Con la pandemia del coronavirus, si algo se echó en falta en muchas empresas, es la digitalización. Para que las organizaciones sean más competitivas y se adapten al mundo tecnológico, ha nacido el kit digital, una puesta por parte de la administración estatal en forma de ayudas que está siendo, de momento, muy valorada por diferentes sectores productivos. ¿Qué es, quién puede optar a él y cuáles son las ayudas para obtenerlo? ,con nuestra asesoría de empresas te aportamos más información.

Qué es el kit digital para autónomos

Este kit es una ayuda del Gobierno de España, el cual está destinado a la modernización tecnológica de las empresas, bien sea para adquirir herramientas o equipos informáticos. Las primeras ayudas se concedieron en abril de 2022 y, desde entonces, los profesionales por cuenta propia y pequeñas empresas pueden gastar el capital concedido en mejorar la tecnología de su empresa.

El kit digital para autónomos, por lo tanto, es una gran oportunidad para miles de profesionales y empresarios, los cuales dispondrán de un bono directo y unas tiendas adheridas en las que gastar el dinero. Como es lógico, no se pueden gastar en otros puntos ni tampoco en fines que no sean los estrictamente tecnológicos. Sin embargo, para acceder a él se deben cumplir algunos requisitos que, a continuación, te detallamos.

  • Estar dado de alta como trabajador por cuenta propia en el RETA, empresa pequeña o microempresa.
  • No contar con deudas con la Seguridad Social ni tampoco con Hacienda.
  • Certificar una antigüedad de, al menos, dos años.
  • Que la empresa, además, no esté declarada como empresa con problemas.
  • Tamaño de las empresas que puedan optar a las ayudas

Las ayudas se concederán, tras su solicitud, por tramos de empleados. En primer lugar, hay que tener en cuenta que el capital estará disponible durante seis meses desde que los fondos estén dispuestos a repartirse o hasta que se terminen dichos fondos. En una primera fase, podrán optar a las ayudas las compañías de entre 10 y 49 trabajadores, mientras que en una segunda serán las organizaciones con entre 3 y 9 empleados. Por último, en el tercer segmento o fase, podrán verse beneficiados las empresas con apenas 1 o 2 empleados.

Para solicitar estas cantidades, además de cumplir con los requisitos mencionados anteriormente, el profesional o empresario tendrá que cumplimentar la solicitud a través de Red.es, plataforma o sitio a la que se puede acceder gracias a Cl@ve PIN. Por supuesto, tus asesores de confianza te asesorarán y ayudarán respecto a la solicitud y otros temas relacionados para que puedas aprovechar al máximo estos bonos.

En qué se puede gastar el dinero de los bonos

Pero ¿en qué se podrá gastar el capital? En concreto, se establecen varias «categorías», con topes máximos de:

  • Mejora del sitio web y presencia en la red: tope de 2000 euros.
  • Bono destinado para la mejora del comercio electrónico: 2000 €.
  • Mejoras en las redes sociales de la empresa: inversión con un tope de 2500 €.
  • Factura electrónica: 1000 €.
  • Servicios relacionados con la oficina virtual: 12 000 €.
  • Servicios relacionados con la gestión de los clientes: 4000 €.
  • Servicios de gestión de procesos: 6000 €.
  • Mejoras en las comunicaciones de las empresas: 6000 €.
  • Inversiones en materia de ciberseguridad: 6000 €.
  • Analítica y business intelligence: 4000 €.

El kit digital para autónomos nace con el objetivo de incrementar la competitividad de las empresas, las cuales en muchas ocasiones ven limitado su crecimiento por no disponer de la tecnología adecuada en su actividad diaria. Por ello, estos bonos pueden ser una oportunidad histórica para tu actividad, la cual puede verse impulsada enormemente.

Las provisiones en empresas de externalización de personal consisten en diversas partidas que debes llevar a cabo para poder hacer frente a posibles incidencias. Están bien definidas por un artículo incluido en el contrato de servicios, o bien por una obligación pactada. A continuación, te contamos sus características más importantes en caso de despido.

1. Las claves para realizar una provisión para afrontar los despidos

Cada economista tiene una opinión distinta, e incluso se habla de porcentajes relacionados con los ingresos y con otros aspectos. Te recomendamos aplicar una fórmula más clara. Desde el primer día de trabajo de un profesional, debes crear una provisión que cubra 45 días de sueldo por año y por empleado.

Ingresa el dinero en un fondo de reserva, ya que tendrás que usarlo para despedir y también para reducir el coste de las pólizas de crédito a corto plazo. El dinero que tengas reservado te generará intereses que también podrás utilizar con la misma finalidad.

2. ¿Qué ley se aplica en lo relativo a una provisión en caso de despido de un trabajador?

La Ley del Impuesto sobre Sociedades. En su artículo 13.1 d) se reconoce que la empresa no podrá deducirse los gastos provocados por reestructuraciones, pero sí las referidas a la obligación legal o contractual, siempre que no sean tácitas.

3. ¿Es deducible una provisión para afrontar los riesgos de un despido?

No. La provisión de fondos que hayas realizado no responde, en este caso, a una obligación contractual o legal, sino a cubrir el riesgo futuro que provoca el despido de un empleado. Es decir, eres tú quien decide guardar una parte del dinero ganado por si se diera el despido. Al basarte en una expectativa, la ley no contempla que ese dinero sea considerado como gasto.

Lo que sí contempla la ley es que, aunque no sea un gasto deducible, sí se puede integrar el dinero en la base imponible del año en curso, siempre que se use para lo que se creó. Por lo tanto, solo podrás deducirte la provisión si durante el año se ha despedido a algún empleado.

La situación del mercado laboral exige que la flexibilidad también sea una característica de tu empresa. Los empleados pueden decidir buscar nuevos horizontes. La empresa tiene la opción de apostar por la renovación de su estructura en cualquier momento. Para ambas situaciones, disponer del dinero que afronte la nueva situación es indispensable.

4. ¿Quién tiene la obligación de realizar la provisión en caso de despido?

En ocasiones, hay algunas dudas respecto a quién debe efectuar la provisión de fondos por despido. Si se externaliza el servicio, ¿debe encargarse de guardar el dinero la empresa externa o aquella en la que trabaja el profesional?

Es esta última, ya que es en ella donde se desarrolla el trabajo correspondiente. La empresa externa se encarga de buscar a empleados y de su posible gestión, pero no tiene obligación legal de abonar las cantidades pactadas por despido. Tenlo en cuenta si has apostado por la externalización.

5. La importancia de una asesoría contable

Sin duda alguna, el contar con un servicio externo de asesoría contable te ahorrará muchísimo trabajo. Recuerda que, a la hora de efectuar las provisiones, puedes pecar por defecto o por exceso. En ambos casos estarías poniendo en riesgo la contabilidad de tu negocio.

De ti depende elegir la alternativa que prefieras para sanear la economía de tu negocio. Cualquier alteración en la economía o en tu cartera de clientes podría terminar provocando el cierre de tu empresa. A buen seguro, elegirás la alternativa adecuada para asegurar el futuro económico de tu proyecto empresarial.

¿Cuáles son los planes de Escrivá de cara a los próximos años para los autónomos societarios? Hablamos de una cuestión que tiene en vilo a muchos profesionales, quienes han tenido que pasarse a esta forma de cotizar debido a las dificultades de encontrar un empleo por cuenta ajena. De hecho, una vez que se ha pactado la reforma laboral y la primera fase de la reforma de pensiones, toca negociar un nuevo sistema de cotización por ingresos reales para el colectivo de autónomos.

Cambios en las cotizaciones de autónomos societarios

No debemos olvidar que el colectivo total de autónomos lo forman más de tres millones de personas, por lo que es un asunto bastante delicado, más si cabe después de la primera propuesta lanzada por José Luis Escrivá, Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Dicha idea no fue recibida de la mejor manera por el conjunto de los autónomos, más si cabe teniendo en cuenta que se trata de una vía de futuro para muchas personas.

Eso sí, cabe decir que este profesional es aquel autónomo que ha constituido una empresa o una sociedad mercantil. Por tanto, cuenta con un régimen jurídico distinto y unas características propias, incluyendo las diferentes cifras en cuanto a cotización, de ahí que el pago sea distinto.

En cualquier caso, este modelo incluye un cambio esencial, ya que los empleados por cuenta propia tendrán que dejar de elegir su base de cotización para hacerlo de acuerdo con los ingresos reales que declaren. En función de esta iniciativa, la Seguridad Social ha fijado 13 tramos de ingresos con una cuota mensual en función de cada escalón.

La cuota en 2022

En la actualidad, casi dos millones de personas cotizan por la base mínima y pasarán a pagar ocho euros más al mes (de 286,15 euros a 294 euros) mientras que la base máxima pasará de 1233,24 euros a 1266,66 euros.

Eso sí, para los societarios funciona de manera diferente y la subida será hasta los 377,87 euros. Por su parte, los tipos de cotización también ascienden, pasando del 30,3 % al 30,6 %, lo que repercutirá, en el plano de los societarios, en un aumento de la cuota anual de entre 44 y 149 euros.

Sin embargo, y continuando con la propuesta sobre la mesa, estos cambios no serían de cara al año 2023, sino que se implantarían de una forma progresiva hasta el año 2031. Una vez que lleguemos hasta dicha fecha, los citados 13 tramos de ingresos sí que se mantendrían en el sistema, salvo que hubiera otro cambio en adelante.

¿Cómo serían estos cambios?

Se trata de un sistema que irá aumentando las cuotas de autónomos en función de los ingresos que se tenga. No obstante, existen bonificaciones a las que podrás acogerte en los primeros meses, que sería una reducción del 80 % de las contingencias comunes teniendo en cuenta la base mínima de 1214,10 euros.

De este modo, los autónomos societarios verán incrementados los pagos a realizar de forma progresiva, al igual que el resto de autónomos. No obstante, al tener un régimen fiscal diferente, sus pagos serán incluso mayores, de ahí que este grupo no vea con buenos ojos la reforma propuesta por el ministro José Luis Escrivá.

Con todo, estos cambios muestran que hacerse autónomo sigue siendo una salida laboral, incluyendo los autónomos de tipo societario, pero debes estar atento a tus ingresos para poder ubicarte en uno de los tramos de cotización propuestos por el Gobierno. Estar informado se presenta como un hecho crucial, y más en época de cambios legislativos que puedan afectar a tu actividad como autónomo. Para ello, la ayuda de una asesoría contable puede ser lo más adecuado.

Los planes de pensiones y las deducciones previstas para 2021 han generado cierto nerviosismo entre los que han elegido esta opción. Respira hondo y cálmate, en este post te vamos a contar todas las novedades que necesitas saber.

¿Qué ha cambiado en 2021?

La Agencia Tributaria ha anunciado que las deducciones se reducen, por lo que deberás hacer más números que nunca para calcular lo que podrías ahorrarte al presentar tu declaración de la renta o acudir a una asesoría laboral en Madrid. En el siguiente listado te quedarán más claros los cambios que entran en vigor para el año que viene:

  • Reducción en el IRPF para los planes de pensiones de los que era titular tu cónyuge. Tenían un límite de aportación de 2500 euros anuales. Ahora será solo de 1000 euros.
  • La rebaja por aportaciones a tu plan de pensiones era en 2020 de hasta 8000 euros anuales o el 30 % de los rendimientos del trabajo. En 2021 llegará hasta los 2000 euros anuales (con el mismo porcentaje). Si es la empresa la que les paga un plan de pensiones a sus empleados, la horquilla alcanza los 10 000 euros anuales.
  • En 2020 podías aportar a tu plan de pensiones hasta 8000 euros. A partir de 2021, solo 2000.

Las personas con discapacidad

Estas personas también pueden disponer de su plan de pensiones. Sus aportaciones tendrán que cumplir con lo siguiente:

  • No exceder de un máximo de 24 250 euros anuales si el aporte lo realiza la persona discapacitada.
  • Mantener un límite de 10 000 euros en los ingresos efectuados por los familiares, el cónyuge o la persona que acoja o tutele a quien sufra la discapacidad.
  • No exceder de 24 250 euros sumando la cifra de las dos aportaciones anteriores.

La reducción se practica primero sobre la cifra que ingrese la persona discapacitada. Si esta cantidad no llega a los 24 250 euros, se siguen haciendo deducciones del resto de aportaciones. No olvides que las personas que aporten dinero pueden ser investigadas por Hacienda para que aclaren la procedencia del capital utilizado.

¿Qué sucede si tienes un plan de pensiones con el que mantienes un patrimonio?

En este caso, sigues beneficiándote de la deducción, pero sobre los 2000 euros anuales de aportación máxima. Es muy importante que tengas claro que esta reforma no conlleva ni la desaparición de los planes de pensiones ni la rentabilidad obtenida hasta la fecha.

También te va a interesar: reforma de las pensiones, claves de la misma

¿Cómo puedes ahorrar más?

Hasta el 31 de diciembre de 2020 puedes aportar 8000 euros, por lo que sería conveniente apostar por esta alternativa y disfrutar de la deducción correspondiente mientras sea posible.

Ten en cuenta que aportar más de lo permitido supone el pago de una sanción por el 50 % del importe elegido. Si se trata de ahorrar para tu futuro, esta no parece ser la alternativa más adecuada.

¿Qué van a hacer los bancos al respecto?

Es una incógnita. De hecho, la rentabilidad de los planes con interés fijo era mínima, por lo que la aportación de un máximo de 2000 euros anuales hará que esta opción no tarde en bajar. Por otra parte, el mercado podría abrirse y provocar que personas jóvenes comenzaran a contratar este servicio progresivamente si las condiciones son las más apropiadas para ello. El tiempo nos aclarará esta duda.

Por lo tanto, si disponemos de un plan de pensiones, no hemos de preocuparnos por nada. A partir de ahora, deberemos aportar solo 2000 euros y, según parece, trabajar hasta los 75 años.

 

La reforma de las pensiones aprobada en agosto conlleva  una serie de cambios que te afectan directamente. Los repasamos a continuación.

Una subida anual según la inflación

El uno de enero se actualizarán las pensiones teniendo en cuenta la inflación media anual del año anterior. Hasta ahora, lo habitual era compensar este dato cuando la inflación era superior al incremento aprobado. Si el IPC es negativo, algo extraño, las pensiones no subirán.

Una vez cada cinco años se analizarán las consecuencias de la revalorización. El objetivo es comprobar si los pensionistas pueden conservar su poder adquisitivo.

Perjuicios si apuestas por la jubilación anticipada

Comenzarán en 2024. Los coeficientes a valorar serán mensuales. Se beneficiarán las prejubilaciones que se lleven a cabo 13, 16 o 19 meses antes.

Las que se pretendan llevar a cabo 23 o 24 meses antes, y también las que se soliciten con uno, dos o tres meses de antelación, se verán perjudicadas. La reforma busca que trabajes hasta que tengas derecho a jubilarte y que retrases tu fecha de jubilación.

Si eres un trabajador que cobra más que lo estipulado para la pensión máxima, se te cambiará el sistema de coeficientes, que supone una reducción del 0,5 % por cada mes que adelantes tu jubilación.

Un cheque si retrasas tu jubilación

Si sigues trabajando a pesar de tener edad para jubilarte, se te premiará con un 4 % más de pensión por cada año completo. Podrás también recibir la diferencia en un cheque cuya cifra dependerá de los años que hayas cotizado. La cifra estará entre los 4 786 y los 12 060 euros.

Otros supuestos a tener en cuenta

Si te prejubilas por causas no imputables a tu persona, se te aplicarán los coeficientes reductores si cuando te prejubiles has cobrado el subsidio de desempleo durante el trimestre anterior.

Siempre que el resultado te beneficie, se usarán estos coeficientes que serán mensuales y no trimestrales (algo que afecta también al resto de trabajadores).

De prejubilarte por las características de tu trabajo, especialmente por peligrosidad o toxicidad, se valoraría tu caso y se te permitiría jubilarte 24 meses antes de la fecha que te corresponda.

El informe previo del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones confirma que estas pensiones se regularán de manera más detallada y siempre prestándoles atención a los factores que afecten a la integridad del trabajador.

La derogación de la reforma del 2013

El Partido Popular aprobó una reforma que debería haber entrado en vigor dentro de dos años. Se basaba en el recorte de la pensión dependiendo de la edad y salud de cada trabajador. El objetivo era preservar los fondos para la jubilación progresiva de los nacidos en las décadas de los 60 y los 70 del siglo pasado.

El cambio en los coeficientes y el resto de supuestos, a priori, parece ser beneficioso para los trabajadores. La subida anual y los premios al retraso de la jubilación son dos grandes novedades que han de valorarse en su justa medida. El Gobierno promete seguir perfilando el anteproyecto hasta conseguir una fórmula adecuada y justa para los que llegan al final de su vida laboral.

Todo dependerá de tu caso particular y de los cálculos que realices. Sea como sea, en 2024 comenzará a comprobarse la eficacia de una reforma que ha provocado cierta polémica y que, posiblemente, no llegue a llevarse a cabo en caso de cambio político en las próximas elecciones.

También te va a interesar: Cómo calcular el importe que me quedará en mi jubilación

Si a quien le debes dinero es a Hacienda, a la Seguridad Social o una Administración local o autonómica puedes tener que afrontar un embargo de nómina. Una situación que plantea numerosas cuestiones en nuestra asesoría laboral de Madrid y que hoy te vamos a contestar.

¿Qué es un embargo de nómina?

Este tipo de embargo consiste en la retención de parte del salario de un trabajador como consecuencia de deudas impagadas. Pero, que no cunda el pánico. No te retienen toda la nómina. Se trata del embargo de una parte del sueldo y solo puede suceder si existe una sentencia firme por parte de un juzgado o un requerimiento en firme por parte de una administración.

Una vez el embargo es un hecho, tienes que saber que será la propia empresa para la que trabajas la encargada de retener la cuantía correspondiente. Será la misma mercantil la que ingrese la cuantía en una cuenta que se le facilitará y en caso de no hacerlo tendría consecuencias legales.

¿Cuál es la cantidad embargable de esa nómina?

Si cobras un salario que no alcanza el Salario Mínimo Interprofesional no podrán embargarte cuantía alguna. Es precisamente este importe, en la actualidad fijado en 940 euros, el que establece el importe del embargo.

1. Si cobras el SMI o menos, no pueden embargarte la nómina.

2. Si tu nómina está entre los 950 y los 1900 euros, el embargo sería sobre el 30 % de la nómina.

3. Si cobras entre 1900 y 2850 €, prepárate para un embargo del 50 %.

4. Para sueldos de entre 2850 y 3800 €, el embargo ascendería al 60 %.

5. En sueldos de entre 3800 y 4750 €, el importe sería el 75 % de esa cantidad.

6. Si el sueldo es de más de 4750 €, el embargo es del 90 %.

Cómo se realiza el cálculo de un embargo

Visto así, el asunto parece contundente en cuanto a la aplicación de porcentajes, pero hay que tener en cuenta ciertos aspectos. El primero de ellos es que el porcentaje de embargo siempre se aplicará sobre cantidades netas y no brutas.

Por otra parte, estos porcentajes se aplicarán por tramos. Es decir, que si cobras 2300 euros el embargo no será directamente ese 30 % del tramo. Tendrías que afrontar un embargo del 30 % a partir de los 950 euros que estarían exentos de esa retención. Ese 30 % se retendría desde los 950 a los 1900 euros. Es decir, sobre los 950 euros de diferencia. También y en este caso, tendríamos que contar con la aplicación de ese 50 % sobre la parte correspondiente de esos 2300 menos los 1900 del tramo anterior.

Recapitulando y para que te quede claro, los primeros 950 euros de tu suelo no podrían ser embargados. Los 950 euros que irían desde ese SMI hasta los 1900 soportarían un embargo del 30 % y la cantidad desde los 1900 a los 2300 del total soportarían un embargo del 50 %. Así, la cantidad total embargada sobre este suelo a modo de ejemplo sería de 485 euros.

En definitiva, si tienes que afrontar un embargo en tu nómina debes saber que aunque es un contratiempo, nunca puede ser un embargo total. Siempre te quedará dinero de esa nómina, cuando además no te la podrán tocar a partir de ese SMI que marca el cálculo de las cuantías. Si por alguna razón, ese embargo de nómina no se hiciera efectivo, podrían embargar las cuantías de tu cuenta corriente si el dinero que hay en ella procede de tu nómina. Otro aspecto a tener en cuenta en este asunto.

También te va a interesar: Pasos a seguir a la hora de constituir una empresa en España de manera sencilla

 

Los distintos tipos de epígrafes de la seguridad social están relacionados directamente con la cotización. Repasamos, a continuación, cuáles son y cómo te afectan.

Epígrafes de la seguridad social

Se dividen en tres grandes grupos donde entran los distintos tipos de trabajadores existentes:

  • Actividades empresariales. Se incluyen todas las relacionadas con el comercio, la hostelería, obras y servicios y ganadería.
  • Actividades profesionales. Incluye a los profesionales que ofrecen algún servicio concreto (abogados, periodistas, etcétera).
  • Actividades artísticas. Has de elegir esta opción si te dedicas al mundo del arte, del espectáculo o del deporte.

Cada actividad a realizar está ligada a un código de IAE. Es recomendable consultar la lista oficial para conocer tu grupo. Solo es necesario utilizar el código más indicado para rellenar los documentos de inscripción tanto en la seguridad social como en en la Agencia Tributaria.

Tipos de cotizaciones

También se dividen en diversos grupos. Dependiendo del tuyo, así sabrás cuánto has de abonar.

Régimen General

Hay siete grupos de cotización distintos: ingenieros y licenciados (grupo 1), ingenieros técnicos (grupo 2), jefes administrativos y taller (grupo 3), ayudantes no titulados (grupo 4), oficiales administrativos (grupo 5), subalternos (grupo 6), auxiliares administrativos (grupo 7), oficiales de primera y de segunda (grupo 8), oficiales de tercera y especialistas (grupo 9), peones (grupo 10) y trabajadores menores (grupo 11). Cotizan de la siguiente forma:

  • Los del grupo 1 tienen una base mínima de 1466, 10 euros y una máxima, compartida con los siete primeros grupos de 4 070,10.
  • Los del grupo 2 tienen una base mínima de 1215, 90.
  • La base mínima de los del grupo 3 es de 1 057,80.
  • Los de los grupos que van del cuatro al siete (ambos inclusive) afrontan una base mínima de 1 050 euros.
  • Los trabajadores de los grupos del ocho al once tienen una base mínima de 35, 70 euros y una máxima de 135, 67.

Todos ellos abonan un 4, 70 % de su sueldo por contingencias comunes y la misma cantidad por el resto de horas extraordinarias. Por horas extraordinarias abonan el 2 %.

Por cuenta propia agrarios

Tienen una base mínima de 944, 70 y una máxima de 4 070,10. Pagan el 18, 75 % del sueldo (cobrando una cantidad entre 944, 40 y 1 133, 40 mensuales) y el 26, 50 % de la cuantía que sobrepase los 1 133, 40 euros.

Empleados del hogar

Dependerá del sueldo que perciban y de la horquilla en que se encuentre el mismo tal y como ahora se indica:

  • Hasta 240 euros mensuales, la base mínima es de 206.
  • Entre 240 y 375, de 340.
  • Entre 375.01 y 510, de 474.
  • Entre 510, 01 y 645, de 608.
  • Entre 645, 01 y 780, de 743.
  • Entre 780, 01 y 914, de 877.
  • Entre 914, 01 y 1 050, de 1 050.
  • Entre 1050, 01 y 1 144, de 1 097.
  • Entre 1 144, 01 y 1 294, de 1 232.
  • A partir de 1 294, 01, la base mínima será la retribución que se cobre.

Autónomos

La base mínima es de 944, 40 y la máxima de 4 070, 10 euros mensuales. Se te recomienda, de formar parte de este grupo de trabajadores, informarte al detalle de todas las características de tu cotización para conocer mejor la cantidad que debes determinar en los impresos correspondientes.

Como acabas de comprobar, resulta imprescindible el conocer todo lo relativo a tu epígrafe y tipo de cotización para disfrutar de los derechos correspondientes. Revisando la información anterior, te será mucho más sencillo conseguir este objetivo.

También te va a interesar: Calcular mi pensión: factores a tener en cuenta

Muchas empresas de nuestro país han visto peligrar su viabilidad debido a la crisis económica motivada por la pandemia. De hecho, según el Banco de España, un 40 % de las organizaciones están teniendo problemas financieros. Ante esta realidad, la patronal señala que las empresas necesitan vacunación masiva para poder hacer frente al futuro con mayores garantías. Te lo explicamos.

Un escenario incierto

Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España dejó claro que, a pesar de que se han activado todos los mecanismos económicos para asegurar una pronta recuperación, muchas empresas no pueden hacer frente a sus deudas a causa de sus malos resultados en 2020. El impacto de la pandemia ha repercutido tanto en su rentabilidad como en su solvencia.

Como te esperabas, las pymes se llevan la peor parte de la crisis. Los sectores más afectados son la hostelería, el ocio y los vehículos de motor.

En este escenario incierto, son muchas las empresas que están solicitando al gobierno poder vacunar a sus trabajadores, especialmente si tienen un papel clave para la operatividad de la iniciativa.

Voz unánime

Hace unas semanas era Antonio Garamendi, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), el que solicitaba al Ejecutivo una mayor implicación de las mutuas para poder conseguir la inmunización cuanto antes. A su voz se han unido los representantes de otras patronales, como Exceltur (Alianza para la excelencia turística), Asedas (supermercados) o FIAB (bebidas y alimentación).

El vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, ha resaltado que todas las empresas que lo deseen deberían tener la opción de lanzar sus propias medidas de vacunación. La meta es generar más confianza en el público y ayudar a que, paulatinamente, nuestros hoteles y restaurantes se vuelvan a llenar de nuevo.

Se trata de una propuesta justificada, si tenemos en cuenta que la contribución al PIB del sector ha bajado de casi un 12,5 % a 4,3 % en el último año, y la mayor parte de su demanda habitual continúa bloqueada en los países de los que más visitantes recibimos, o en las comunidades autónomas, si hablamos de la demanda interna.

Las “grandes” de España al frente de la súplica

¿Sabías que cuarenta de las empresas más importantes de España (entre ellas Telefónica AENA, BBVA o Inditex) piden la vacunación para sus trabajadores esenciales en una carta dirigida a Carolina Darias, ministra de Sanidad?

En el documento, destacan su papel durante el confinamiento y la pandemia. Muchas de ellas han sido consideradas esenciales, y han cubierto ámbitos estratégicos de responsabilidad, como la alimentación, comercio, las comunicaciones, energía o el transporte. Ante este nuevo reto, la campaña de vacunación, también han puesto a disposición de la nación sus recursos y medios sanitarios para agilizar la inmunización, tal y como se recoge en la carta.

El ofrecimiento se trasladaría a las comunidades autónomas, que podrían disponer de sus trabajadores e instalaciones para dar soporte en tareas de inmunización de la población, al igual que ya sucede en otros eventos clínicos, como la campaña de vacunación de la gripe. El compendio empresarial afirma que, además de tener “servicios de prevención propios”, cuenta con sus servicios médicos asociados, como las mutuas.

Y termina con una afirmación que resume muy bien nuestro artículo: “Sin salud no hay economía”. Como sabes, la vacuna es el único medio fiable para hacer frente a los estragos de la crisis causada por el coronavirus.

En definitiva, a pesar de la mala situación, hay motivos para mirar al futuro con optimismo. Bruselas prevé que seremos la economía que más crezca este año y el próximo (5,6 % y 5,3 % respectivamente) y que volveremos a niveles de precrisis antes de lo esperado, concretamente a mediados de 2022. Quizás la vacunación ayude, ¿no crees?

También te puede interesar: Balances en las empresas, puntos importantes en sus lecturas

Realizar un estudio sobre la figura del ERTE y su conversión en ERE nos lleva, en primer lugar, a establecer la diferencia entre uno y otro. Debes saber que el ERTE es de carácter temporal, mientras que el ERE supone el fin de la relación laboral, habiendo además una indemnización que se ha negociado. Por eso, un ERTE debe tener un límite temporal.

El ERTE y la transformación en ERE, ¿es posible?

Aunque hay muchos matices que debes considerar, lo cierto es que un ERTE sí se puede convertir en un ERE. De hecho, esta afirmación es la que genera que no puedas despedir a un trabajador en ERTE de forma permanente justo antes de que finalice esta situación. No obstante, sí que lo puedes convertir en ERE si justificas que ha habido un cambio y amparas el ERE en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

¿Qué condiciones deben darse?

Aunque te hemos expuesto las causas generales para hacerle un ERE a un trabajador que ha estado en ERTE, hay dos consideraciones importantes que debes tener en cuenta. La primera es que la causa debe ser diferente a la del ERTE y debe ser sobrevenida. El hecho de que sea repentina se tendrá en cuenta para la situación y es a lo que nos referíamos con las nuevas causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

No obstante, también es posible que el fundamento del ERE sea el mismo que el del ERTE, pero debe haber existido un cambio relevante que haya sido determinante para el fin definitivo de la relación laboral. Será el empresario el que tenga que justificar dicho cambio de circunstancias y justificar así el despido para que no se considere improcedente.

Los ERTE después de un año

Como sabes, los ERTE a causa del coronavirus han llegado a afectar a miles de empresas y trabajadores. Todos ellos se preguntan cuánto puede llegar a durar. En el caso de que el ERTE se generase por esta causa, la duración máxima de la situación será la misma que dure el estado de alarma y sus sucesivas prórrogas.

¿Qué sabemos de los ERTE después de un año desde su aplicación?

Desde el inició de la pandemia, momento en el que comenzaron a aplicarse los ERTE por causas de fuerza mayor, hemos podido conocer distintos aspectos que caracterizan a esta novedosa figura. Te los contamos:

  1. En primer lugar, mientras dure el ERTE, el trabajador no devengará vacaciones, salvo que el ERTE sea de reducción de jornada y no de suspensión.
  2. Por otro lado, en un ERTE productivo, sin mantener ninguna reunión, no se puede suprimir el período de consultas. La única posibilidad es que se reúna la empresa con el trabajador una sola vez y en ella, lleguen a un acuerdo. A su vez, la empresa debe saber que el permiso retribuido recuperable es obligatorio, por lo que el trabajador no puede renunciar a él.
  3. En el caso de los contratos eventuales, dependerá de si la empresa incluye al trabajador o no en el ERTE. La empresa puede optar simplemente por no prorrogar el contrato cuando finalice el período previsto. Otra posibilidad es que la empresa sí incluya al trabajador en el ERTE, lo que supondrá una interrupción del contrato. Una última aclaración es tener en cuenta que solo se puede exonerar las cotizaciones en las circunstancias por fuerza mayor.

En definitiva, la conversión de ERTE en ERE supone enviar un gran número de trabajadores al paro mientras que la situación excepcional del coronavirus y su impacto continúe. En los ERTE, las empresas no deben pagar indemnización alguna, ya que el trabajador, en principio, se acabará reincorporando a su puesto de trabajo. Sin embargo, en los ERE se tendrá que pactar. Si tienes alguna duda, contáctanos.

La agenda del Gobierno de España para 2021 traerá consigo la derogación de la reforma laboral de 2012, en un intento por reforzar la contratación indefinida, y que incluirá la subida del SMI (Salario Mínimo Interprofesional). Sin embargo, se prevé que a todas las empresas no les afectará por igual verse obligadas a incrementar los salarios de sus trabajadores.

¿Qué es el Salario Mínimo Interprofesional?

El SMI se podría definir como un suelo de contratación de carácter obligatorio, es decir, todas las empresas estarían obligadas a pagar a un trabajador por sus servicios una cantidad igual o superior a la fijada por el SMI.

El SMI se establece como una retribución a razón de una jornada laboral de 40 horas a la semana; respetando esta proporción, una empresa podría realizar una contratación por menos horas y seguir ajustándose al SMI.

Durante 2021 se espera que entre en vigor la subida del salario mínimo interprofesional, desde los 900 euros actuales hasta una horquilla que oscilará entre 1000 y 1200 euros.

¿Qué objetivos persigue una subida del SMI?

  • Luchar contra la precariedad laboral

El SMI ha experimentado una subida del 34 % durante los dos últimos años; con ello, se ha pretendido paliar la precariedad que sufren los trabajadores con menos ingresos, y que sirve como caldo de cultivo para multitud de problemas sociales.

  • Incentivar el capital humano

Subir el SMI contribuye a reducir la rotación laboral; de esta forma, se consigue que los trabajadores experimenten una mejora de sus competencias profesionales al dárseles la oportunidad de hacer carrera en una empresa.

  • Elevar la productividad

Los salarios más elevados influyen positivamente en la motivación de los trabajadores: un trabajador motivado tenderá siempre a ser más productivo en sus funciones.

  • Aumentar el valor añadido de los puestos de trabajo

Mediante esta medida, se fomenta la inversión y se suprimen puestos de trabajo de baja cualificación; por consiguiente, se mejora el perfil profesional promedio, capaz de conferir valor añadido a sus tareas.

Qué es el Salario Mínimo Interprofesional¿Cómo afectará a las empresas la subida del SMI?

Puede resultar contraproducente que una medida destinada a la mejora de la calidad de los empleos y a combatir la precariedad laboral pueda traducirse en cierres y despidos: lamentablemente, el panorama empresarial de España podría ser más propenso a recoger el segundo escenario, por lo que la subida del salario mínimo podría no tener consecuencias tan positivas para las empresas

Las grandes corporaciones conseguirán adaptarse al incremento de costes efectuando mejoras de su gestión interna, pero la gran mayoría de las pymes españolas no podrá absorber los nuevos sobrecostes de personal y se podrían ver obligadas a despedir empleados, o incluso a cerrar.

¿Y por qué sucederá esto?

  • Las grandes organizaciones poseen un músculo financiero lo suficientemente fuerte como para invertir en la reorganización de sus propios recursos, y compensar las subidas salariales con mejoras en la productividad
  • Por el contrario, es altamente probable que las pymes españolas se queden atrás y no puedan soportar estos costes sin repercutirlos en el precio final de sus productos o servicios, lo que mermará su competitividad en el mercado.

Concretamente, los sectores del ociopeluquerías y agricultura son los más susceptibles de ser golpeados por las consecuencias de la subida del SMI; destaca el caso del sector agrícola, que aglutina a cientos de pymes y a millones de trabajadores en la denominada España vaciada.

Se puede apreciar que la relación entre la subida del salario mínimo y las empresas dibujará un escenario de incertidumbre laboral y económica en España: la creación de puestos de trabajo más especializados y mejor retribuidos podría suceder en detrimento de los trabajos de más baja cualificación.