La asesoría jurídica externa es una opción por la que pueden apostar las empresas y autónomos. Son muchas las ventajas de elegir este formato y te conviene conocerlas. Sigue leyendo y te las explicamos.

Las ventajas de una asesoría jurídica externa

La externalización del servicio de asesoría jurídica es una opción para PYMES y autónomos. Es sabido que en muchos casos no hay ni recursos ni motivo para tener en nómina a un abogado a jornada completa. La idea es conseguir un asesoramiento profesional puntual, cuando se necesita.

En los últimos años ha habido una evolución en lo referente a la asesoría legal para empresas. La mayoría de los profesionales ven cómo tienen que pleitear ante situaciones confusas, de ahí que gane en importancia este aspecto.

Los beneficios que aporta la contratación de una asesoría jurídica son varios. Destacamos los más importantes para que los puedas valorar:

1. Atención personalizada

El asesor jurídico se adapta a las circunstancias de tu negocio o compañía. Las respuestas estarán ajustadas a tu problemática. Tener a mano un abogado es importante para poder defender mejor tus intereses y ahorrar tiempo y dinero. Esta es una buena opción para que no tengas problemas en el futuro.

La calidad de una respuesta se mide en que esta sea útil para quien la formula. La experiencia que tenemos es que siempre es más fácil aconsejar a un profesional que conoces.

2. Asesoría legal para constituir una empresa

Muchos pequeños empresarios o autónomos ignoran cuál es la fórmula jurídica que les conviene. Un asesor jurídico tiene conocimientos en derecho mercantil y te puede señalar las distintas posibilidades. Esta información te servirá para decidirte poniendo en valor los impuestos que pagarás y la responsabilidad.

Hay autónomos a los que les puede interesar seguir como personas físicas. En cambio, hay otros casos en los que será preferible constituir una Sociedad Limitada (S.L).

3. Información sobre normativa a aplicar y formas de financiación

Conocer la normativa es imprescindible para no incumplirla y, en ocasiones, hay detalles que pueden escapar a tu conocimiento. Un abogado te indicará cuáles son las mejores posibilidades para que no tengas problemas, de ahí que sirva como prevención.

 

Las ventajas de una asesoría jurídica externa

 

Un caso candente es el del Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD). La nueva normativa supone más obligaciones para los gestores de datos personales. Sin embargo, hay muchas empresas que aún no se han puesto al día. Como profesional, te interesa y mucho saber cómo cumplir la ley para evitar sanciones cuantiosas.

Otro aspecto importante es el de las formas de financiación, porque el asesor legal te puede hablar sobre créditos oficiales. De esta manera, barajarás opciones más beneficiosas y seguras para tu empresa.

4. Representación legal ante tribunales

Hay veces en que es inevitable ir a los tribunales para defender tus intereses. La idea es que tengas una defensa profesional y los asesores jurídicos externos ofrecen este servicio. Los abogados pueden presentar recursos, demandar o hacer de demandantes ante cualquier jurisdicción relacionada con la economía.

5. Ahorro de costes

La contratación de un asesor jurídico externo supone un gran ahorro de costes. En primer lugar, porque no es un empleado de la compañía y, por lo tanto, tributará como servicio puntual. El segundo motivo es que asumirá todas las funciones de asesoría y te podrás ahorrar trámites y gastos innecesarios.

Lo cierto es que muchos profesionales empezaron contratando este servicio por el ahorro económico. Con el tiempo, se ha podido ver que para ti tiene más ventajas.

Conclusión

La asesoría jurídica externa es, por muchos motivos, una alternativa ventajosa para los profesionales. Es bueno que contactes con empresas especializadas en este servicio para conocer todas las opciones.

Las asesorías para empresas son necesarias para que un profesional no pierda el tiempo en cuestiones poco importantes y ahorre dinero en sus declaraciones de impuestos. Ahora bien, ¿cómo sé cuál es el profesional que me puede ayudar mejor? En este artículo te proporcionamos más detalles para que puedas elegir con criterio lo que más te convenga.

Consejos para elegir tu asesoría de empresas

Hay algunas pautas que te permiten elegir con criterio la asesoría de empresas que se adapte a lo que necesitas. Esta es la manera de conseguir que se mantenga en perfectas condiciones. Si tienes presentes estas cuestiones, te va a resultar mucho más sencillo tomar decisiones de calado con vocación de continuidad.

Proximidad

Las empresas funcionan de forma distinta y, para determinados negocios, quizás valga un trato a distancia porque las operaciones son repetitivas y se pueden ahorrar costes. Sin embargo, lo habitual es que los autónomos prefieran tener un agente asignado con el cual mantener un trato directo y preguntar lo que necesitan. En función de un caso u otro, el profesional puede elegir la asesoría que más le interese.

Como principio general, las PYMES prefieren tratar con un gestor que esté en su radio de influencia, localidad o barrio. Ahora bien, sí es cierto que las grandes empresas dan menos importancia a esta cuestión porque priorizan cuestiones de eficiencia o costes.

Interlocución

El formato de la interlocución es otra de las cuestiones a las que se dan importancia. Hay asesorías que realizan un servicio profesional directo y que permiten la interlocución directa y personal con un agente asignado, con el gestor colegiado o con el responsable del área que vas a tratar. Por otra parte, hay posibilidades de trabajar vía teléfono o videoconferencia, si así lo deseas.

El trato personal en las asesorías va a seguir existiendo, pero sí es cierto que se va a restringir a aquellos clientes que generan un gran valor añadido en operaciones de gran complejidad. En caso contrario, probablemente sean más baratas las opciones a distancia.

asesoria para empresas como saber elegir la mas conveniente

Herramientas disponibles

Las asesorías trabajan de forma distinta y el tipo de herramientas que utilizan son igualmente diversas para dar el servicio deseado. No en vano, hoy las empresas permiten las consultas vía online, pero también la presentación de los documentos en cualquier momento en una intranet para que el gestor los reciba.

Una asesoría para PYMES y empresas de hoy tiene que integrar los ámbitos online y offline, pero trabaja en grados distintos según el caso. Es bueno que sepas cuál es el modelo que se adapta a tus circunstancias.

Tipo de servicio que se necesita

Esta cuestión es fundamental para comprobar cuál es el profesional que te puede ayudar mejor para que rentabilices al máximo tu inversión. El tamaño y tus prioridades serán las que determinen la elección.

Te puede interesar: Asesoría en Madrid, ventajas de tener a tus asesores muy cerca

Por ejemplo, hay pequeños negocios y autónomos que lo único que necesitan es alguien que les gestione sus liquidaciones de impuestos cada trimestre. Cuando esto sucede, es suficiente con un asesor fiscal y contable porque se puede encargar de todos estos trámites sin tardar demasiado y con garantías.

Ahora bien, otras empresas necesitan un servicio integral de asesoría fiscal, laboral, contable y jurídica para atender todos los ámbitos. Si tienes una operativa compleja, esta es la opción que más te cundirá a medio y largo plazo.

Conclusión

Si estás interesado en elegir asesorías para empresas, es bueno que sepas que con BKF Asesores te podemos ofrecer varias opciones adaptadas a tus circunstancias. Esta es la manera de marcar la diferencia y ahorrar tiempo y dinero cuando gestiones los problemas en tu compañía.

A lo largo de la vida surgen situaciones en las que es necesario tener conocimientos sobre legislación. Es en esos momentos cuando somos realmente conscientes de lo importante que es tener a nuestro lado a especialistas en la materia. Por ello, contratar un servicio de asesoría jurídica para resolver cuestiones sencillas o más complejas, puede sacarte de más de un apuro.

¿En qué consiste la asesoría jurídica?

Es una rama en la que el asesor es un especialista en Derecho y se encarga de aportar información sobre aquellos asuntos que requieren de la aplicación de normas jurídicas.

Un asesor legal te puede ayudar a la hora de hacer capitulaciones matrimoniales, en el reparto de una herencia, a saber si el contrato que te ofrece tu empresa es o no legal, a redactar un contrato para alquilar tu vivienda, etc.

¿Cuáles son los servicios más habituales?

En las asesorías jurídicas trabajan abogados especializados en diferentes ramas del Derecho, esto permite a los clientes hallar siempre a un profesional bien capacitado para resolver sus problemas.

Los servicios pueden variar de una asesoría a otra, pero lo habitual es que se ofrezca asistencia jurídica especializada en diversas ramas del Derecho, asistencia letrada en procedimientos judiciales o administrativos, elaboración de documentos jurídicos y cualesquiera otros servicios relacionados con el campo jurídico.

Mejor prevenir que curar

Seguro que a ti también te ha ocurrido, has empezado a buscar la solución legal a un asunto cuando el problema ya ha surgido.

Esto hace que el conflicto sea inevitable e, incluso, que las cosas puedan acabar en los tribunales. Esta circunstancia implica un mayor gasto de recursos económicos, así como de tiempo a la espera hasta obtener la solución.

 

Te puede interesar: Las 5 mejores gestorías en Madrid para pymes.

 

En este contexto, una de las principales ventajas que se consiguen con un servicio de asesoría legal es poder actuar antes de que el problema se magnifique.

Se trata de prevenir antes que curar. Es decir, actuar antes de que los problemas legales se evidencien.

Por ejemplo, si el propietario de la vivienda que tienes alquilada quiere subir la renta y crees que lo que está haciendo no es legal, lo puedes consultar con un asesor. El profesional del Derecho te explicará cómo debes actuar. Así, el arrendador y tú podréis solucionar el incidente sin que se llegue a generar un conflicto entre ambos. Os quedaréis con la tranquilidad de saber que la solución alcanzada es la más justa para ambos.

Conocer a tu abogado siempre es una ventaja

Imagina ahora que desafortunadamente te ves envuelto en una circunstancia en la que necesitas contar con un abogado.

Si no conoces a ninguno te ves inmerso en una carrera contrarreloj para encontrar a un buen profesional que sea capaz de defender tus derechos.

Sin embargo, si ya contabas con un asesor legal, este contratiempo no existe. Desde el primer momento puedes contactar con él y sabrás que dispones de un asesoramiento especializado por parte de un profesional que es de tu entera confianza.

Esto no solo mejora tu situación a nivel práctico, sino también a nivel personal. Si tienes que enfrentarte a un problema grave como un juicio o un proceso de divorcio, estarás en mejor estado anímico si sabes que te está defendiendo una persona con la que tienes un vínculo personal de confianza.

Todavía más importante en el ámbito profesional

Si contar con un asesor legal resulta conveniente a nivel particular, todavía lo es más a nivel profesional.

Autónomos y empresas necesitan estar siempre al día en lo que a legislación se refiere, para ellos contar con una buena asesoría jurídica es imprescindible a la hora de cumplir la legalidad y evitar posibles sanciones.

Como ves, particulares y empresarios se ven beneficiados por los servicios de una asesoría jurídica por su dominio de los temas legales.

Encaramos el próximo domingo 28 de abril las elecciones generales que ayudarán a determinar gran parte de nuestro futuro a cuatro años vista. Y a dos días de ir a votar todavía son muchos ciudadanos los que no tienen decidido qué papeleta introducir en la urna. Y una de las condiciones que más pueden influir en nuestra decisión es la que concierne a la materia de impuestos. ¿Qué ofrece cada partido en esta importante materia?. Tomar nota.

 

Te puede interesar: Asesorías en Madrid. ¿Está el futuro de nuestras cuentas en el mundo digital?

 

  • PSOE

El Partido Socialista Obrero Español propone en materia de impuestos, laboral y pensiones los siguientes puntos:

  1. Realizar un incremento de impuestos a los contribuyentes que tengan ingresos más altos, así como incrementar el impuesto de patrimonio.
  2. Implantación de impuestos sobre algunos servicios digitales y transacciones financieras.
  3. Aumento gradual del salario mínimo, con el objetivo de alcanzar el 60% del salario medio.
  4. Dejar en tres modalidades los tipos de contratos laborales, quedando así: indefinido, temporal y formativo.
  5. Elaborar un nuevo Estatuto de los trabajadores y modificar la reforma laboral.
  6. Modificar el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos para que estos puedan cotizar de acuerdo a sus ingresos.
  7. Llevar a cabo actualizaciones anuales de las pensiones, a fin de mantener un IPC real.
  8. Realizar aumentos en mayor medida a las pensiones mínimas y no contributivas.

 

  • Partido Popular

El partido Popular ha enfocado sus esfuerzos en las propuestas tributarias, laborales, pensionales y de seguridad social de la siguiente manera:

  1. Rebajar paulatinamente el IRPF a todos los contribuyentes con un máximo por debajo del 40%.
  2. Se propone la supresión del impuesto sobre el patrimonio.
  3. Eliminar el impuesto de sucesiones y donaciones para los casos de transmisiones de padres a hijos, así como entre conyugues y líneas descendientes.
  4. Eliminar el impuesto de Actos Jurídicos Documentados existente en las hipotecas de vivienda.
  5. Limitar el tipo máximo al Impuesto de sociedades por debajo del 20%.
  6. Establecer un fondo de capitalización del trabajo a fin de recuperar cuando exista un despido improcedente, movilidad geográfica, jubilación, etc.
  7. Implementar doce meses más de tarifa plana para los trabajadores autónomos, así mismo, establecer una cuota reducida para quienes no superen el salario mínimo.
  8. Se reducirán las cotizaciones sociales a la contratación de jóvenes y desempleados de larga duración.
  9. Exención del IRPF a trabajadores que no cobren pensión más allá de la edad de jubilación y de la mayor compatibilidad para el cobro.

  • Ciudadanos

  1. Bajar paulatinamente los impuestos a las familias que tengan hijos.
  2. Reducir un 60% el IRPF a quienes viven en zonas rurales, además de bajar el tipo máximo del IRPF.
  3. Eliminar el impuesto de sucesiones y donaciones, así como liberar a las startups de impuestos durante sus primeros dos años.
  4. Establecer el mismo derecho a paro y a prestaciones, tanto a asalariados como autónomos.
  5. Hacer ampliación a la tarifa plana de autónomos a dos años, así como no pagar la cuota de autónomos los dos años siguientes a tener hijos.
  6. Se premiarían a las empresas que realicen más contrataciones y generen menos despidos.

 

  • Unidas Podemos

  1. Se subiría el IRPF en un 47% a las rentas cuyos valores superen los 100 mil euros anuales, y hasta un 55% para las de más de 300 mil euros.
  2. Acabar con la Ley Beckham.
  3. Establecer un tipo mínimo del 15% sobre el rendimiento neto de grupos empresariales y 20% para entidades financieras y empresas de hidrocarburos; de igual modo se establecería una rebaja del 25% a las Pymes que facturen menos de un millón de euros.
  4. Implementar un impuesto de transacciones financieras para operaciones de compraventa de activos financieros.
  5. Establecer recargo de 10 puntos el tipo impositivo de sociedades en las entidades financieras.
  6. Subir el salario mínimo hasta los 1.000 euros, así como reducir la jornada laboral a 34 horas (7 horas de lunes a jueves y 6 los viernes).
  7. Limitar la contratación temporal, haciendo contratos con duración mínima de un mes y máxima de seis meses.
  8. Se limitará la subcontratación de servicios y se controlarán las horas extras.
  9. Subir las pensiones según el IPC.
  10. Elegir los mejores años para la cotización y cálculo de la pensión.
  11. Eliminar los beneficios fiscales a planes privados.
  12. Facilitar la jubilación a los 65 años, sin penalización.

 

  • Vox

  1. Los impuestos se establecerán en dos tramos, una de tipo marginal del 22% para rentas de hasta 60.000 euros, y la segunda de tipo del 30% cuando la renta sea superior a la cantidad anterior.
  2. Se eliminarán la mayoría de las deducciones.
  3. Eliminar el Impuesto sobre el patrimonio.
  4. Se homogenizará el Impuesto de sociedades al 22% para todo tipo de empresas.
  5. Supresión de tratamientos fiscales, del Impuesto sobre servicios digitales y del Impuesto sobre las transacciones financieras.
  6. Se suprimirá la plusvalía municipal.
  7. Se realizaría una reforma del mercado laboral.
  8. Se unificarían las indemnizaciones por despido a los contratos indefinidos, reduciéndolas a 20 días por año trabajado.
  9. Se implementaría una reforma estructural del modelo de pensiones a un sistema mixto.

 

Revisa esta información y elige a conciencia. Si tienes dudas sobre cómo estas propuestas pueden afectar a tu empresa o a tí como autónomo o persona física no dudes en buscar una asesoría profesional.

Cuando hablamos de asesoría jurídica nos referimos a una guía especializada en materia de desarrollo de asuntos relacionados con la aplicación de normas, reglas y/o leyes que le conciernen al cliente, siendo éste una persona natural o una compañía. Naturalmente, el objetivo principal de una firma de asesoría jurídica yace en la resolución de situaciones complejas a nivel legal que puedan dificultar el día a día del cliente, donde sea necesario comprender la subordinación y dependencia de algunas leyes sobre otras y que puedan perjudicar o beneficiar el proceso las empresas.

Teniendo esto en cuenta, la importancia de una conveniente asesoría jurídica en Madrid, si perteneces a esta comunidad autónoma, como en el resto de España, se enfoca en esclarecer el confuso mundo de la normativa aplicada a la sociedad civil, y orientar a través de éste para que toda su operación se encuentre bajo el marco legal. Es decir, entre los servicios básicos de una asesoría jurídica podemos encontrar:

  • Asistencia especializada aplicada en cualquiera de las tres ramas del Derecho.
  • Confección de dictámenes.
  • Representación letrada (realización de presentación cargos y derechos en pro de una defensa limpia (en cualquier caso).
  • Elaboración de actas legales de toda índole.

Esto, además, se extiende en el caso de clientes societarios, donde la especialidad del asesor debe ser un experto economista que, como es apenas obvio, cuente con total dominio de temas sobre las leyes que rigen la economía y las sociedades, además del Derecho Internacional Público, y cuyos conocimientos deben abarcar, pues, la normatividad tributaria, contabilidad y finanzas, entre otras.

 

¿Cómo te puede ayudar una asesoría jurídica?

 

En este orden de ideas, cabe decir que las responsabilidades de una firma que preste servicios de asesoría jurídica, son:

  • Orientar la correcta creación, administración y disolución de sociedades mercantiles y civiles.
  • Defender los intereses del cliente (persona física o jurídica) frente a los distintos procedimientos judiciales.
  • Identificar y resolver inconvenientes legales que afecten el bienestar del cliente a corto o largo plazo en actas, contratos, convenios o normas.
  • Emitir periódicamente informes sobre el estado legal de la organización.
  • Guía administrativa y fiscal frente a las obligaciones con las autoridades en participación con otras áreas.
  • Comunicar la existencia y administración de los derechos de la propiedad intelectual y material.
  • Aconsejar en negociaciones laborales.
  • Intervenir en asuntos de derecho empresarial.

La asesoría jurídica mantiene a tu empresa bajo las obligaciones del marco legal, pero ¿por qué es importante?

Para nadie es un secreto que existe una constante actualización de las normativas que regulan el entorno empresarial y comercial, pero tal es el espectro al que nos referimos que muchos empresarios desconocen las leyes vigentes que pueden afectar el funcionamiento de su compañía, y donde el apoyo de un experto resulta fundamental.

Pues, por ejemplo, en la actualidad podemos hablar de las reglas que protegen la información de los usuarios europeos en internet, cuya información debe ser manejada con destreza por una firma de asesoría jurídica con el fin de crear y actualizar complejos textos legales, así como introducir cambios al contacto sin ir en contra de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD).

 

Te puede interesar: La importancia de tener mi asesoría en Madrid

 

En conclusión, una empresa que cuenta con el apoyo de una asesoría jurídica profesional no solo se mantendrá completamente actualizada en materia de regulaciones legales, sino que también podrá aprovechar tal ventaja de modo estratégico para aplicar planes de acción en búsqueda del desarrollo y la expansión inteligente de la marca.

Sumado a ello, una buena firma de asesoría fiscal, que preste otros servicios además de la asesoría jurídica, nos será de gran ayuda.  Un partner que nos acompañe en el asesoramiento integral de todo lo que debemos saber alrededor de las distintas normativas nos será de gran utilidad, y nos evitará dolores de cabeza y algo más…..

Naturalmente, toda compañía debe cumplir con una serie de obligaciones fiscales, laborales, contables y jurídicas para mantenerse bajo el marco legal puntual del país donde ésta opera, de modo que no caiga en complicaciones judiciales. No obstante, es innegable lo intrincada que puede llegar a ser la red normativa internacional y nacional que afectan el funcionamiento de las compañías. Claro está que, si éstas cumplen puntual y adecuadamente, no solo se mantendrán libres de traspiés sino que gozarán de beneficios frente a la competencia.

 

Te puede interesar: ¿Qué beneficios me puede reportar un gestor fiscal?

 

Siendo conscientes del vertiginoso crecimiento empresarial del que la capital española ha sido testigo durante las últimas décadas, resulta apenas obvia la necesidad de contar con firmas especializadas en la asesoría y gestoría integral que toda compañía necesita para funcionar adecuadamente bajo las regulaciones del Estado en la mano.

Ahora, cabe mencionar que las mejores firmas de gestorías en Madrid ofrecen servicios que se extienden a las cuatro necesidades legales principales de toda compañía las cuales, anteriormente mencionadas, son fiscales, laborales, contables y jurídicas.

Para comprender cómo se puede beneficiar tu compañía gracias al soporte de un competente y experto equipo de asesores y gestores, a continuación, veremos las diferentes áreas de acción de dichas firmas para garantizar el buen desarrollo de la legalidad en las empresas.

 

Aspectos importantes de tener la gestoría en Madrid

 

Gestoría fiscal

Las compañías deben presentar informes periódicos sobre su estado financiero a organismos como Hacienda, así como el pago de impuestos y amortizaciones, altas y bajas, cálculos de cuotas, deducciones y aplicaciones contables, entre otras cosas.

Sin embargo, teniendo en cuenta la larga lista de obligaciones fiscales que una empresa debe de cumplir, no resulta extraño que muchos necesiten la asesoría de un experto para identificar tales condiciones legales, así como para llevar a cabo el cumplimiento de las mismas y, como es lógico, comunicarlas a los entes correspondientes (internos y externos).

Entre los servicios más destacados de una gestoría fiscal, podemos encontrar:

  • Estudio de nuevas oportunidades de negocio.
  • Planeación para reestructuraciones en pro de la optimización.
  • Actualización constante en materia de legislación que afecte a la empresa.
  • Representación legal frente a distintas entidades.

Gestoría laboral

Por otro lado, las empresas no solo deben cumplir con obligaciones externas, sino que también tienen la obligación de mantenerse en regla con todos los asuntos referentes a sus empleados y la manera en que se opera internamente.

Es decir, es recomendable que cualquier organización establecida, nueva y en crecimiento, debe cumplir con un gestor laboral que asesore y lleve a cabo tareas como la confección de contratos, cumplimiento con los seguros sociales, salarios, jubilación o partes de baja, entre otras.

Una firma de gestoría en Madrid debe garantizar, pues, que entre su equipo se encuentren economistas y abogados laboralistas capaces de:

  • Llevar a cabo el cumplimiento de tareas burocráticas.
  • Reducir los gastos de la empresa para ajustarse a las necesidades la misma y, así, incrementar los beneficios.
  • Hacer cumplir por ambas partes (empleado y empleador) las leyes de relación laboral.
  • Tramitar seguros sociales, nóminas y demás transacciones competentes de la empresa.

 

Gestoría contable

La gestoría contable, como su nombre lo indica, consiste en la creación y revisión constante de libros contables, así como la optimización de recursos financieros, identificación de posibles pérdidas o errores, así como la comunicación de planes en pro de un crecimiento económico inteligente.

A su vez, la gestoría contable se encarga de la facturación anual y la preparación de cuentas, así como de la representación frente a entidades financieras como bancos, notarías, Registro de Propiedad y Mercantil, además de otros organismos públicos.

 

Gestoría jurídica

Finalmente, la gestoría jurídica se encargaría de la asesoría y estructuración de los elementos necesarios para que la compañía cumpla con sus obligaciones legales en todas las ramas de Derecho.

De modo que un experto en gestoría jurídica debe estar al tanto de las actualizaciones en cuanto a toda la normativa se refiere, así como la dependencia y subordinación de leyes, con el objetivo de prevenir movimientos nada convenientes para la empresa.

Por lo tanto, y a modo de conclusión, los gestores externos se han convertido en un soporte muy importante para pequeñas y medianas empresas, que obviamente no tienen la capacidad de tener dentro de su plantilla a profesionales que den a sus empresas soporte en materia laboral, jurídica, contable y laboral. Externalizar estos servicios se convierte en algo imprescindible, si es que queremos hacer las cosas bien en nuestras sociedades.

Interpretación y aplicación de leyes baja cumplimiento jurídico, suena complejo, ¿no es así? Sin embrago, este tipo de actividades hacen parte de las obligaciones propias de una asesoría jurídica. Presta atención, porque aquí te contaremos de qué se trata este procedimiento burocrático y legal.

Tener una empresa o cualquier forma de negocio, requiere obligatoriamente cumplir con normas y leyes que ayudan a mantener la transparencia y legitimación de las actividades organizacionales. Es por esta razón que se consideran las leyes, como la columna vertebral de la sociedad, pues de su cumplimiento eficaz depende el desarrollo colectivo, la justicia social y la entrega acorde de productos y servicios de calidad.

Hasta el momento el panorama pinta normal, el problema radica a la hora de implementar dichas normas al interior de las empresas, ya que muchas veces por falta de conocimiento e información, se puede llegar a caer en errores irreversibles y que, a la larga, pueden salir bastante caros. Para este tipo de situaciones existe la contratación de asesorías jurídicas en Madrid, veamos la razón:

Te puede interesar: Aspectos que debo conocer sobre la asesoría contable

¿Qué es una asesoría jurídica?

 

¿Qué es una asesoría jurídica?

En el marco nacional, se entiende como asesoría jurídica al procedimiento cuya finalidad se centra en ofrecer un acompañamiento, información y guía, en torno a la aplicación de normativas, leyes y reglamentos asociados al derecho y al espectro judicial; lo anterior permite la toma de decisiones íntegras, la aplicación correcta de los sistemas y de su seguimiento en las empresas, a fin de que se cumplan en su totalidad, las obligaciones descritas con anterioridad.

De este modo, el objetivo de cualquier tipo de asesoría de esta índole es simple: resolver todo tipo de dudas y asuntos en relación a la subordinación de leyes, así como la determinación de fórmulas jurídicas acordes a cada industria, actividad económica y profesional, tanto de personas físicas como jurídicas, pues:

  • El experto jurídico ofrece consejos y bases que permiten el entendimiento total tanto de la constitución, como de la disolución de sociedades corporativas.
  • Aconseja sobre la elección de procedimientos adecuados y benéficos para la empresa, al momento de realizar una ampliación de capital.
  • Ofrece asesoría profesional en protocolos de compraventa de participaciones y acciones.
  • Ayuda a la gestión y contratación empresarial.
  • Ayuda al entendimiento de las normas, incluyendo las de jurisdicción extranjera, ya sea para entrar en el comercio exterior o para la ejecución de transacciones e intercambios internacionales.
  • Establece un acompañamiento en los procesos de organización y reestructuración empresarial.

¿Por qué acudir a un asesor jurídico?

Como lo hemos podido ver con anterioridad, las leyes y el marco normativo establecen las pautas que toda empresa debe seguir a fin de continuar con un desarrollo desde la legalidad; sin embrago, poder llevarlo a cabalidad, no es una tarea del todo sencilla.

Hay que tener en cuenta que de manera periódica, las normas se actualizan, desistiendo de la aplicación de algunas y trayendo otras nuevas a la mesa, es aquí donde un experto puede ayudarte a ampliar la posibilidad de ver las normas con mayor claridad, dándote bases para aplicar las que mejor te convengan según tu área de trabajo, proyección económica y obligaciones fiscales, lo que te permitirá tomar decisiones eficientes y efectivas para el tipo de actividad burocrática, judicial y administrativa que deseas llevar cabo.

El papel del asesor jurídico es de este modo, uno de los más importantes para las empresas. Su acompañamiento ayuda a evitar complicaciones legales a futuro, mantienen al día las políticas organizacionales en pro de la vanguardia legal nacional, solventa las dudas emergentes frente a procedimientos de carácter legal, interviene en la complejidad de las relaciones mercantiles, el ordenamiento cambiante de las interacciones empresariales y el planteamiento de las estrategias institucionales.

Te puede interesar: ¿Qué beneficios puedo obtener de una asesoría fiscal?

Por las razones anteriores, te invitamos a hacer una revisión a las formas en las que tu empresa se está enfrentando a los retos judiciales y normativos, de igual modo revisa los puntos de control jurídico y, de ser necesario, busca la posibilidad de implementar en tus procesos el acompañamiento y la asesoría jurídica de un experto.

Recuerda, el éxito se consigue con buena información, constancia y la compañía y guía profesional; porque todo lo relacionado al espectro jurídico, tiende a tener un alto grado de complejidad.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua, RAE, tiene tres acepciones para la palabra gestionar. La primera de ellas está referida a “Llevar adelante una iniciativa o un proyecto“; la segunda está orientada a: “Manejar o conducir una situación problemática” y, la tercera, a “Ocuparse de la administración, organización y funcionamiento de una empresa, actividad económica u organismo” y de esto se encarga una gestoría.

Mejor administración

Las empresas, corporaciones y autónomos en el libre ejercicio de su profesión, necesitan de gestores que les eviten pérdidas en el manejo de sus recursos, en el pago de sus impuestos, en las relaciones laborales y en la aplicación de leyes fiscales. Para ello debe conocer la idoneidad de estos expertos, la experiencia adquirida, bien como individuos o como parte de empresas dedicadas a estos manejos.

Múltiples funciones

Una gestoría se encarga, en primer lugar, de tramitar todo lo relacionado con la constitución de una empresa. Debe conocer y manejar la adquisición y presentación de los documentos para formarla, generar los pagos correspondientes y la vigilancia de la secuencia necesaria en estos casos.

Su papel también se enmarca en todo lo relacionado con el manejo de la contabilidad, la emisión y seguimiento de ingresos y las salidas de recursos. Para ello debe estar capacitada en la organización de sistemas adaptados a los requerimientos legales señalados por los organismos públicos, tanto nacionales como provinciales.

 

¿Qué valor añadido me ofrece una gestoría en Madrid?

 

Pagos de impuestos

De igual forma, un gestor debe encargarse del pago de impuestos y otros trámites tributarios. Para ello las personas que realicen esta labor deben estar debidamente capacitadas y formadas para presentarle al cliente toda una gama de opciones que lo lleven a ajustarse a lo estipulado en las leyes, eso sí, siempre procurando que esa adaptación sea lo menos gravosa posible.

Manejo del personal

El elenco de sus atribuciones no queda ahí. También en las gestorías se tramita lo relacionado con la contratación del personal, sus relaciones de trabajo, beneficios y términos sobre los cuales se realizarán las labores estipuladas por la empresa, pago de sueldos y salarios, y todo lo relacionado con las relaciones entre el trabajador y la empresa.

Los contratos de autónomos, los términos de los pagos por sus servicios, las formas de entrega de sus trabajos y todos los demás procedimientos relacionados con estos profesionales también requiere de gestorías.

Ante organismos púbicos

Como estas empresas deben estar capacitadas desde el punto de vista legal para atender a sus clientes en estos requerimientos, el papel de la gestoría incluye la representación de la empresa ante los organismos de la administración pública, bien sea de tipo central, provincial o municipal.

Ayudas y donaciones

De igual forma debe atender a la empresa en todo lo relacionado con las donaciones, patrocinios, subvenciones y ayudas canalizadas hacia instituciones públicas, privadas o hacia particulares o comunitarias.

Como conclusión,  sería muy conveniente la contratación de una gestoría en Madrid, si es en esta comunidad donde reside tu sociedad. Aunque hoy en día las comunicaciones online son muy frecuentes no dejan de tener su importancia las reuniones presenciales para tratar de vislumbrar las mejores opciones en la política de gestión de la propia empresa. Estamos hablando de la parte más vital de una sociedad. Se puede tener una facturación que nos llene de satisfacción y cubra todas nuestras expectativas, pero si todo ello no lo tenemos bien gestionado el desenlace podría ser muy desagradable. Y en este aspecto la labor de una gestoría que nos dé soporte y conocimientos es absolutamente primordial. No lo dudes.

 

 

La diversidad de leyes internacionales, nacionales, provinciales y municipales, y lo engorroso de los procesos administrativos y legales, hacen tan complejo el mundo de las finanzas que una empresa no puede darse el lujo de obviar la contratación de profesionales en este campo para cumplir con todos los requerimientos. Lo trascendente de tener una asesoría en Madrid  no la da el hecho de ser la capital de España, sino la importancia de tener a nuestros asesores muy cerca para probables reuniones presenciales que entendamos importantes de cara a la buena gestión de nuestra sociedad.

 

La importancia de tener mi asesoría en Madrid

 

¿Necesito un asesor fiscal?

Si nuestra empresa tiene relaciones comerciales fuera de nuestro territorio, bien de la Unión Europea o bien de fuera de este entorno, estaremos bajo normativas fiscales que pueden ser muy distintas dependiendo del país en cuestión. Las normas fiscales varían dependiendo del territorio en el que estemos, independientemente de que la Unión Europea marque determinadas reglas comunes a sus miembros.

El pago de impuestos

Lo normal es que, si trabajamos como autónomos o gestionamos alguna empresa, en tiempos de declaraciones de impuestos se nos forman cuellos de botella en los que necesitamos de unos profesionales que nos den la pertinente asesoría para una consecución de los procesos tributarios. Puede ocurrirnos que si no echamos mano de estos profesionales estas declaraciones de impuestos pueden acabar teniendo algún tipo de error. Y no hay algo más gravoso para una empresa que errar una declaración de impuestos que nos lleve a una inspección por parte de la Agencia Tributaria, con lo que esto supone.

Inversiones

Cuando se desea incrementar la producción o mejorar la productividad de una empresa, también es muy conveniente escuchar las sugerencias de profesionales con experiencia que hayan analizado situaciones similares y tengan los conocimientos en la práctica necesarios para poder invertir. En esos conocimientos pueden llegar a detectarse precios asequibles y convenientes, ofertas de financiación, mejor tecnología, costos de transporte, tiempos de entrega, personal especializado para la instalación y todos los detalles que solo los asesores experimentados pueden aportar en momentos determinados. Todo esto, ligado al pago de aranceles nacionales o internacionales, debe estar en manos de un asesor fiscal.

Todo esto nos lleva a la conclusión que un asesor fiscal es necesario en todos los aspectos de la creación, desarrollo y funcionamiento de una empresa, bien sea de propiedad múltiple o la gestión de un autónomo en su campo profesional. Las asesorías nos aportarán las soluciones necesarias para una gestión adecuada de nuestras cuentas.

Personal cualificado

Pero se requiere más que eso. Las empresas y personas encargadas de estas actividades deben contar con el aval de organizaciones de prestigio, tales como la Asociación Española de Asesores Financieros y Tributarios, cuya normativa garantiza el profesionalismo de sus integrantes, tanto como individuos, como por empresa prestadora de este tipo de servicio.

En definitiva, estar en buenas manos a la hora de desarrollar las cuentas de nuestra sociedad no es que sea importante, es esencial. Contar con una buena asesoría nos saldrá francamente barato por lo que nos jugamos.

Después de que el Tribunal Supremo de Justicia comunicara que las prestaciones por maternidad de la seguridad social, que perciben las mujeres trabajadoras durante la baja de 16 semanas tras el nacimiento de su bebé, están exentas del  Impuesto sobre las Renta de las Personas Físicas (IRPF), muchos padres podrán recuperar entre 1.000 y 2.600 euros por hijo si lo reclaman ante Hacienda.

Todos los contribuyentes que incluyeron la prestación por maternidad en su declaración y que pagaron más o, les salió a devolver menos, pueden reclamar la devolución.

Hay que tener en cuenta que puedes solicitar la devolución del IRPF de la prestación por maternidad si cobraste el subsidio entre el 1/01/2014 y el 31/12/2017. Si percibiste el subsidio antes del 2014 ya ha prescrito y no puedes reclamar la devolución.

Solicitud de la devolución del IRPF por maternidad

Tienes que solicitar la devolución del IRPF antes de que pasen 4 años desde:

  • El día siguiente a la finalización del plazo de presentación de la declaración cuya rectificación se pretende, o
  • El día siguiente a la presentación de la declaración, si se presentó fuera de plazo
  • Debes solicitar la rectificación de tu declaración de renta que incluya la prestación por maternidad. Pedirás:
  • La devolución de los ingresos indebidos (lo que has pagado de más o te han devuelto de menos)
  • Los intereses de demora correspondientes

Puedes hacerlo en las Administraciones de Hacienda o a través de su sede electrónica.

Recomendaciones para la devolución del IRPF por maternidad

1. Si tu bebé nació en el último trimestre del año, es posible que cobraras la prestación en dos ejercicios distintos, por lo que deberás solicitar la rectificación de ambas declaraciones.

2. Como la rectificación paraliza el cómputo de la prescripción y va a suponer una revisión de tu declaración, asegúrate de haber declarado bien para evitar que salgas perjudicada.

3. Si solicitaste la rectificación de tu declaración de IRPF y Hacienda te la denegó, si no seguiste recurriendo, no puedes volver a instar la rectificación. Si recurriste y el procedimiento sigue abierto, obtendrás la devolución de los ingresos indebidos y los intereses de demora correspondientes.

Si te interesa mantenerte informado de las novedades fiscales, laborales, contables y jurídicas para empresas, pymes autónomos puedes seguir nuestros consejos y noticias