Existen diferentes formas jurídicas bajo las que crear una empresa. Pero constituir una sociedad limitada es una de las mejores si eres un pequeño o mediano empresario. Vamos a explicarte los pasos, rápidos y sencillos, que debes seguir para hacerlo.

¿Cómo crear una sociedad limitada? Pasos para hacerlo

Crear una sociedad de tipo limitado exige varios trámites indispensables, jurídicos y fiscales. Vamos a mostrártelos.

1.- Registrar el nombre de tu empresa

Lo primero que debes hacer es registrar el nombre de tu sociedad. Para ello, tienes que dirigirte al Registro Mercantil Central y solicitar un certificado negativo de denominación social. Este documento acredita que no existe otra sociedad con el mismo nombre.

Una vez te hayan dado el certificado, tu denominación quedará reservada para ti durante un plazo de seis meses, aunque solo dispondrás de tres para registrarlo ante notario.

2.- Abrir una cuenta de banco a nombre de la sociedad

A continuación, debes abrir una cuenta bancaria a nombre de la sociedad e ingresar en ella los 3000 euros que constituyen el capital social mínimo. El banco te emitirá un certificado necesario para constituir la entidad ante notario.

3.- Redactar los estatutos sociales

Damos este nombre al conjunto de normas que van a regir el funcionamiento de tu sociedad. Actualmente, puedes utilizar la fórmula simplificada, pero ten en cuenta que deben figurar en ellos los siguientes datos:

  • La denominación «sociedad de responsabilidad limitada».
  • El objeto social.
  • El domicilio social.
  • El capital social y las participaciones de cada socio.
  • El sistema de administración.
  • La fecha anual de cierre de cada ejercicio.

4.- La escritura pública de constitución

Esta se firma ante notario por parte de todos los socios. Por ello, hay que pagar una cantidad que suele ser un porcentaje sobre el capital social escriturado.

Para cumplimentar este trámite, además, tienes que presentar varios documentos. Entre ellos, los estatutos sociales, el certificado negativo del registro mercantil, la certificación del banco de la aportación del capital social y el documento de identidad de cada socio.

5.- Trámites en la Agencia Tributaria

Una vez has dado todos los pasos anteriores, te llega el turno de realizar varias gestiones con Hacienda. Una es solicitar el CIF provisional de la sociedad. Tienes que presentar el modelo 036 y fotocopias del DNI y de la escritura de constitución.

Por su parte, otro trámite es el alta en el impuesto de actividades económicas (IAE). Para hacerlo, si tu cifra de negocio es inferior a un millón de euros, basta con que presentes el modelo 036 o declaración censal donde consignarás los epígrafes de tu actividad. Justamente esta presentación es una tercera gestión.

6.- Inscripción en el Registro Mercantil de la sociedad

El siguiente paso es inscribir la nueva sociedad en el Registro Mercantil de tu provincia en un plazo dos meses de plazo desde la escritura de constitución.

Además de esta, debes aportar el certificado negativo de denominación social, la copia del CIF provisional y el alta en el IAE.

7.- Obtención del CIF definitivo

Por último, una vez realizados todos los pasos anteriores, debes volver a Hacienda para cambiar tu CIF provisional por el definitivo. Tu sociedad limitada ya es efectiva.

En conclusión, crear una sociedad limitada no es difícil. Sin embargo, la forma más rápida de hacerlo es ponerte en manos de profesionales jurídicos que te asesoren y se encarguen de agilizar los trámites.

A nadie le amarga un dulce y heredar puede endulzar cualquier mal momento, pero ¿cuánto cuesta heredar?, ¿qué es lo que hay que pagar si alguien se ha acordado de nosotros en su testamento? No te pierdas las claves de un asunto que ya te avanzamos peliagudo. Prueba de ello es que, según el lugar donde heredes, los impuestos de una herencia serán más o menos caros.

Los impuestos a tener en cuenta si has heredado

Se abre un testamento y sorpresa: hemos heredado. Se da el pistoletazo de salida a numerosas consultas, dudas e incertidumbres por parte de los herederos, algo que en nuestra asesoría juridica de Madrid sabemos muy bien. Recuerda que no solo se heredan bienes o inmuebles. En ocasiones, esas herencias están envenenadas y vienen con cargas o deudas. Atento a todo lo que hay que tener en cuenta.

1. Los impuestos dependerán del lugar donde heredes

No es lo mismo heredar una finca en Valencia que un inmueble en Andalucía. Los gravámenes son distintos según la comunidad autónoma en la que residas. Así es que tienes que cruzar los dedos para que tu testatario te legue un patrimonio sujeto a impuestos relativamente baratos. En este sentido, es importante que sepas que lo importante es el lugar donde residía quien lega.

En la actualidad, la Comunidad Valenciana, Cataluña y Baleares son las regiones con el impuesto más alto. Por contra, Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Galicia y el País Vasco son las comunidades autónomas donde resulta más beneficioso heredar.

2. El impuesto de sucesiones es progresivo

¿Esto que quiere decir? Pues que, cuanto más heredes, más vas a pagar, siendo el gravamen general un tipo que oscila en una horquilla del 7,65 % al 34 %. Sobre estos gravámenes generales luego se aplican las bonificaciones que cada comunidad autónoma tiene y que, en definitiva, son las causantes de las diferencias en el coste de las herencias.

El cálculo del impuesto de sucesión y la aplicación de las deducciones y de las bonificaciones son dos asuntos bastante complejos. Por este motivo, se suelen dejar en manos de profesionales expertos en esta labor. Ellos se encargarán de calcular, según las tablas, cuál es el coste total de heredar en cada caso.

3. La plusvalía, otro de los pagos que se deben valorar

Además del famoso impuesto de sucesiones (del que tanto hemos escuchado aunque no hayamos heredado jamás), no te puedes olvidar de la plusvalía si lo que vas a recibir es un inmueble. En este caso, su cuantía depende de cada ayuntamiento y puede que su importe sea aún mayor que el correspondiente al impuesto de sucesiones.

La plusvalía es el nombre que recibe el impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana. Se trata de un gravamen o tipo que se ha de pagar cuando se vende, se dona o se hereda un inmueble de esta naturaleza. Aunque, por lo general, lo abona el vendedor en una transacción de compraventa, en el caso de las herencias, como es lógico, son los herederos los encargados de pagar esta cantidad.

Llegados hasta aquí, hay dos cosas claras: que heredar cuesta dinero y que ese coste depende del territorio en el que estaba empadronado quien nos lega. Por otro lado, también hemos de valorar las bonificaciones y si perteneces a un grupo o a otro de los contemplados en dichas deducciones. Por último, recuerda que, si la herencia no compensa, tienes la posibilidad de renunciar a ese legado. En este caso, el nombre técnico de ese acto es la repudia.

También te va a interesar:  Embargo de nómina: causas por las que se producen

Un divorcio suele ser un hecho angustioso para la pareja que se rompe. Además de los daños desde el punto de vista emocional, pueden aparecer otros problemas si la ruptura no se gestiona bien. Es conveniente que tengas algunos conceptos claros al respecto por si algún día te ves envuelto en una situación de este tipo.

Tipología del divorcio en el derecho español

Podemos encontrarnos con dos tipos de divorcio: el divorcio amistoso y el contencioso. En el primer caso, los dos cónyuges llegan a un acuerdo. Esta conformidad deberá constar en el convenio regulador donde se estipulen todos los pormenores y las repercusiones que traerá consigo el divorcio. En este convenio se regularán, entre otras cuestiones, la partición de los bienes y todo lo referente a la situación de los hijos, en caso de que los hubiera.

Una particularidad de esta clase, es que tiene que haber transcurrido un período mínimo de 3 meses desde que se formalizó el matrimonio. La solicitud habrá de hacerse al juzgado correspondiente, y el inicio del procedimiento tiene lugar con la interposición de la demanda por las dos partes. Al producirse un acuerdo, no es necesario que el juez dicte sentencia. Este procedimiento tiene como ventajas la rapidez y que resulta bastante económico.

Por otra parte, tenemos el divorcio contencioso. En este caso, uno de los cónyuges lo solicita sin haberlo consensuado con la otra parte. Estamos, por lo tanto, ante una decisión unilateral, frente al caso anterior, en el que la decisión tomada era bilateral. En esta ocasión no va a haber ningún tipo de convenio regulador. Ahora será el juez quien disponga las condiciones resultantes del proceso.

Como ya se ha señalado, el procedimiento comienza con la interposición de la demanda por una de las partes, a la que debe añadir una serie de documentos acreditativos de la situación económica en la que se encuentra el matrimonio, así como un certificado relativo al nacimiento de los hijos, si los hubiera. Posteriormente, la parte contraria contestará a la demanda, y tras esa contestación, ambas partes serán citadas por el juez para llevar a cabo el análisis de pruebas que hubieran presentado los dos cónyuges. Tras esta fase, denominada vista, el juez dictará sentencia en la que se especificará la situación en la que quedan los hijos, quien se queda con la vivienda o las cuantías de las posibles pensiones. Este segundo tipo es más costoso y más largo que el anterior.

Qué hacer para que el divorcio acabe de la manera menos traumática

Posiblemente sea arriesgado hablar de desuniones con final feliz, pero al menos, sí pueden acabar de la mejor manera posible y en unas circunstancias que sean satisfactorias para todas las partes. En primer lugar, es muy importante acudir a un abogado que sea especialista en esta materia y, a ser posible, que tenga una dilatada experiencia. En caso de que los hijos sean menores, se citará al Ministerio Fiscal, que plasmará en un informe si el convenio regulador acordado por los cónyuges protege correctamente el interés de los menores.

Por supuesto, la actitud de los dos cónyuges es importante. El acuerdo mutuo es la situación ideal para estos casos, y es a lo que han de aspirar ambas partes, en especial si hay hijos de por medio. Un divorcio que se haya gestionado mal puede ocasionar perjuicios importantes a los hijos desde el punto de vista psicológico propiciar la aparición de problemas de adaptación. Cuando uno de los cónyuges hable del otro delante de los hijos, siempre ha de hacerlo con el máximo respeto. Las dos partes deben concienciarse de que es posible mantener una buena relación tras la ruptura.

También te va a interesar: ¿Necesitamos asesoría para redactar un testamento?, circunstancias y casos

Proteger el patrimonio familiar y asegurar que pase a tus hijos o familiares es fundamental. Por ello, es importante acudir a una asesoría para redactar un testamento con un experto colegiado. Aportará tranquilidad, ya que el destino de tus bienes ya estará atado en el caso de que te pueda suceder cualquier cosa. Sin embargo, es una operación sencilla si acudes a las personas adecuadas, y en menos de una semana puedes tenerlo listo.

La importancia de hacer un testamento

Existen muchas circunstancias y casos en los que puedes necesitar de una asesoría especializada a la hora de redactar tu testamento, ya sea por motivos operacionales o fiscales. Las más destacadas son las siguientes:

  • Analizar tus circunstancias familiares y particulares, el tipo de patrimonio del que dispones, el tamaño de tu herencia o el número de herederos. Con estos datos, el experto podrá explicarte cuál es el mejor tipo de testamento para ti.
  • Conocer el proceso desde que se firma el testamento hasta que se hace la entrega efectiva de los bienes a tus herederos. En este camino, puedes elegir entre guardar tú el testamento, entregarlo a alguien de confianza o dejarlo ante el notario.
  • El impuesto de sucesiones es otro de los motivos principales por el que puedes acudir a una asesoría especializada. El tipo al que tributará dependerá de si haces una donación o es una sucesión. El asesor te recomendará qué es lo más beneficioso para ti y para los tuyos.
  • Conocer la legislación vigente y la importancia del testamento. En caso de no dejarlo, se buscaría a un heredero forzoso, y en caso de no haberlo, los bienes serían para el Estado.

Los tipos de testamento a tu disposición

Según el Consejo General del Notariado, existe la posibilidad de dejar lo que se conoce como testamento abierto u ológrafo. Sin embargo, también existe lo que se conoce como testamento cerrado. En función del tipo, puedes acudir a una asesor por las siguientes circunstancias:

  • El testamento ológrafo es uno de los más sencillos de llevar a cabo. Solo necesitarás papel, bolígrafo y escribir lo que quieras. Como ves, es un trámite rápido de finalizar, aunque también se puede perder o destruir muy fácilmente. Si el volumen de tu herencia es elevado, quizás no sea la opción más adecuada para ti. Solo un asesor puede orientarte.
  • Para el abierto, en cambio, será necesario la presencia de un notario. Sigue las instrucciones que le des, así como la minuta que le hayas entregado. Por ello, es fundamental que te puedas asesorar correctamente en algo tan importante como es la herencia que vas a dejar en los próximos años.
  • Finalmente, el testamento cerrado es absolutamente confidencial. De ahí que reciba este nombre. El notario solo dará fe de que ha recibido el pliego con tus últimas voluntades.

Evitar errores en la redacción

Por otro lado, el asesoramiento jurídico también es de vital importancia, ya que te evitará tener que lidiar con algunas de estas circunstancias:

  • Evitar problemas entre los herederos a la hora de repartir los bienes. Es importante que la redacción sea correcta, y que te puedas asesorar acerca de las repercusiones fiscales y civiles que tendrá tu decisión para tus descendientes.
  • En el caso de que tengas participaciones en sociedades, también deberás tomar en consideración los posibles pactos o protocolos familiares. Un asesoramiento adecuado es fundamental si hay acciones de por medio.

Como conclusión, asesorarte de forma correcta es la mejor forma de redactar el testamento de manera adecuada y evitar posibles disputas familiares. En BKF Asesores contamos con más de 25 años asesorando de forma jurídica a todos nuestros clientes para que puedan cumplir sus objetivos.

También te va a interesar:  Tipos de epígrafes de la seguridad social y sus correspondientes cotizaciones

¿Cómo puedo calcular mi pensión de jubilación? Seguro que más de una vez te has hecho esta pregunta, especialmente si ya llevas unos años de vida laboral. Te explicamos qué factores debes tener en cuenta para saberlo.

Conceptos para el cálculo de mi pensión

1. Tiempo de cotización

Lo primero que debes tener en cuenta es si empezaste a cotizar tarde en el sistema o has tenido lagunas en tus años de cotización. De ser así, puede que no cobres el 100 % de tu pensión por no haber alcanzado el período suficiente de cotización.

Cuanto más tiempo estés fuera del mercado laboral, ya sea por decisión propia o por haber estado en paro en diversas ocasiones, mayor será tu pérdida de ingresos cotizables.

2. Los cambios laborales

Si en nuestra vida laboral pasamos por una época de crisis, lo más probable es que acabemos perdiendo nuestro trabajo y reincorporándonos al mercado como autónomos o en un puesto inferior. Esto hace que el nivel de cotización cambie y disminuya. Si esto sucede en los últimos 25 años laborales, la situación todavía será peor.

3. Número de años cotizados

El número de años que debes cotizar a la Seguridad Social para tener derecho a una pensión es de 15, con los que conseguirás un 50 % de las cotizaciones. Para tener derecho al 100 %, necesitarás en la actualidad 37 años de cotización.

4. La base de cotización

Para conocer la base de cotización sobre la que se va a calcular tu jubilación, puedes acceder a tu informe del INSS o solicitar que se te envíe el documento por correo. Es fundamental para saber cuál será tu base reguladora.

5. Actualización de las bases de cotización con el IPC

Además de conocer las bases de cotización, es importante que actualices las más antiguas con el IPC, desde el mes 25 hacia atrás.

6. Suma de las bases

Una vez actualizadas las bases de cotización, es necesario sumarlas una a una para conocer cuál será tu pensión de jubilación.

7. La base reguladora

La suma de todas las bases de cotización de tu vida laboral se divide entre 336 para determinar la base reguladora de tu pensión.

8. El porcentaje aplicable

Este es otro factor clave para conocer tu futura pensión de jubilación. Ten en cuenta que, si no llegas a los 35 años de cotización (que serán 37 en el 2027) necesarios para cobrar el 100 % de tu pensión, la ley establece un sistema de porcentajes en progresión por los meses trabajados que te dirá cuánto cobrarás.

9. Factor de sostenibilidad

A partir del 2019, la cuantía de las pensiones se ajusta con la aplicación del criterio de sostenibilidad para asegurar la continuidad del sistema. Cuantos más años pasen, más evidente será la pérdida de ingresos que implique para las personas que vayan a jubilarse.

Perspectivas de futuro

Si acabas de leer todos estos conceptos económicos que van a determinar el cálculo de tu futura pensión de jubilación, probablemente te sientas un poco abrumado. La verdad es que toda esta información no tiene por qué afectarte de manera específica en tu caso, por lo que no tienes que alarmarte a priori. Lo más recomendable es que tengas en cuenta todos estos factores y consultes con un experto sobre qué pueden representar para ti. De esta manera, sabrás si necesitas tomar algún tipo de decisión que pueda ayudarte a mejorar tus ingresos como, por ejemplo, aumentar tu base de cotización.

Ahora que ya sabes qué conceptos influyen de manera directa en la prestación de jubilación, no tienes por qué preocuparte con preguntas parecidas a «¿cómo puedo calcular las pensiones?». ¡Ya puedes hacerte una idea de tu futuro económico!

La seguridad jurídica es un aspecto a tener en cuenta desde que pensamos en constituir una empresa. Sin ir más lejos, abarca desde su constitución (y las formas societarias que mejor nos convienen) hasta el cese de la actividad. Por lo tanto, entender las claves de una asesoría jurídica es la obligación de todo administrador exitoso.

Amplitud de servicios

Una buena asesoría jurídica debe de ser capaz de prestar los suficientes servicios para atender nuestras preocupaciones del momento. Por lo general, es más que suficiente contar con:

  • Asistencia y asesoría jurídica en cualquier rama del derecho: nunca sabemos cuándo vamos a tener un problema ni de qué tipo. Resulta ideal contar con un servicio jurídico versátil que pueda atender tanto problemas mercantiles como administrativos o civiles.
  • Elaboración de dictámentes: que no viene siendo otra cosa que la redacción de diagnósticos u opiniones que puedan ayudar a la empresa.
  • Representación letrada cuando fuera necesario: normalmente conlleva un gasto adicional, pero es importante contar con la tranquilidad de que, si llegara el caso, nuestro servicio jurídico pueda atender nuestro caso.
  • Elaboración de documentos jurídicos: es muy típica la redacción de documentos legales como la política de privacidad en nuestras páginas web o el tratamiento de protección de datos. Además, nunca sabemos cuando nos veremos obligados a enviar un burofax.

Un equipo con experiencia

Al igual que sucede en otros tipos de asesoría, contar con un equipo correctamente formado te dará ciertas garantías de éxito. Sin embargo, esto es algo que damos por supuesto y que va implícito en el servicio que adquirimos. Realmente, lo que da un valor añadido a la asesoría es la experiencia en los campos que queremos tratar.

La experiencia profesional nos dará una ventaja competitiva frente a otras asesorías que, pese a estar fuertemente formadas, no responden anticipadamente a los cambios legislativos.

asesoria juridica para una empresa

Calidad humana

Una buena atención al cliente nos aportará la tranquilidad que buscamos cuando necesitamos servicios de asesoría jurídica. Es importante que nos brinden un trato cercano y proactivo. Es decir, que nos contacten cuando sea necesario para tratar temas que nos beneficien o nos perjudiquen.

La sinceridad y la franqueza son difíciles de detectar en un primer momento, pero entrevistarte con la lista de asesorías que piensas contratar puede ser una buena solución para resolver estos problemas.

Relación calidad-precio

Por muchas claves de una buena asesoría jurídica que enumeremos, ninguna será tan buena y a la vez tan compleja como esta. Muchas veces somos reacios a contratar servicios de gestorías porque pensamos que podemos con todo. Seguramente así sea, pero se trata de priorizar y dedicar tiempo a aquello que haga crecer tu empresa.

Debes de prestar especial atención que los servicios que ofrece la empresa se adecúen al precio que te piden. Descuidar una de las dos variables significa dar la espalda a los intereses de tu empresa.

Son pocas las claves de una asesoría jurídica pero todas de gran importancia. No podemos bajar la guardia en una decisión tan importante para nuestra empresa. En consecuencia, te recomendamos estudiar el tipo de servicios que necesita tu negocio. Cuantos más, mejor, pero que estén especializados en el sector en el que te encuentres.

La formación la damos por sentada, pero la experiencia es una característica que no todas las asesoría tienen y que resulta muy beneficiosa para la eficiencia de sus servicios.

La cercanía, como no podía ser de otra forma, hará que te sientas cómodo y seguro en tus decisiones. Todo ello tendrá que estar acompañado de una buena relación calidad-precio que solo tú podrás valorar.

Los ERES después de un ERTE constituyen una figura muy común en la actualidad, en la que muchas personas con pequeñas, medianas y grandes empresas han tenido que recurrir a ellos para hacer frente a la situación generada por la Covid-19. Pero, ¿qué gastos genera?

 

Principales gastos de un ERE después del ERTE

Antes de explicar los principales costes que tiene un ERE, debemos aclararte la diferencia entre uno y otro. Básicamente, el ERTE conlleva la temporalidad del trabajador en su puesto de trabajo, mientras que en el ERE, la relación laboral finaliza. Esto lleva a muchas personas a preguntarse si después del ERTE pueden recibir un ERE, cuestión que trataremos a continuación.

Uno de los mejores consejos que podemos darte para que evites gastos judiciales es que negocies previamente el ERE con el trabajador. Más adelante, en las posibles reclamaciones, te contamos por qué.

Aunque la ley obliga a la continuidad del trabajo, no especifica que no se pueda convertir en ERE un ERTE, por lo que sí es algo que podría pasar. Igualmente, un hecho reciente a destacar es que el Ministerio de Trabajo ha comunicado que no se podrá alargar ningún ERTE más allá de octubre, lo cual generará que muchas empresas recurran al ERE.

 

1. La indemnización

La indemnización es el primero de los gastos que tendría que asumir tu empresa si hace un ERE después de un ERTE. La cuantía de la misma será, de acuerdo con la legislación laboral, de mínimo 20 días por cada año que el trabajador haya prestado servicios en tu empresa. No obstante, el límite se establece en doce mensualidades.

Además, ten en cuenta que el ERTE implicó para el trabajador una gran disminución de su salario. No obstante, a la hora de calcular la indemnización del ERE tras haber hecho un ERTE, no se tendrá en cuenta el salario de este último, sino el completo, es decir, el que el trabajador disfrutaba previamente al ERTE. Si tu empresa no pudiera hacer frente al gasto, el abono se realizaría por el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA).

 

2. El finiquito

Al ser un ERE una finalización de la relación laboral, conllevará el pago del finiquito al trabajador. El cálculo del finiquito, en el caso de que el trabajador tuviera un contrato fijo, dependerá de diversos factores. Entre ellos, los días del mes que el trabajador haya prestado sus servicios, la liquidación de las vacaciones que este no haya disfrutado y las pagas extras.

 

Coste ERE e indemnizaciones

 

3. Las posibles reclamaciones

Si el trabajador considera que como empresario no has hecho adecuadamente el proceso de ERE, es posible que establezca una reclamación judicial, por eso es mejor siempre acompañarse de asesores expertos. En el caso de que se ponga una reclamación contra tu empresa, es posible que te tengas que enfrentar a gastos judiciales o a algún tipo de responsabilidad civil.

La reclamación judicial y los gastos que conlleva es más común de lo que podrías llegar a pensar. Principalmente, porque los trabajadores muchas veces quieren negociar la indemnización. Esto se debe a que la indemnización del ERE, como te hemos mencionado, es de 20 días por año trabajado con un máximo de doce mensualidades.

No obstante, si judicialmente consiguen que se declare como despido improcedente, la indemnización será de 33 días por año trabajado, lo cual es mucho más beneficioso para el trabajador, pero supone más gastos.

Los ERES, después de que una empresa haya hecho un ERTE a sus trabajadores, generan muchas dudas, tanto a empresarios como a trabajadores. Especialmente, en el primer caso, suscita muchas preguntas en torno a sus costes.

 

También te va a interesar: Asesor fiscal, la figura más buscada por los grandes patrimonios

 

 

Determinadas circunstancias provocan crisis económicas. Y ello exige un esfuerzo por parte del mercado para adaptarse rápidamente a la nueva situación, reduciendo el perjudico económico. Cuando a los particulares se nos habla de la evolución del mercado puede sonarnos algo lejano, pero la realidad es que a todos nos afecta. Por estas razones, es imprescindible que cuentes con la ayuda de asesorías legales capaces de conseguir que los picos del mercado te afecten lo menos posible.

 

¿Por qué razones es tan importante el asesoramiento legal de los profesionales?

 

Hay que seguir haciendo frente al pago de impuestos

Como bien sabes, la economía debe paralizarse a la mínima expresión. Para ello, es necesario lograr que una crisis afecte al menor número de contribuyentes posible.

Sin perjuicio de lo anterior, existen ciertos beneficios fiscales. En función de las medidas que hayan sido plasmadas en la normativa, puedes pedir la suspensión de determinadas cuotas o ampliación de plazos. Eso sí, debes cumplir unos requisitos mínimos y presentar las solicitudes pertinentes dentro de los plazos establecidos.

 

Ayuda a los autónomos

Una crisis no afecta a todos los sectores profesionales de la misma forma. En el caso de los trabajadores independientes, estos efectos pueden verse algo más claros. El abogado o dentista, por poner dos ejemplos, que durante un periodo de tiempo no haya tenido actividad sufrirá un gran detrimento económico.

Pero las asesorías están para ayudar en este tipo de casos. Pueden lograr la condonación de ciertos pagos de cuota durante el lapso temporal de afectación. Así se minimiza el perjuicio económico al autónomo, que posteriormente podrá hacer frente a sus obligaciones fiscales.

 

También te va a interesar “Los impuestos en el 2020, tendencias en año de crisis”, para obtener una perspectiva del año fiscal.

 

El pago del IVA de las sociedades

Igual que sucede con los trabajadores autónomos, para las empresas existen igualmente ciertos beneficios a los que pueden acogerse. La declaración trimestral del IVA en aquellos meses en los que el rendimiento del trabajo ha sido escaso supone un aumento de las facturas. Dicho aumento deriva en una mayor contribución a través del impuesto de sociedades.

Los asesores fiscales están estudiando continuamente cómo interpretar la ley para hacer frente a situaciones excepciones. Serán estos profesionales los que estén capacitados para recomendarte la manera más aconsejable de actuar.

 

Asesoría en pago de impuestos e iva

 

Situaciones de impago por falta de medios

Sumando todo lo anterior, existen partes de un contrato que no han generado ingresos suficientes como para hacer frente a la obligación. Este tema requiere un análisis de mayor profundidad. La ley concede la posibilidad de retrasar el pago sin que se genere un quebranto de su contenido, intereses aparte.

 

Mayor pago del impuesto sobre la renta de las personas físicas

A nadie le resulta agradable tener que pagar más a las arcas del Estado si realmente no es una obligación. En el caso de los expedientes de regulación temporal de empleo puede darse una controversia singular. Cada caso deberá ser estudiado por un asesor profesional para valorar cuáles son las posibilidades que existen. No obstante, al recibir una ayuda por parte de la Administración General del Estado estás viendo aumentada tu base imponible. Lo que se traduce en un mayor ingreso en concepto de rentas del trabajo. Por tanto, en el ejercicio siguiente deberás asumir a un pago mayor en la declaración del IRPF.

La ley contiene muchas obligaciones para el contribuyente, pero también muchos derechos. Para saber cómo debes defender estos últimos, lo ideal es que acudas a una asesoría legal y solicites el asesoramiento de sus profesionales para que te guíen todo el proceso.

El impuesto de patrimonio es un tipo impositivo que siempre entra en los programas electorales de todos los partidos políticos, para aumentarlo, para rebajarlo e incluso para suprimirlo. La formación de un nuevo Gobierno está cerca tras las últimas noticias en este sentido.

 

Planes del nuevo Gobierno

 

El nuevo Gobierno tiene nuevos planes con respecto a este impuesto. A falta de conocer en qué se traducirá esta novedad, en líneas generales se prevé un aumento del 1 %, para patrimonios superiores a 10 millones de euros. Además, el Gobierno ya remitió en mayo del presente año a Bruselas, la actualización del Programa de Estabilidad Financiera. Con esta actualización el Gobierno ya informó a las autoridades europeas de su ruta en materia fiscal, incluyendo el citado aumento.

¿Qué te parecería este aumento? ¿Consideras justo o injusto que los grandes patrimonios contribuyan a una mayor recaudación para sostener los servicios públicos?

No obstante, vamos a anticiparnos a los hechos y te explicaremos una serie de fórmulas legales para evitar o reducir este impuesto.

 

También te va a interesar: ¿Por qué los autónomos necesitan un asesor fiscal?

 

Residencia habitual

Te puedes ahorrar unos cuantos miles de euros si fijas tu residencia habitual en el inmueble con mayor valor a efectos del impuesto que nos ocupa. La vivienda habitual está exenta, con un importe máximo de 300 000 €; esta cantidad se duplica si la vivienda es propiedad del matrimonio.

Hay que llevar mucho cuidado al hacer esta operación, ya que, a efectos fiscales una vivienda habitual será aquella en la que se resida de forma continuada durante 3 años.

 

Cambio de residencia

Seguramente te habrás planteado cambiar de comunidad autónoma, sobre todo a aquellas donde no se aplica este impuesto, como, por ejemplo, la Comunidad de Madrid.

Los cambios de residencia ficticios entre comunidades autónomas está siendo una realidad, sobre todo en los contribuyentes con rentas o patrimonios elevados. En este sentido, es necesario recordar lo que establece la ley, para que el cambio de residencia sea real:

 

  • a) Demostrar que se ha residido durante la mayor parte del año en el territorio y, además, que tenga su vivienda habitual en el mismo territorio.
  • b) Que se obtenga la mayor parte de las rentas en el correspondiente territorio.
  • c) Cuando no se pueda determinar la residencia, será la última que aparezca en la declaración del IRPF.

 

¿Crees que el sistema tributario debería ser igual en todo el territorio, para evitar este problema?

 

Impuesto de patrimonio, ¿y si nos afecta en la próxima legislatura?, ¿qué hacer?

 

Aportaciones a planes de pensiones

Los derechos consolidados en planes de pensiones están exentos del impuesto patrimonial. Dicho esto, podrás hacer aportaciones a planes de pensiones, no obstante, el ahorro será de muy poco importe, debido a los límites en estas aportaciones que se establecen en la normativa correspondiente.

 

Venta de acciones

Puedes reducir este impuesto si vendes acciones antes del 31 de diciembre. Ten en cuenta que las acciones se declararán por su valor medio en el cuarto trimestre del año. Si las acciones han perdido un valor considerable a finales de año, podrás venderlas y así declararlas por un valor inferior, es decir, solo declararás el importe resultante de la venta.

 

Afectar patrimonio inmobiliario a una actividad empresarial de arrendamiento de inmuebles

Si tienes arrendados diversos inmuebles con un valor elevado, podrás convertir dichos arrendamientos en una actividad empresarial, afectando los inmuebles a la misma; de esta forma quedarían exentos de abonar el impuesto.

La ley exige para esta situación tener a una persona contratada a jornada completa y que el titular de la actividad ejerza esta de forma directa, además debe constituir su principal fuente de renta.

Toma las decisiones que creas oportunas y evita que el previsible aumento de este impuesto te acabe afectando de manera negativa.

 

Cuando una empresa funciona bien es debido a que detrás de la misma no existe ningún problema relevante que lo impida. En este sentido, la asesoría legal juega un papel fundamental, pues sin el correcto asesoramiento jurídico, la misma empresa puede incurrir en graves problemas con los clientes, con los trabajadores e incluso con los proveedores.

 

Asesoramiento jurídico

 

¿Sabías que detrás de cualquier pequeña empresa (bar, peluquería, frutería…) siempre hay un asesoramiento legal en todos los sentidos?

Con un asesoramiento jurídico íntegro en tu empresa, podrás evitarte numerosos problemas. Nos gustaría explicarte cuáles son, ya que cuando una persona inicia una actividad empresarial determinada, es probable que no conozca todas las obligaciones a las que se tiene que enfrentar.

Por este motivo, te explicaremos cuáles son los problemas que te podrás evitar al tener un asesoramiento jurídico.

 

También te va a interesar: Diez buenos consejos para el asesoramiento de una empresa

 

Fiscalidad

No conocer las obligaciones tributarias que todos tenemos nos puede acarrear problemas graves y de gran relevancia económica, ante la administración tributaria. Los problemas de este desconocimiento pueden ser muy variados y numerosos:

 

  • a) Presentación de impuestos fuera de plazo.
  • b) No conocer las deducciones y exenciones fiscales que se pueden aplicar, con la consecuencia de desembolsar más dinero del que tendríamos que abonar.
  • c) Desconocer las sanciones y multas por incumplimiento de las obligaciones tributarias.
  • Queremos que sepas que en cualquier momento, la administración tributaria podrá realizar una inspección en tu negocio, para comprobar si las declaraciones se ajustan a la veracidad.

 

Administración

Como pyme o como particular, con toda probabilidad recibirás notificaciones por parte de cualquier administración (multas, resoluciones de todo tipo, comunicaciones, etc.).

La relación con la Administración es compleja, debido a los trámites a realizar, así como a los plazos a cumplir. Los problemas que tendremos al no contar con un asesoramiento legal pueden ser los siguientes:

1. No conocer los tipos de recursos administrativos que existen.

2. Desconocer la forma en la que se presentan y ante quién se presentan.

3. No presentar los recursos en el tiempo que marca la normativa y, en consecuencia, perder el derecho que tienes.

¿Sabías que las multas de tráfico se pueden recurrir?

 

¿Sabías que detrás de cualquier pequeña empresa (bar, peluquería, frutería...) siempre hay un asesoramiento legal en todos los sentidos?

 

Reclamaciones judiciales

Cuando decides iniciar una reclamación judicial en defensa de tus derechos e intereses, es muy importante que conozcas la materia en sí misma. De lo contrario, incurrirás en los siguientes problemas:

a) Desconocer la jurisdicción ante la que interponer la pretensión pertinente.

b) No saber con exactitud los plazos que establece la ley para iniciar determinadas reclamaciones.

c) Ignorar el proceso como tal.

Nos gustaría indicarte que una demanda, dependiendo de la pretensión, se tiene que presentar en una jurisdicción determinada. ¿Conoces los tipos de jurisdicciones existentes en nuestro ordenamiento jurídico?

 

Normativa

Para cualquier pyme es muy importante cumplir la normativa que atañe a la actividad empresarial. Para un comercio o negocio, las normas a cumplir son extensas y variadas. Es necesario conocerlas, de lo contrario, el incumplimiento de la normativa en una pequeña o mediana empresa puede acarrear los siguientes disgustos:

  • 1. Cierre de establecimiento comercial por incumplimiento de las normas sanitarias.
  • 2. Sanciones de gran cuantía económica por exceso de ruidos.
  • 3. Denuncias por incumplimiento en materia laboral de diversa índole.

 

¿Conoces la normativa municipal sobre niveles de ruido? Solo así, evitarás posibles inspecciones y multas.

Tanto si eres un particular como una pyme, el no contar con los conocimientos necesarios en materia legal, te puede acarrear serios problemas de muy diverso tipo, sobre todo legales y económicos. De ahí la importancia de contar con un asesoramiento jurídico completo.