacciones de propiedades.

A día de hoy, salvo de Andalucía y Castilla y León, el resto de las 15 comunidades autónomas nos han brindado información respectiva a sus presupuestos regionales. Como tendencia general nos encontramos con una mayor carga tributaria por parte de cada región.

2. Mayor previsión de recaudación por parte de Hacienda

Las expectativas acerca de los ingresos de los gobiernos autonómicos son altas para este año 2022. Tal es el punto que, a pesar de que aún no han entrado a la operación los datos de Andalucía y Castilla-León, las otras 15 comunidades esperan recaudar del Impuesto sobre el Patrimonio una cifra alrededor de 1210 millones de euros. Poniendo esta cifra en relieve, es necesario destacar que las previsiones de 2019, que incluían todas las comunidades autónomas, marcaron como cifra los 1195 millones de euros.

La clave principal de este aumento la encontramos con el nuevo valor de referencia para las propiedades inmuebles. El nuevo Catastro, en vigor desde el pasado 1 de enero de 2022, repercutirá en los propietarios más ricos. Algunas asociaciones de expertos en materia fiscal como Aedaf explican que la factura de estos contribuyentes se verá incrementada, ya que subirá la carga impositiva en determinados impuestos. Algunos ejemplos son los impuestos de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones o el de Transmisiones Patrimoniales. La razón principal es que se calculará el valor objetivo del bien y no el de mercado. De este modo, el análisis racional es más sencillo de ejecutar y facilita los tributos a percibir por parte del Ministerio de Hacienda.

También te puede interesar: Cuotas de autónomos a partir del 2023: tramos y condiciones

3. Mejores comunidades para establecer tu residencia

Pese a que la reforma es de carácter general, es decir, el valor objetivo del nuevo Catastro se aplica de forma objetiva sobre todos los bienes e inmuebles, algunas comunidades autónomas eximen de ciertos tipos de impuesto. Es importante que, si pretendes salvaguardar tu patrimonio, elijas cuidadosamente cuáles son las mejores comunidades para establecer tu residencia.

El Gobierno pretende obtener mayores cifras de recaudación sobre las Transmisiones Patrimoniales y las Sucesiones y Donaciones en aquellas comunidades donde se encuentran los tipos más altos. Este es el caso de Madrid. Actualmente, las comunidades más interesantes para fijar tu residencia son Andalucía, Murcia, Galicia y Castilla León. Aunque eso sí, algunas con impuestos bajos como Madrid podrían subir las cotizaciones en los próximos meses. Es necesario estar atento a las próximas novedades tributarias.

Muchos autónomos verán, dentro de pocos meses, cambiadas sus cuotas que pagan a la Seguridad Social. Estas irán en función a sus ingresos reales, estableciendo unas cuotas de manera progresiva: pagarán menos dinero los que menos ganen, mientras que subirán si se obtienen más ganancias. En esta entrada te contamos cómo quedarán las cuotas de autónomos a partir del 2023.

La cuota por ingresos reales de los trabajadores por cuenta propia, al detalle

Es una de las dudas más repetidas a una asesoría fiscal en Madrid durante estos días: «¿cuánto tendré que pagar de cuota con la nueva propuesta lanzada por el Gobierno? La respuesta está en el nivel de ingresos mensuales que un autónomo espera ganar. Además, cabe destacar que existirán diferencias entre un autónomo y un autónomo societario como hasta ahora. De hecho, en el 2022 seguirán subiendo las bases mínimas y máximas, lo que conllevará un alza de la cuota de autónomos de 8 euros al mes.

El nuevo sistema entrará en vigor en el año 2023 y los cambios se extenderán ocho años más, hasta el 2031. En este último ejercicio, la horquilla, dentro de trece tramos de cotización, irá de los 183 euros mensuales para ingresos menores a los 600 euros y 1260 para los que superen rendimientos por valor de 4050 euros. El ministro Escrivá, que dirige la cartera de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones espera revisar este sistema cada tres años.

Lo que ocurrirá con la tarifa plana

Los nuevos trabajadores por cuenta propia seguirán disfrutando de la tarifa plana. Sin embargo, si el nuevo empleado tiene ingresos superiores al SMI, cobrarán la cuota mínima. El autónomo que comience a realizar su actividad profesional disfrutará de la tarifa, que quedará establecida no en 50 ni en 60, sino en 70 euros. Eso sí, esta se extenderá a los dos años en todo el país.

El ahorro llega para los que menos ingresos declaran

Ante las dudas que llegan a un asesor fiscal para autónomos, cabe destacar que, los autónomos más beneficiados, serán los que tengan rendimientos inferiores a los 600 euros. En estos casos, el autónomo pagará 1300 euros menos en Seguridad Social. Para los que generen rendimientos de entre 600 y 900 euros, los más numerosos en el colectivo (se calcula que 1,8 millones de autónomos declaran estas cifras), el ahorro será ligeramente menor a los 1300 euros anuales.

También te puede interesar: Comprar una empresa: factores a tener muy presentes

Trece bases de cotización

El autónomo tendrá que elegir cotizar por una de las trece bases de cotización propuestas. Podrá elegir estas bases seis veces cada año y, además, tendrá que ajustarla a sus rendimientos. Estas son algunas de las bases, dependiendo del nivel de rendimientos:

– Para autónomos con rendimientos menores a 600 euros mensuales: en el 2024 pagará 269; en 2025, 257; en 2026, 245; en 2027, 233; en 2028, 220; en 2029, 208; en 2030, 196, mientras que en 2031 serán 184 euros.

– Para autónomos con rendimientos entre 600 y 900 euros: en el 2024 pagarán 269 euros; en 2025, 257 y, de 2026 a 2031, 245 euros.

– Para autónomos con rendimientos mensuales entre 1700 y 1900 euros: 2024, 413 euros; 2025, 474 euros y, de 2026 en adelante, siempre 536 euros.

– Para autónomos con rendimientos mensuales superiores a los 4050 euros: en 2024, 413 euros; en 2025, 474; 2026, 536; 2027, 597; 2028, 728; 2029, 890; 2030, 991 y, en el ejercicio 2031, 1267 euros al mes.

Como has podido comprobar, según están informando estas jornadas una asesoría laboral en Madrid, los autónomos que menos ganan, pagarán menos cuota, mientras que los que más ganan, llegarán a triplicar su pago mensual a la Seguridad Social de aquí a ocho ejercicios.

El impuesto de patrimonio para el 2022 incluye importantes novedades si eres un contribuyente que vive en una comunidad autónoma donde este tributo no está bonificado. La reforma que incluye la Ley 11/2021, del 9 de julio, para luchar contra el fraude fiscal hace sospechar que los inmuebles adquiridos a partir de enero de 2022 van a contar con una carga mayor. La razón es que tendrás que calcularla con el nuevo valor de referencia del Catastro.

¿Cómo te afecta el nuevo valor de referencia catastral?

Hasta ahora, cuando presentabas el impuesto del patrimonio, tenías la obligación de elegir la base mayor entre tres opciones: su valor catastral, el obtenido por la Administración cuando aplicaba otros tributos o el precio de adquisición. Ahora, ocurre igual, en cuanto a elegir la base mayor a la hora de tributar, con la novedad de que la Agencia Tributaria autonómica podrá incluir ese nuevo valor de referencia del Catastro. Así, si tributabas con un valor de compra o catastral muy bajo, ahora vas a sufrir una fuerte subida. Incluso, puede ocurrir que, si antes no debías presentar este tributo, ahora sí.

¿Es lo mismo el valor de referencia catastral que el valor catastral?

No, no es lo mismo. Para calcular el valor catastral, se consideran una serie de factores, como la localización del inmueble, su ubicación y antigüedad, la calidad de su construcción, estado de conservación, etc. Este valor se actualiza a través de la Ley de Presupuestos Generales del Estado, aunque no afecta a todos de forma simultánea ni tampoco uniforme.

Por su parte, el valor de referencia viene determinado por la Dirección General del Catastro. Lo establece tras analizar los precios de todas las compraventas de inmuebles realizadas ante notario y teniendo en cuenta las características catastrales del inmueble. Se actualiza todos los años y afecta simultáneamente a todos los municipios.

Ninguno de los dos tiene en cuenta las circunstancias particulares de una casa en concreto. Así, un vecino puede haber llevado a cabo reformas, pero tendrá el mismo valor de referencia que un vecino que no las haya efectuado.

También te puede interesar: Presentación del impuesto de sociedades: plazos, configuración y cuando se paga

¿Solo afecta a bienes inmuebles adquiridos en 2022?

Aunque fuentes cercanas al Ministerio de Hacienda señalan que únicamente se verán afectados los inmuebles adquiridos a partir de 2022, el agravio comparativo que supone con otros propietarios no es sostenible en el tiempo. Esta reforma sería sospechosa de vulnerar los principios de igualdad y proporcionalidad o capacidad económica a la hora de tributar, entre otros. Por lo tanto, cabe prever una generalización, más pronto que tarde, extensible a todas las propiedades o un recorrido corto antes de declararla inconstitucional.

Por su parte, también afecta a otros tributos, como el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

La necesidad de una asesoría fiscal en Madrid

Una asesoría fiscal en Madrid te va a facilitar mucho el camino para tributar solo por lo que debes y está al tanto de las novedades fiscales en todas las comunidades autónomas. Piensa que cada una ha establecido sus mínimos exentos. Así, a nivel estatal, las pautas establecidas son:

  • Exención de 300 000 euros para tu vivienda habitual.
  • Mínimo exento de 700 000 euros, tanto si eres contribuyente residente como no residente.
  • Es obligatorio que presentes tu declaración, tanto si resulta positiva como negativa, si el valor de tus bienes y derechos supera los 2 000 000 de euros.
  • Está exento tu negocio familiar, ya sea empresarial o profesional, así como las participaciones que poseas en otras empresas familiares.

En definitiva, es mejor que confíes en una asesoría en Madrid para que no te pierdas entre tantas normativas autonómicas y estatales, y pagues nada más que lo justo. Además, puedes recurrir el valor de referencia otorgado si no estás conforme.

La presentación del impuesto de sociedades es obligatoria para todas aquellas personas jurídicas que tienen el carácter de sociedades mercantiles en España. Afecta, por tanto, a todas las empresas que realicen su actividad en nuestro territorio o, dicho de otro modo,:

  1. Tengan un domicilio social en nuestro país.
  2. Se hayan constituido aquí.
  3. Posean su sede principal en suelo español.

Claves del impuesto de sociedades en nuestra empresa

Las claves del impuesto de sociedades en nuestra empresa las encontramos en los resultados contables del último ejercicio, esto es, en sus beneficios. De ahí que sea tan importante que lleves al día los gastos e ingresos de tu empresa y se plasmen en sus correspondientes asientos y libros contables.

Gastos no deducibles

Algunas personas, ya sea por ignorancia o por intentar sacar ventajas, intentan pasar como gastos deducibles algunos que no lo son. Algunos ejemplos serían:

  • Sanciones, multas e impuestos.
  • Retribuciones a los fondos propios.
  • Donativos.
  • Gastos personales.

Novedades para el ejercicio 2021

La Ley 11/2020, de 30 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado incluye algunas novedades para el Impuesto sobre Sociedades que entraron en vigor el 1 de enero de 2021. Estas modificaciones son:

  1. Limitaciones en la deducción de gastos financieros.
  2. Exenciones establecidas sobre dividendos y rentas procedentes de la transmisión de valores de fondos propios.
  3. Deducciones por la inversión en la producción de largometrajes o cortometrajes cinematográficos.
  4. Eliminación de la doble imposición, nacional e internacional, sobre dividendos y participaciones en beneficios.

También te puede interesar: Deducciones en el cálculo del impuesto de sociedades al que pueden acogerse las PYMES

¿Qué es el modelo 200?

Es el tipo de documento que hay que rellenar para presentar o liquidar el Impuesto sobre Sociedades. Se debe presentar siempre, incluso, cuando tu empresa no haya realizado ninguna actividad. Además, posee una periodicidad anual.

¿Qué datos fiscales le deben acompañar?

Algunos documentos que te suelen pedir son:

  1. Balance con el activo, el pasivo y el patrimonio neto de la empresa.
  2. Cuenta de pérdidas y ganancias.
  3. Socios y representantes.

Tipos impositivos más habituales para aplicar el Impuesto sobre Sociedades

Según la forma jurídica que tenga tu empresa, aplicas un tipo impositivo u otro. Los más frecuentes son:

  • General: es el más extendido. Supone el 25 % sobre los beneficios del último ejercicio.
  • Cooperativas: pagan el 20 % sobre su renta.
  • Noveles: son las empresas que tienen menos de dos años de antigüedad. Pagan solo un 15 %.
  • Fondos de inversión e inmobiliarios: tributan un 1 %.
  • Asociaciones de interés público y fundaciones: pagan el 10 %.

¿Qué es el tipo impositivo reducido?

Este impuesto es lo suficientemente complejo como para que recurras a una asesoría fiscal en Madrid. Además, posee la dificultad añadida de valorar si cumples con los requisitos para que apliques alguna de las deducciones estipuladas o bonificaciones. Te citamos algunas:

  1. Las cooperativas agrarias, las del mar y las de consumidores son cooperativas protegidas. Disponen de una bonificación del 50 %.
  2. Las empresas de servicios públicos locales constituidas por capital público tienen una bonificación del 99 %.
  3. Las empresas de investigación y desarrollo poseen una reducción de entre el 12 y el 25 %.
  4. Las empresas dedicadas al sector audiovisual conllevan una bonificación del 25 % con un máximo fijado en un millón de euros.

Plazo para presentar el Impuesto sobre Sociedades

Se presenta en los 25 días naturales siguientes a la finalización del plazo de seis meses desde que acabó el ejercicio impositivo. En otras palabras, comienza el día 1 de julio y finaliza el día 26. Puede haber un plazo menor si sale a pagar.

En definitiva, este es uno de los impuestos más complejos y es conveniente que te asesores con una buena gestoría en Madrid. Estos profesionales te asesorarán a partir de las últimas novedades de este tributo para que te beneficies de las deducciones o bonificaciones que se ajusten a tu perfil.

En ciertas ocasiones, ante una idea innovadora podemos invertir en la creación de una empresa. Este es el caso de muchos negocios que abren en España y los cuales pueden tener una serie de beneficios fiscales para facilitar la creación de empleo y la solvencia en la empresa. Hablamos de las Deducciones en el cálculo del Impuesto de Sociedades y que puede ser gestionada en nuestra asesoría fiscal en Madrid.

Cómo se aplican las deducciones fiscales

La deducciones y beneficios fiscales quedan reflejados en el impuesto de sociedades según conceptos y de forma limitada, siendo de importancia identificar aquellas deducciones que puedan beneficiar en una empresa, pudiendo llevarse a cabo para ello una asesoría. Es esencial no pasarlas por alto, puesto que al final la máxima de toda empresa es obtener el máximo beneficio. Eso es sencillo de llevar a cabo gracias a una gestoría en Madrid. A continuación, exponemos cómo aplicar las deducciones fiscales:

  • Las deducciones fiscales son consecuencia de inversiones realizadas en la empresa y cuyo ahorro se aplica directamente en el Impuesto de Sociedades.
  • Se aplican al trimestre siguiente al cierre del ejercicio anual. Se puede justificar el importe a desgravar mediante documentación e informes.
  • En caso de no tener capacidad de deducción en el ejercicio de ese año, se puede aplicar durante los 18 meses fiscales siguientes.
  • Se aplica directamente en la cuota íntegra del Impuesto de Sociedades, llegando a alcanzar el 100 % de la misma. La deducción puede ser incluso más elevada a la cuota del impuesto, pudiendo reclamar a Hacienda la parte sobrante.

También te puede interesar: Cómo amortizar un vehículo adquirido por una sociedad: casos y forma de proceder

Beneficios fiscales en pequeñas y medianas empresas

Existen beneficios fiscales para las pequeñas y medianas empresas, siendo efectivos para empresas con una facturación inferior a 10 millones de euros anuales. Pasa saber más siempre puedes acudir a una asesoria contable que te asesorará en lo que necesites saber. Siempre teniendo en cuenta lo que se establece en las disposiciones de la Agencia Tributaria.

A continuación, las PYMES tienen las siguientes deducciones fiscales:

  • Libertad de amortización del inmovilizado material.
  • Empresas que realicen inversiones de poco valor con beneficios de libre amortización.
  • Si la base imponible está entre 0 a 300 mil euros se podrá desgravar hasta un 25 % de la cantidad. En el resto de casos se aplicará un 30 % sobre la base imponible.
  • En cuanto a las amortizaciones aceleradas, se puede deducir las inversiones muebles, inmuebles, inmovilizado intangible y inmovilizado material.
  • En caso de insolvencias se puede deducir de manera fiscal las pérdidas en el deterioro de los créditos conseguidos para coberturas de riesgo.
  • Poder amortizar los elementos patrimoniales destinados a la reinversión.
  • Las Pymes pueden deducirse la totalidad de gasto realizado por la empresa en seguros médicos de sus empleados como un gasto social. Esta cuantía se resta de los beneficios conseguidos en el ejercicio económico anual de la empresa.
  • Bonificaciones por tener la empresa en Ceuta o Melilla (50%), tener una Cooperativa especialmente protegida (del mar, agrarias y asociadas) y del 50 % de bonificación y, por último, rentas procedentes del alquiler de viviendas con un 85 % de ahorro.

Deducción por el impulso de actividades

  • Por creación de empleo para diferentes colectivos (jóvenes, discapacitados o mujeres).
  • Gastos por formación profesional.
  • Mejora el medio ambiente.
  • Reinversión de los beneficios extraordinarios del negocio.
  • En producciones de cine, series, libros o espectáculos. Se puede desgravar hasta el 20 % si se hacen en España y superen el millón de euros.
  • Actividades investigadoras en I+D+i con un 25 % de deducciones.

Dicho lo anterior es indispensable optar por una asesoría fiscal con las deducciones que pueda tener tu empresa para obtener beneficios fiscales en tu Impuesto de Sociedades.

Llega el final del 2021 y muchos empresarios empiezan a pensar en sus obligaciones fiscales respecto al impuesto de sociedades último trimestre. Se trata de uno de los momentos clave del año, el cierre. En este momento es esencial que las cuentas estén al día y bien cuadradas, para evitar recargos o sanciones. Esto solo es posible contando con la colaboración de asesores especializados en la materia.

Impuesto de sociedades al final del 2021

En el último trimestre de este año muchos empresarios tienen que ajustar las cuentas para presentar una información clara y veraz. A veces puede resultar una tarea compleja, especialmente en años de crisis como el 2021. Sin duda, ha sido un año marcado por la pandemia del COVID-19 y por las ayudas que muchas empresas han tenido que solicitar. Aspectos como estos hacen que muchas compañías necesiten algo de ayuda para este ejercicio tributario.

En diciembre es el momento de hacer lo que se denomina el cierre contable, que incluye la información total sobre ingresos, gastos y beneficios. Es importante diferenciar los beneficios en bruto y netos, así como justificar de forma adecuada los pagos que pueden deducirse. Esto quiere decir que muchos gastos de tu empresa se restan de los beneficios totales, haciendo que no tributen las empresas más de lo que deberían. En algunos casos, esto puede evitar a todo tipo de empresarios tributar dos veces por las mismas actividades.

El ejercicio tributario de final de año no es fácil, por lo que muchos cometen fallos. Algunos hacen declaraciones poco realistas que se reflejan en recargos posteriores. En un momento de especial debilidad para las empresas, este tipo de detalles no pueden dejarse sin atar. Por otro lado, hay personas que hacen presentaciones poco elaboradas en las que no deducen muchos gastos aplicables. Esto significa que han declarado unos beneficios pero que se ven lastrados por costes que no se reflejan en la declaración. Si Hacienda no está al día con estos costes, puede interpretar que la solvencia de tu empresa es mayor y aplicar tramos más exigentes.

Contar con nuestra asesoría fiscal en Madrid será una ayuda para cualquier empresa. No importa el sector, ya que estamos acostumbrados a lidiar con todo tipo de mercados. A la hora de pagar el impuesto de sociedades del último trimestre, hay sectores que tienen mayores dificultades para reunir toda la información. Diversos motivos condicionan que estos empresarios puedan verse perjudicados por las propias dinámicas de su mercado a la hora de declarar impuesto de sociedades.

 

También te puede interesar: Presentación del impuesto de sociedades, procedimiento a seguir

 

Lo ideal es trabajar con el cliente desde el primer momento, analizando paralelamente las actividades de la empresa y clasificando pagos e ingresos. Esta es la manera de llegar al día de la declaración con el trabajo medio acabado. Es en este momento en el que hay que entregar el llamado modelo 202 de pago fraccionado del Impuesto de Sociedades. Actualmente, el plazo está abierto de forma oficial hasta el día 20 de diciembre, aunque posteriormente habrá diferentes procesos de reclamaciones. En este proceso participan por inconformidad tanto los empresarios como la autoridad fiscal.

Es importante recordar la importancia de realizar un buen trámite del impuesto de sociedades en último trimestre, para cerrar el año de forma positiva y sin sobresaltos. Lo ideal es contar con una asesoría de empresas o pymes que te permita ir calculando a medida que pasa el año las cantidades de esta declaración. Así, podrás tener un balance más o menos realista en tus manos antes incluso de entregar el modelo 2020 y gozarás de tranquilidad en tus ejercicios financieros de fin de año.

Todos los años, las empresas cuyo ejercicio económico coincide con el año natural deben presentar el impuesto de sociedades. Es obligatorio hacerlo dentro de los 25 días naturales que siguen al semestre posterior a la finalización del periodo impositivo. ¿Conoces el procedimiento a seguir?

Pasos y pautas para presentar el impuesto de sociedades

Por lo general, si gestionas una empresa, tendrás que presentar este impuesto entre el 1 y el 26 de julio de cada año. Las excepciones se producen cuando el periodo impositivo no coincide con el año natural. En caso de que el plazo de presentación del impuesto de sociedades caiga en sábado o domingo, la fecha se pospone al día laborable siguiente.

¿Quiénes deben presentar este impuesto?

Las sociedades mercantiles, civiles con objeto mercantil, estatales, autonómicas, provinciales y locales, las cooperativas, las unipersonales y las agrarias de transformación deben presentar esta declaración. Además, han de hacerlo las asociaciones, fundaciones e instituciones, así como las agrupaciones de interés económico.

Por otra parte, también las uniones temporales de empresas, las comunidades de titulares de montes vecinales en mano común y determinados fondos han de cumplir con este requisito.

Cómo se presenta el impuesto de sociedades

El procedimiento a seguir es común para todas las organizaciones afectadas. A continuación, te presentamos una guía de referencia sobre los pasos que debes dar para llevar a cabo este trámite:

  • La presentación ha de hacerse, obligatoriamente, a través de Internet.
  • Para ello, es imprescindible contar con un certificado electrónico.
  • Existen dos modelos para cumplimentar y presentar este impuesto: el 200 y el 220.
  • El 200 es el modelo general, común para la mayoría de los contribuyentes que deben presentar el impuesto de sociedades, con independencia de su actividad y tamaño.
  • El 220, por otra parte, es el indicado para las sociedades dominantes de los grupos que tributan con consolidación fiscal. Las cooperativas son uno de los tipos de empresas afectadas por este requisito.
  • Si te corresponde el punto anterior, como grupo deberás presentar el modelo 220. Pero, además, cada una de las empresas integradas en el grupo tendrán que presentar de forma individual el respectivo modelo 200.
  • El punto de partida de la gestión es establecer la cantidad a pagar. Para ello, tienes que calcular la base imponible considerando las ventas, los ingresos, las compras y los gastos. Al hacerlo, tienes que restar al importe de la renta del periodo impositivo en cuestión las bases negativas de los años anteriores.
  • Con tal fin, tendrás que basarte en el resultado contable, calculado a partir del método de estimación directa, el cual es el más habitual.
  • Algunos de los gastos se pueden deducir fiscalmente. En cuanto al porcentaje aplicable, depende de cada ejercicio y de las particularidades específicas de cada situación.

Cómo rellenar el modelo 200

Las siguientes son las pautas de partida para cumplimentar la primera página de este formulario:

  • Para cumplimentar el periodo impositivo, establece la fecha de inicio y cierre de tu ejercicio económico.
  • Para identificarte como declarante, pega las etiquetas que te habrá facilitado la Agencia Tributaria.
  • Para calificar tu tipo de ejercicio económico, márcalo con un uno (12 meses coincidentes con el año natural), un dos (12 meses no coincidentes) o un tres (duración inferior a 12 meses).

A continuación, rellena el anexo con tu código CNAE, el dato sobre la declaración complementaria o no y tu firma. Como documentación adicional, debes aportar el balance económico, la cuenta de pérdidas y ganancias, la justificación de los impuestos satisfechos y otros requisitos específicos.

El momento de la presentación

Cumplimentar y gestionar el impuesto de sociedades es imprescindible desde un punto de vista legal. Puedes asumir esta labor tú mismo o buscar la colaboración de profesionales que lo hagan por ti. ¿Qué opción prefieres?

Para muchas personas, realizar los trámites de la declaración del IRPF y el SEPE puede ser algo costoso. Se trata sin duda de un procedimiento burocrático que puede resultar incómodo, especialmente si la persona no cuenta con herramientas de identificación digital.

Sin embargo, este documento es muy relevante para los procesos que tienen que ver con los ingresos y las desgravaciones. Es importante seguir los pasos en orden, para conseguir el certificado de la forma más sencilla posible y sin malentendidos.

La importancia del certificado de retenciones del SEPE

En este certificado aparecen los ingresos, retribuciones y aportaciones del empleado, con todos los datos verificados. Así, podrás compararlo con tus propias aproximaciones o con los documentos que las empresas entregan a los trabajadores con esta información. Hacer este ejercicio de comprobación de datos te resultará muy útil para detectar fallos que puedan penalizarte y anticiparte a ellos.

El borrador que recibas puede no haber tenido en cuenta algunos ingresos o desgravaciones. Se puede tratar de un error o de algo más complejo, como que el responsable de un pago o un cobro no lo registrara correctamente en su momento. Tener el certificado de retenciones del SEPE en orden es la mejor manera de evitar problema o retrasos en los pagos y cobros derivados.

¿Cómo realizar este trámite?

Para obtener este documento imprescindible puedes utilizar tres vías diferentes. La primera es mediante internet, siendo la segunda por teléfono y la tercera usando las oficinas públicas de empleo.

  • Conseguir la declaración del IRPF y el SEPE por internet: Simplemente siguiendo un enlace se puede llegar a este tipo de certificados. En la sede electrónica del SEPE aparecen diferentes opciones respecto a personas y particulares, es aquí donde se encuentra el certificado sobre la prestación que necesitas.
  • El siguiente paso requiere de alguna validación online: el certificado digital, el DNI electrónico o el usuario cl@ve. Usando datos de contraste es posible acceder también a la información, aunque solo durante la campaña recaudatoria del IRPF. Para ello el usuario debería informar de su DNI y un número de teléfono. A partir de aquí el SEPE envía un SMS al número facilitado y proporciona un código para acceder.
  • A partir de este código, que podemos conseguir por este método o contando con identidad digital, se abren varias posibilidades: El usuario puede descargar varios certificados generales y específicos de la campaña en curso. Es importante prestar atención para tener la información exacta del periodo exacto.

Estos certificados para la declaración del IRPF aparecen en formato PDF. En concreto nos interesa el monto de pagos que el SEPE ha hecho al contribuyente, la retención del IRPF y las deducciones de las cotizaciones a la Seguridad Social.

Solicitarlo por teléfono

El SEPE pone a disposición de los usuarios unas líneas telefónicas que le permiten atender las múltiples reclamaciones. Esta atención al cliente sirve también para proporcionar a los obligados tributarios una vía offline de conseguir el certificado pertinente. Las características de este acto dependen del contexto y de las necesidades de la persona.

Obtener el certificado en persona

Excepcionalmente se puede acudir a una oficina de prestaciones a recoger dicho certificado. Esto se debe evitar actualmente, para evitar contactos físicos prescindibles. Para conseguir una cita se puede usar la plataforma cl@ve o llamar por teléfono.

Consigue ya tu certificado de la declaración del IRPF y el SEPE

Es muy importante ser previsor en este tipo de trámites, especialmente si cabe la posibilidad de que haya errores en los formularios. Estos errores cuentan con periodos de subsanación que debes conocer en cuanto empieza la campaña. Consigue el certificado para una declaración del IRPF y el SEPE puntual y fiable.

También te va a interesar:  Cuáles son las obligaciones fiscales de los influencers ‘creadores de contenido digital’

Los influencers nos parecen seres de otro planeta que han venido a enseñarnos esa vida maravillosa que todos querríamos tener. Fiestas, marcas, viajes, tratamientos y así una larga lista de temas que centran esos contenidos entre los que pasamos horas y horas soñando. Sin embargo, esas vidas de ensueño tienen otra cara menos amable que pasa, entre otras cuestiones, por las obligaciones fiscales de los influencers

Las obligaciones fiscales que los convierten en terrenales

Tal como suena. Esos jóvenes y no tan jóvenes que se levantan perfectos, peinados y maquillados pueden tener problemas si no cumplen con el fisco como todo hijo de vecino. Es decir, que si te pensabas que solo se dedican a ir a desfiles de modelos o a fiestas, no es que estés equivocado, es que han de hacer un hueco entre evento y evento para reunirse con sus asesores fiscales.

Pero ¿cuáles son esas obligaciones que deben cumplir estas personas influyentes que se dedican a generar todo tipo de contenidos?

1. Impuesto sobre la renta de las personas físicas

Como es lógico, al primer impuesto que deben abonar estos creadores de contenidos es el famoso IRPF. En este sentido, has de tener en cuenta que, al menos en la mayoría de los casos o en los inicios de todos los influencers, comienzan a tributar como personas físicas. Más adelante y cuando los ingresos pasan de determinadas cuantías, pasan a facturar a través de empresas.

Este IRPF se tributaría en el epígrafe de «creadores de contenido» o en el de «otros profesionales relacionados con los servicios».

2. Impuesto sobre el valor añadido

El IVA es el otro impuesto que no pueden eludir los influencers. Es importante saber en este sentido que estos trabajadores por cuenta propia o creadores de contenidos son profesionales o empresarios a efectos de este impuesto sobre el valor añadido. No solo eso, sino que, además, están sujetos al tipo general: el 21 %.

Poca broma esta del IVA, cuando quedan meridianamente claras todas las obligaciones de estos profesionales ya en el artículo 164.1 de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido o LIVA:

Presentar declaraciones relativas al comienzo, modificación y cese de las actividades que determinen su sujeción al impuesto.

– Solicitar de la Administración el número de identificación fiscal.

Expedir y entregar factura de cada una de sus operaciones ajustada a lo que se determine reglamentariamente.

Llevar la contabilidad y los registros que se establezcan en la forma definida en la normativa, sin perjuicio de lo dispuesto en el Código de Comercio y demás normas contables.

– Presentar de forma periódica, o a requerimiento de la Administración, la información relativa a sus operaciones económicas con terceras personas y, en particular, una declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias.

 Presentar las declaraciones-liquidaciones correspondientes e ingresar el importe del impuesto resultante.

Unos cuantos ejemplos de todo lo que esta legislación dice al respecto, cuando además hay que tener en cuenta otras obligaciones que dependen del lugar donde estén radicadas las empresas, plataformas o los clientes de esos influencers.

3. Las retenciones en las facturas emitidas

Es otra de las obligaciones fiscales a las que tienen que hacer frente estos creadores de contenidos y que, en este caso, se regula en el artículo 27.1 de la LIRPF.

Como has podido comprobar en este artículo, los influencers han de cumplir con una serie de obligaciones que, en la mayoría de ocasiones, entrañan una gran dificultad, algo que en nuestra asesoría fiscal de Madrid sabemos muy bien. Entresijos, en definitiva, que hemos de interpretar de la forma correcta para no caer en errores fiscales que podrían acarrear importantes penalizaciones.

También te puede interesar: Impuestos de una herencia: factores a tener en cuenta