La asesoría laboral a autónomos es indispensable cuando se trata de evolucionar como negocio, pues muchas veces es por cuestiones administrativas relativas a las normativas laborales que los autónomos se encuentran muros en su desarrollo. Esto ocurre por no recibir una asesoría adecuada o por no cumplir con aspectos legales obligatorios de sus actividades o servicios.

 

También te va a interesar: 5 razones por las que tener un asesor laboral

 

¿Por qué debes contratar los servicios de una asesoría fiscal?

 

1. Ahorrar dinero y tiempo. No solo es obvia la posibilidad de optimizar tu tiempo para dedicarte a tus labores profesionales y no en papeleo y realización de trámites, sino que tendrás la certeza de estar pagando lo justo por la total realización de estos procedimientos.

2. Altas iniciales (y adecuadas). Si vas a iniciar actividades, considera que los procesos de altas ante el Sistema Nacional de Empleo y todo lo relativo a la Seguridad Social, así como cualquier particularidad de tu giro, estará en manos de expertos, por lo que no solo delegarás todo el trámite, sino que tendrás la garantía de que se hará de forma adecuada.

3. Preparación de contratos. ¿Necesitas hacer tratos con proveedores? ¿Tienes que establecer términos de algunos trabajos con tus clientes? ¿Requieres de los servicios de un tercero? No te preocupes, la asesoría laboral adecuada te permitirá crear los contratos indicados para cada caso.

4. Guía para aperturar centros de trabajo. En caso de expandirte o necesitar un espacio específico para desarrollar tus actividades, la asesoría laboral te ayudará en todo lo concerniente para que este proceso se dé de forma natural, en tus términos y siempre cumpliendo con tu responsabilidad legal.

5. Presentación de responsabilidad del IRPF. Una asesoría suele contar con un equipo multidisciplinario que te ayudará a resolver otras necesidades de tipo jurídicas, fiscales o contables. Por eso, ten la seguridad de estar al día en lo concerniente al IRPF y a cualquier otro movimiento necesario ante Hacienda.

6. Resolución de incapacidad para autónomos o de la prestación por cese de actividad. Si por algún motivo cesan tus actividades, cuenta con la asesoría suficiente para velar por tus intereses y no quedar desamparado.

 

Por qué debes contratar los servicios de una asesoría fiscal

 

7. Haz valer tus derechos. Una asesoría laboral íntegra te ayudará a cumplir tus obligaciones, sí, pero también a tener presentes tus derechos y hacer uso de estos cuando se requiera, para que nadie ni nada pasé sobre ti ni sobre tus actividades.

8. Cumplimiento de la normativa laboral. ¿Quién mejor que los especialistas en materia laboral para garantizarte el cumplimiento de las normativas al 100 %?

9. Cotizaciones. Con un gran camino recorrido en el ámbito laboral, ten por seguro que, gracias a la asesoría, tendrás las cotizaciones más acertadas tanto para tus clientes como para adquirir productos o servicios de terceros.

10. Asesoramiento en materia laboral. ¿Tienes dudas sobre cómo proceder en determinadas circunstancias? La asesoría te guiará hasta lograr tus fines positivamente. Esto puede incluir desde consejos para la contratación de seguros hasta la resolución de conflictos legales.

11. Gestión documental. Una asesoría laboral, entre otras cosas, te permitirá llevar al día tus papeleos, bien organizados y disponibles en cualquier momento en caso de hacer falta.

12. Subvenciones. Gracias a que los miembros de una asesoría laboral son especialistas en el tema, contarás con información actualizada sobre tus procesos susceptibles de subvención o bonificación y cómo obtenerlos.

 

Si eres autónomo y quieres desarrollar tu negocio, esto no quiere decir que debas hacerlo solo. Contar con aliados especialistas en materia laboral te permitirá solventar tus necesidades y obligaciones de la mejor forma posible a la vez que garantiza tus derechos y te ahorra tiempo y dinero.

 

La asesoría laboral externa puede tener un papel clave en tu empresa una vez que conoces sus funciones y sabes aprovecharlas. Una asesoría de este tipo se convertirá en el apoyo fundamental que necesitas para sacar adelante tu empresa, olvidándote de llevar por ti mismo los plazos, las gestiones fiscales o de empleados, así como muchos aspectos engorrosos que hacen que no disfrutemos de lo que hacemos.

 

Qué te aportará una asesoría laboral externa

 

 

Es posible que te guste mucho tu empresa y a lo que se dedica, pero a veces ello no obsta para que se te haga cuesta arriba. Con un asesoramiento externo, el camino será mucho más fácil.

 

1. Acceso a todas las leyes que necesitas

Una asesoría siempre está al tanto de las novedades legislativas en lo referente a tu sector. Así, además de asegurarte de que no incumples ningún aspecto, te enterarás de todo tipo de ayudas a las que puedas acceder.

 

2. Llevará tus impuestos

El tema de los impuestos y el cumplimiento de plazos es de lo más difícil de llevar en una empresa. Una asesoría externa controlará los detalles asociados a IRPF, IVA, pago de salarios y todo lo que tenga relación con la materia fiscal.

 

También te va a interesar: Diferencias entre despidos procedentes e improcedentes

 

3. Gestión de tu tiempo

Al externalizar numerosos aspectos podrás gestionar mejor tu tiempo y eso se

verá reflejado en los impuestos. Además ahorrarás en salarios, pues una asesoría no supone un coste de plantilla.

 

4. Recursos

Los recursos de tu empresa se verán optimizados en todos los aspectos: laborales, fiscales, contables, etc. Además, como mencionábamos en el primer apartado, cada recurso estará adaptado a su correspondiente normativa. Una asesoría cuenta con programas de optimización que llevados por tu cuenta, internamente, no te saldrían rentables.

 

5. Estarás siempre al día

Todos los trámites y gestiones se llevarán al día. Por tanto, no tendrás que preocuparte de la llevanza de tus documentos, lo cual suele ser una tarea farragosa. Los documentos estarán correctamente archivados y la gestión ¡nunca habrá sido tan fácil!

 

Qué te aportará una asesoría laboral externa

 

6. Un gran equipo

En una asesoría externa siempre existe un equipo multidisciplinar. Tu empresa tendrá a su disposición expertos en materias diferenciadas, de las cuales todas afectan a tu negocio. Por ejemplo, expertos en el área jurídica, en lo laboral, en lo fiscal o en lo contable. Cualquier tipo de asunto se estudia desde todos los puntos de vista por parte de los distintos profesionales y todos los problemas se abordan mediante un análisis profundo y con una visión global.

 

7. Confidencialidad y protección de datos

Con la contratación de estos servicios tendrás una total confidencialidad en la empresa y además te asegurarás de que se cumple la normativa de protección de datos, lo cual te ahorrará cuantiosas sanciones.

 

8. La estrategia empresarial

Una asesoría es tu principal aliada en tu estrategia empresarial. Te comunicará las oportunidades que tienes en cada sector y determinará cuáles son los planes de acción que te aportan mayores beneficios.

 

9. Trato cercano

El último punto, pero no menos importante, es la cercanía. Las asesorías trabajan codo con codo con los empresarios. Son servicios profesionales que, además, conocen muy bien las aplicaciones legales en tu comunidad autónoma, lo cual te ahorrará posibles errores y sustos. Este punto guarda una estrecha relación con el anterior. ¡Una asesoría es tu principal aliada!

En definitiva, una asesoría laboral externa supondrá una garantía de seguridad para tu empresa. Además, será un ahorro de tiempo y agilizará todas las gestiones, permitiéndote centrarte en lo que realmente te importa e incrementando tu productividad. ¡Son todo ventajas!

El asesoramiento de una empresa es una función fundamental para ganar en eficacia y eficiencia. Si quieres saber más acerca de cómo garantizar la competitividad, aquí te damos algunas claves.

 

Lo que debes saber sobre el asesoramiento de una empresa

 

El asesor de una empresa es el profesional que puede aconsejar acerca de determinados pasos a dar en la gestión diaria. Lo normal es que asesore en materias fiscal, laboral, contable y jurídica. Estos son algunos aspectos que has de tener en cuenta:

 

1. Pregunta qué tipo de sociedad te conviene más

Lo primero que has de plantearte en un negocio es la forma jurídica. Según como trabajes y tu nivel de facturación, te puede interesar seguir como persona física u optar por alguna de las fórmulas que se reconocen en las sociedades mercantiles.

2. Adapta la contratación a las necesidades de tu empresa

Cuando haya que contratar gente, hay que comprobar cuáles son las necesidades de la empresa, ya que hay contratación a jornada completa o a tiempo parcial, así como temporal e indefinida. Otro aspecto importante es que hay bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social para determinados colectivos.

3. Planifica los ingresos y gastos anuales

Lo mejor para evitar grandes contratiempos, es planificar con tiempo tus gastos e ingresos. Esto te permitirá estar preparado ante las incidencias que se puedan dar y moverte en márgenes previsibles.

 

Los asesores de empresa pueden ayudar, y mucho, en tu trabajo cotidiano. También te va a interesar «La importancia del último trimestre impositivo si soy autónomo«.

 

4. Haz un listado de los tributos que hay que pagar

Si estás iniciando la actividad, hacer esta lista es fundamental para evitar sobresaltos y has de incluir los tributos estatales, autonómicos y tasas municipales. Las empresas que tengan una cierta trayectoria, deberían consultar cada año si hay cambios.

5. Externaliza aquellas funciones poco rentables

Las PYMES no deberían asumir directamente más funciones que aquellas que sean estrictamente necesarias para su core business, porque la experiencia indica que es poco rentable. Este es uno de los aspectos en los que se nota el asesoramiento externalizado. La externalización es una manera de mantener los niveles de excelencia a precios más económicos, así que este formato interesará a las empresas.

6. Asume solo los costes indispensables

Uno de los axiomas de cualquier empresa es no sobrecargarse de costes. Recuerda este aspecto y asume solo aquellos gastos que sean de todo punto imprescindibles para desempeñar tu actividad. No olvid que la asunción de un coste que no te aporte nada es, al fin y al cabo, una manera de perder competitividad.

 

Lo que debes saber sobre el asesoramiento de una empresa

 

7. Compara precios

La comparación de precios para elegir proveedores y colaboradores es fundamental, pero siempre y cuando eso vaya acompañado de una calidad y competencia profesional adecuadas. No en vano, tener a mano una información sobre los precios ayudará para funcionar mejor en el día a día.

8. Mantén actualizada la contabilidad

La contabilidad es obligatoria porque todos los años hay que presentar las cuentas ante el Registro Mercantil. Los balances contables tienen que estar actualizados para que así sea más fácil confeccionar las cuentas de pérdidas y ganancias.

9. Consulta el calendario

Es recomendable que tengas a mano un calendario en el que incluyas todas tus obligaciones, tanto laborales como fiscales y contables. Puedes consultarlo de vez en cuando para comprobar que todo se esté cumpliendo en tiempo y forma.

10. Reformula lo que sea necesario

Recuerda que siempre puedes cambiar aquellas cosas que no funcionen para ponerlas a tu favor. En consecuencia, si ves que algo no funciona, no esperes para cambiarlo y evitar males mayores.

 

¿Por qué tienes que contratar una asesoría laboral para tu negocio? Muchos pequeños empresarios piensan que pueden hacer las funciones de estos profesionales ellos mismos y, de esta manera, ahorrarse un dinero interesante para su presupuesto. Pero la verdad es que sus servicios son muy importantes para que una empresa pueda desarrollar su actividad con las mayores garantías de eficiencia.

Las ventajas de contar con una asesoría laboral

Contratar los servicios de los profesionales en asesoría laboral te permite disfrutar de las siguientes ventajas, que repercutirán directamente en el desarrollo positivo de tu negocio:

1. Evitar preocupaciones administrativas

Si te apoyas en profesionales especializados en tareas administrativas y laborales, no tendrás que prestar atención a estos temas. De esta manera, podrás aprovechar tu tiempo mejor y centrarte en el negocio. Esto es esencial para que logres optimizar su rendimiento y, por lo tanto, puedas conseguir más beneficios.

2. Un ahorro económico

Seguramente estás pensando en el coste que puede acarrear contar con un profesional de este tipo para trabajar en tu empresa. Por supuesto, tendrás que pagarle su sueldo, pero debes tener en cuenta varios factores añadidos:

– ¿Sabes cuánto tiempo pierdes en trámites en las instituciones públicas? No tener que perder tiempo en estas tareas te permitirá estar más atento a tus clientes. En consecuencia, tendrás la oportunidad de conseguir más ventas.

– Un asesor laboral es un profesional con amplios conocimientos sobre fórmulas económicas para la empresa y también sobre posibles subvenciones y bonificaciones que ofrecen las instituciones. De esta manera, podrás solicitarlas cuando sea oportuno y beneficiarte de ellas.

 

También te va a interesar: El fichar en el trabajo, ¿de quién es responsabilidad?

 

3. Asesoramiento personalizado

Tener asesoramiento personalizado es otro punto a favor de la figura de un asesor laboral. Poder consultarle los aspectos legales relacionados con tus decisiones te dará la tranquilidad de saber que estás haciendo lo mejor para tu empresa. Esto es todavía más importante en casos tan delicados como los despidos, que pueden acabar convirtiéndose en un problema para tu negocio si no se llevan a cabo adecuadamente.

4. Contratos

Un asesor te ofrece:

  • Conocimiento exhaustivo de los contratos y de sus características y novedades. Se trata de aspectos totalmente ajenos a los que manejas en tu negocio, pero indispensables para que tu empresa crezca adecuadamente. Un asesor laboral te dará toda la información que necesites para llevar a cabo todos estos asuntos con garantías.
  • Un asesor laboral también puede ayudarte a elegir el mejor candidato para cubrir las vacantes laborales en tu empresa, así como el vínculo laboral que puedes establecer con él para cumplir con los requisitos legales y, a la vez, solucionar vuestras necesidades de la mejor manera posible para ambos.

 

Las ventajas de contar con una asesoría laboral

 

5. Mejora de la productividad

Si, además, optas por una asesoría externa también tendrás otra ventaja más importante: una mejora de la productividad de la empresa. Contar con una visión externa sobre el funcionamiento de tu negocio te dará la oportunidad de aprovechar sus conocimientos en tu beneficio empresarial.

Estos profesionales también aportan una gran ayuda a la hora de controlar la contabilidad relacionada con los aspectos laborales de la empresa. De esta manera, podrás gestionar correctamente los gastos y evitar errores que puedan afectar negativamente al desarrollo de tu negocio.

En definitiva, contar con un servicio profesional de asesoría laboral es la garantía de disponer de todos los recursos necesarios para optimizar los resultados de tu negocio. Beneficiarte de sus conocimientos especializados es una baza a tu favor para no tener que preocuparte por tareas que no forman estrictamente parte de tu profesión y que, en cambio, son indispensables para que tu empresa se desarrolle correctamente.

 

Conocer sus normas básicas y saber calcular el despido procedente e improcedente es fundamental. No en vano, esto te permitirá conocer cuáles son tus obligaciones y cómo cumplirlas. El artículo te explica las diferencias y qué hay que tener presente al hacer el cálculo.

Cómo calcular la indemnización de los despidos

El Estatuto de los Trabajadores establece tres tipos de despido: procedente, improcedente y nulo. Los despidos procedentes son aquellos que se ajustan a derecho. El despido improcedente, sin ajustarse totalmente a la normativa, no es ilegal. Los despidos nulos son ilegales y exigen la readmisión del trabajador.

El modo de calcular los despidos está condicionado por el motivo que los ha originado. Hay despidos procedentes que reconocen el derecho a indemnización y otros que no. En cambio, en el despido improcedente el trabajador siempre tendrá derecho a cobrar una compensación.

Vamos a explicar cómo hacer el cálculo de las indemnizaciones en cada uno de los casos. La indemnización se tiene que pagar cuando se notifica el despido. Y, cuando se entregue la indemnización, también se tiene que entregar el finiquito, que incluirá las vacaciones no disfrutadas y la parte proporcional de las pagas extraordinarias.

También te va a interesar: 5 razones por las que tener un asesor laboral.

El despido procedente

El despido procedente puede ser disciplinario o por causas objetivas. En el primer caso, no se ha de pagar ninguna indemnización. El segundo caso sí establece el derecho a cobrar para el trabajador, porque se entiende que no ha habido un incumplimiento.

La indemnización del despido procedente es de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades. Lo cierto es que este caso suele darse en cierres empresariales, EREs o por reestructuración tecnológica.

 

Cómo calcular la indemnización de los despidos

 

En primer lugar, se calculará el salario diario y, a partir de ahí, se multiplicará por 20. Posteriormente, por el número de anualidades que correspondan. El número de anualidades no puede exceder las 12.

Despido improcedente

El despido improcedente es el que no se considera ajustado a derecho. Si bien se puede llevar a cabo, hay una penalización por ello. No lo tienes que confundir con el despido nulo, que obliga a la empresa a la readmisión del trabajador.

El cálculo de un despido improcedente es de 33 días por año trabajado. Hay un máximo de 24 mensualidades a cobrar, aunque hay excepciones. Las personas que fueron contratadas de forma indefinida antes de febrero de 2012 tienen derecho a que, hasta esa fecha, se les pague 40 días por año trabajado.

Por ejemplo, un despido improcedente de una persona contratada en 2007 tendría dos sumas. Lo primero, multiplicar el salario diario por 40 y, posteriormente, por el número de anualidades hasta febrero de 2012. El resto de la indemnización se calculará multiplicando el salario diario por 33 y el resultado por el número de anualidades.

¿Cuál es el protocolo para un despido?

Lo primero que hay que tener presente cuando se vaya a realizar un despido es recopilar pruebas. El despido se tiene que justificar y ha de ser notificado en tiempo y forma. Salvo en casos de despido disciplinario, debe haber un preaviso de 15 días. La notificación del despido ha de ser por escrito.

El trabajador tiene la obligación de firmar la carta de despido conforme se le ha notificado para cobrar el finiquito y la indemnización, aunque tiene derecho a hacer constar en su escrito su no conformidad.

Finalmente, hemos de decir que el plazo de reclamación de un despido improcedente es de 20 días. Si pasado este tiempo no ha habido reclamación, se considerará válido.

Ahora conoces más a fondo los casos de despido procedente e improcedente, su casuística y su procedimiento. Aun así, es conveniente que cuentes siempre con un asesor laboral para evitar problemas.

La responsabilidad de fichar en el trabajo quedó establecida para las empresas partir del 12 de mayo de 2019. Es bueno que sepas que esta obligación tiene contrapartidas y que está teniendo problemas prácticos de implementación. El artículo hace hincapié en estas situaciones que se han generado.

La obligatoriedad de controlar la jornada de trabajo

El Real Decreto 8/2019 estableció para las empresas la obligatoriedad de controlar el tiempo de jornada laboral de manera fehaciente. La responsabilidad, pues, quedó fijada para el empresario. Si la empresa no establece controles de jornada laboral, se expone a sanciones de hasta 6.250 euros.

Tienes que saber que la normativa no hizo sino ahondar en lo que ya dictaminaba la jurisprudencia. En algunos casos, ya se obligaba a registrar el horario para calcular las horas extra. Hoy esta obligación se ha generalizado para todos los negocios, con independencia de su tamaño. Si se trabajan horas de más, la empresa tiene la obligación de pagarlas como horas extra. Es bueno que tengas en cuenta esta situación para que no haya ningún tipo de problema.

Ahora bien, la obligación del registro horario también implica a los trabajadores. En caso de retrasos, la empresa tiene derecho a descontar los minutos no trabajados sin necesidad de reubicar. Esto obliga, pues, a que se cumplan religiosamente los horarios.

Los problemas de implementación de la nueva normativa

El problema radica en que no es tan sencillo generalizar el control horario. Hay varias empresas que, por sus características, tienen más difícil establecer el sistema. Este es el motivo por el que Trabajo ha ofrecido un periodo transitorio de adaptación y, por el momento, no multará. Los problemas más habituales de las empresas para la implementación práctica son los siguientes:

1. Soportes

Lo normal es que los controles horarios se hagan sobre soportes digitales. Ahora bien, en un primer momento ha habido empresas que han optado por la vía manual por falta de recursos. Esto supone que, hasta que se generalice el uso de los software de control horario, puede haber disfunciones.

 

La obligatoriedad de controlar la jornada de trabajo

 

El principal problema está en pequeños negocios o comercios que aún no actuaban de forma 100 % digital. Esta situación tiene que ser, pues, un aliciente para que realicen ya la transición.

2. Aumento de la burocracia

El registro horario supone, de forma directa, un aumento de la burocracia. Si eres autónomo o tienes una PYME, estás obligado a guardar los datos del registro durante 4 años. Las empresas tienen que proporcionar esta información a trabajadores, Inspección de Trabajo y sindicatos.

La consecuencia práctica de esta circunstancia es que has de contar con un sistema digital de almacenamiento. Otro aspecto importante es que el mismo sistema ha de ser de fácil acceso para facilitar información cuando la soliciten.

3. Incertidumbre por la protección de datos

Los datos de registro de jornada laboral son una información sensible y susceptible de ser preservada. Sin embargo, te sorprenderá saber que la normativa no dice nada al respecto. Esto ha creado una inseguridad jurídica porque lo que queda es recurrir a la norma genérica. Eso sí, ten en cuenta que no tienes la seguridad completa de que no te vayas a equivocar porque hay un margen de interpretación.

 

También te va a interesar: 5 razones por las que tener un asesor laboral.

Lo más previsible, como ha sucedido en otras ocasiones, es que sea la jurisprudencia la que acote los ámbitos. Es bueno que tengas presente esta circunstancia para atender a las variaciones normativas.

La responsabilidad de fichar en el trabajo ha generado varias situaciones complicadas. Si eres profesional o autónomo, es bueno que cuentes con un asesor laboral.

La indemnización despidos improcedentes está, en principio, exenta del pago de impuestos. Lo que sucede es que ha habido varios casos de fraude de ley en el cobro de la indemnización. Te explicamos cuál es el criterio judicial al respecto para que, cuando te asesores, lo tengas en cuenta.

El cobro del IRPF en la indemnización despidos improcedentes

La tendencia de muchos patronos y obreros era pactar el despido, pero haciéndolo pasar por improcedente. El resultado es que el trabajador cobraba la máxima indemnización y no tenía que pagar liquidación por IRPF. Este aspecto es muy importante porque supone un ahorro para la empresa y para el trabajador. No ha de extrañar, pues, que esta práctica haya sido habitual durante años.

Hay que decir que este limbo legal ha estado tolerado por la Agencia Tributaria, de manera que se utilizaba como forma de viabilizar prejubilaciones, sobre todo en despidos colectivos. Las primeras sentencias que hablan de irregularidades son relativamente recientes y en 2019 se han generalizado. Los tribunales están estableciendo baremos para determinar si el despido lo es o no.

Uno de los problemas del antiguo sistema es que era difícil detectar las bolsas de fraude. Hay que tener en cuenta que este despido se pacta ante el determinado Servicio de Mediación y Arbitraje de la Comunidad Autónoma. En consecuencia, para captar que ha habido un pacto en el despido, han de concurrir otras circunstancias que te muestren que ha habido un acuerdo.

Tradicionalmente, el pacto entre empresa y trabajador se utilizaba cuando al segundo le faltaba poco tiempo para jubilarse. La idea era acordar un despido que cubriese la indemnización solo hasta la jubilación para enlazarla con el correspondiente subsidio.

 

El cobro del IRPF en la indemnización despidos improcedentes

 

La jurisprudencia de la sala del Tribunal Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional

La Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (35/2006) establece que las indemnizaciones por despido están exentas de indemnización, siempre que este no surja de un pacto o acuerdo.

Según la Audiencia Nacional, en estos casos no hay un despido, sino un acuerdo voluntario de extinción laboral. La sentencia de 6 de febrero Rec. 326/2016 incide en la necesidad de implementar cambios y de cobrar impuestos cuando la indemnización es un acuerdo y no un despido. Hay varias maneras de comprobar si el despido es en realidad un acuerdo entre las dos partes; estos indicios son destacables:

  1. Cuando los trabajadores tienen una edad superior a los 62 años. Este es uno de los indicios más evidentes si concurren otras circunstancias porque la edad de jubilación está próxima.
  2. Cuando la indemnización se ajusta al tiempo que queda para la jubilación, y no a los años trabajados de forma efectiva. Lo normal sería que se pagase la indemnización según los baremos que hay por año trabajado.
  3. La empresa alega que tiene que reducir costes laborales y lo hace constar en un documento. Este aspecto es fundamental porque es una pista de que hay una intencionalidad económica en el despido y no incompetencia.
  4. Si ha habido varias personas despedidas por este motivo, todos han suscrito el mismo documento. Es evidente que este aspecto hace sospechar que el despido ha sido un pacto.
  5. La empresa reconoce la improcedencia del despido en la liquidación, de manera que renuncia a litigar.
  6. No hay una carta de despido y la extinción del contrato es verbal. El fin de la relación laboral se formaliza en el Servicio de Mediación.

La indemnización despidos improcedentes ha sido puesta en tela de juicio por su tributación. Conocer la jurisprudencia es sumamente importante porque, así, te ahorrarás situaciones desagradables.

Si eres trabajador por cuenta propia, también necesitas una asesoría laboral para autónomos. Con el apoyo de esta, tendrás mayor información sobre lo que te conviene cotizar y, si cuentas con empleados, también cumplirás con las leyes en lo que a estos respecta.

Ventajas para el autónomo de contar con una asesoría laboral

Como trabajador autónomo, estás obligado a cumplir las normas de la legislación laboral para ti y tus trabajadores, si los tienes. Por ello debes estar buen respaldado por profesionales. Estos te proporcionarán la tranquilidad de estar haciendo las cosas bien. Algunas de las ventajas que te aporta una asesoría laboral como autónomo son las siguientes.

1) Asesoramiento para tu jubilación

Dentro del colectivo de autónomos existen varios niveles de cotización. Y un despacho laboral te orientará desde el primer día de tu actividad sobre la que más te conviene aportar para tu jubilación. E igualmente acerca de si debes incrementar esa cotización para obtener la paga que deseas cuanto te retires.

2) Ayuda para que cumplas las leyes laborales con tus empleados

La legislación laboral es amplia y, en ocasiones, un tanto complicada. Especialmente en lo que respecta a los trabajadores por cuenta ajena. Pero, si tienes algún empleado a tu cargo, una asesoría laboral te dará todas las explicaciones y consejos que necesites para que lo tengas correctamente dado de alta y amparado por la Seguridad Social.

 

Ventajas para el autónomo de contar con una asesoría laboral

 

3) Elaboración de contratos, nóminas y seguros sociales

En relación con lo anterior, todos los trabajadores por cuenta ajena deben tener un contrato y recibir una nómina mensualmente. Y especialmente esta última no es fácil de hacer. Esto se debe a que, para que la nómina esté correcta, deben incluirse una serie de retenciones y pagos especiales.

Una asesoría laboral se encarga de redactar todos estos documentos para ti. Y otro tanto puede decirse de los que debes presentar todos los meses como cotización a la Seguridad Social.

Una correcta presentación de los citados documentos puede ahorrarte mucho dinero. Y ello por dos motivos: porque tu asesor siempre te recomendará las condiciones más ventajosas para ti y, además, porque te evitará posibles sanciones de la Administración.

4) Elaboración de todas tus declaraciones tributarias en materia laboral

Tema aparte son tus obligaciones tributarias en materia laboral. Como autónomo, tendrás que presentar declaraciones trimestrales de IRPF e IVA, así como resúmenes anuales. De todo ello se encarga igualmente una asesoría laboral.

5) Aviso de subvenciones y ayudas

La precariedad del mercado laboral hace que cada poco tiempo aparezcan subvenciones y otro tipo de ayudas a la contratación. Si cuentas con una asesoría laboral, esta se encargará de avisarte cuando alguna de ellas encaje con el perfil de tu negocio.

Imagina el ahorro de tiempo que te supone no tener que estar buscando estas ayudas por tu cuenta. Y también el beneficio económico que tendrás si te las conceden.

6) Tranquilidad, apoyo y ahorro de dinero

Quizá este punto sea el más importante de todos en lo que a tener asesoría laboral se refiere. Como autónomo, bastante tienes con desempeñar tu trabajo y mantener tu negocio a flote.

Por eso, cualquier apoyo que tengas es bueno. Este te lo brindará una asesoría laboral. Y además, como se encargará de hacer todos tus documentos legales, ahorrarás el dinero que te costaría tener una persona en nómina para realizarlos. E igualmente evitarás sanciones y, en definitiva, ganarás en tranquilidad.

En conclusión, tener una asesoría laboral resulta básico para los autónomos. Es la manera de que cumplas todas tus obligaciones en esta materia. E incluso de que sepas con antelación cuáles serán las condiciones económicas de tu jubilación.

Una de las necesidades básicas para tu empresa es contar con un buen asesor laboral. Esta figura es un experto tanto en la legislación relativa al mundo del trabajo como en la elaboración de los documentos correspondientes al mismo. Y tenerlo es fundamental por varias razones.

Las ventajas de tener un buen asesor en materia laboral

Un profesional de este campo se encarga de asesorar legalmente en todo lo relativo al ámbito laboral. Pero también de la elaboración de contratos, altas y bajas de trabajadores, cotizaciones y seguros sociales, así como otros documentos. Por tanto, contar con él para tu empresa te proporciona muchas ventajas. Cinco de las más importantes son las siguientes.

  • 1. Te proporciona tranquilidad

Saber que tu negocio cuenta con el respaldo de un experto en el ámbito laboral te permite estar tranquilo al respecto. Tienes la seguridad de que tu empresa está haciendo las cosas de acuerdo con la legislación. Y, además, sabes que, ante cualquier problema, él te dará una solución.

Igualmente, será el asesor quien esté pendiente de las fechas en que deben pagarse las nóminas, los seguros sociales y las declaraciones de IRPF para que todo ello se realice en el plazo marcado por la ley. Y esto nos lleva a la segunda ventaja.

  • 2. Libera de mucho trabajo a tu empresa

El asesor, debido a su faceta administrativa (elaboración de los citados contratos, nóminas o seguros sociales), descarga de mucho trabajo a tus empleados. Así, tanto estos como tú podéis centraros en vuestro negocio. Y ello supone una importante mejora de la productividad y, en definitiva, la obtención de más beneficios.

 

También te va a interesar: Asesoría laboral, y cómo poder cumplir con una normativa con habituales modificaciones.

 

  • 3. Se ocupa de realizar las gestiones laborales por ti

Entre los cometidos de estos asesores también se halla el de tratar con los diferentes organismos públicos las cuestiones relacionadas con tu empresa. Por ejemplo, la presentación de contratos y de altas o bajas en la Tesorería de la Seguridad Social, o representarte en actos de conciliación con uno de tus trabajadores. Como experto que es, tendrás la garantía de que todos estos trámites estarán realizados de manera correcta.

 

Las ventajas de tener un buen asesor en materia laboral

  • 4. Te supone un importante ahorro de costes

Si tuvieras que tener en plantilla a un empleado que se ocupase de todos los asuntos laborales, te supondría mucho más dinero que contratar a un asesor. Este es un profesional ajeno a la empresa y solo te cobra una cuota mensual que siempre es más económica.

Además, el experto en materia laboral realiza su trabajo siempre ajustándose a la legislación. Y ello te evita posibles sanciones o recargos de las administraciones públicas con el consiguiente ahorro de dinero para tu negocio.

  • 5. Te notifica la creación de subvenciones y otras novedades

El experto en materia laboral está constantemente actualizando sus conocimientos. Por ello, te mantendrá siempre al día respecto a las novedades legales que aparezcan y afecten a tu empresa. De esta forma, te libera de tener que hacerlo tú con el consiguiente esfuerzo y gasto de tiempo que ello supone.

Pero, además, el profesional de temas laborales está siempre informado respecto a subvenciones y ayudas que las distintas administraciones facilitan. Y también las pondrá en tu conocimiento a la vez que te asesora sobre la posibilidad de que tu empresa se acoja a ellas.

En conclusión

Un buen asesor en materia laboral te facilita mucho la gestión de tu negocio. Y ello por dos motivos: te proporciona la orientación legal que necesitas y se encarga de elaborar contratos, nóminas y otros documentos obligatorios para las empresas.

Una asesoría laboral en Madrid es conveniente para todas las empresas que realizan su actividad en la capital por varios motivos. Te indicamos las principales razones por las que trabajar con un asesor de esta ciudad.

Los motivos para trabajar con una asesoría laboral de la ciudad

Antes de nada, es importante que sepas que no estás obligado a trabajar con una asesoría laboral ni tampoco a que esta esté radicada en tu ciudad. De hecho, esta es una opción comúnmente utilizada por empresarios o pequeños autónomos. Pero, si no conoces con detalle la legislación laboral, sí deberías contar con esta ayuda.

No en vano, las pymes pierden mucho dinero por desconocimiento de la normativa del Ministerio de Trabajo. Hay varias razones de peso por las que te convendría trabajar con un profesional de tu ciudad. Son las siguientes:

  • 1. Conocimiento de la idiosincrasia de la ciudad

Un asesor laboral ha de saber, sobre todo, cómo hacer contratos y también dominar perfectamente la normativa nacional. Pero no es menos importante que conozca la idiosincrasia de la ciudad, ya que algunas pautas de contratación están influidas por ello. Por ejemplo, en una ciudad industrial los contratos tienden a ser más estables que en una ciudad turística.

Lo habitual es que un asesor laboral de tu ciudad te pueda dar un mejor servicio. Como norma general, el conocimiento del entorno es un factor positivo.

  • 2. Celeridad a la hora de resolver dudas y consultas

Lo cierto es que gracias a internet los plazos de tiempo para responder se han acortado significativamente, ya que existe la posibilidad del servicio online. Sin embargo, es conveniente señalar que, si tienes un contacto directo con tu asesor y este conoce la legislación regional, siempre será más rápida la respuesta que te puede ofrecer.

El tiempo es oro y no deberías desdeñar este aspecto. En la mayoría de las ocasiones, una mayor distancia implica también un mayor desinterés. Si el servicio que necesitas es frecuente, mejor tener a mano al profesional que te atienda.

  • 3. Conocimiento de la forma de trabajar de los juzgados y la Seguridad Social

Otro aspecto importante es que un asesor laboral que trabaje en Madrid conoce el ritmo de los juzgados de lo Social y de las delegaciones de la Seguridad Social. Una vez más, disponer en el momento de esta información puede ser sumamente útil si quieres tomar decisiones.

¿Qué ofrece una asesoría laboral en la capital?

 

Qué ofrece una asesoría laboral en la capital

 

Las asesorías laborales se encargan de varias funciones. Destacamos las más importantes que a ti, como autónomo o pyme, te interesan:

  • 1. Asesoramiento sobre contratos

Imagínate que vas a contratar a una persona pero no sabes cuáles son tus obligaciones. Lo primero que va a hacer un asesor laboral es explicarte los tipos de contratos a tu alcance para que elijas la modalidad que mejor se adapte a lo que buscas.

  • 2. Redacción del contrato

¿No sabes redactar contratos de trabajo? Tranquilo, porque eso es lo normal. El asesor laboral se encarga de redactar el contrato de trabajo incluyendo las cláusulas que consideréis oportunas en cada momento. Esto incluirá las renovaciones, despidos o redacción de nuevos contratos.

  • 3. Confección de las nóminas

La nómina es el documento que justifica vuestra relación laboral y, por tanto, es imprescindible que cumpla una serie de condiciones básicas. Los asesores laborales se encargan de esta función, incluyendo el salario base, los complementos y las retenciones que procedan.

Si quieres trabajar con una asesoría laboral en Madrid, en BKF Asesores te proporcionamos todo lo que necesitas; ya se trate de asesoramiento laboral, contable o jurídico, con nosotros podrás llevar a cabo lo que quieras de forma segura y acorde a la ley.