Al enviar este formulario, confirmo que he leído y estoy
conforme con la Política de Protección de Datos

A Acepto recibir información comercial.

El Ministerio de Hacienda reitera que no existe una campaña general de inspección de la Agencia Tributaria sobre los donativos en colegios concertados. Simplemente se vienen realizando controles puntuales desde hace tiempo en distintos puntos del territorio.

La deducción por donativos en el IRPF está regulada en el artículo 68.3 de la Ley 35/2006 del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y en la Ley 49/2002 de Régimen Fiscal de las Entidades sin Fines Lucrativos y de los Incentivos Fiscales al Mecenazgo.

Los donativos que algunos padres realizan a fundaciones de colegios concertados serán deducibles en el IRPF si cumplen los requisitos legales. En casos puntuales, la Agencia Tributaria ha detectado que un donativo no era tal y ha exigido su regularización.

 

Deducción en el IRPF por donativos a colegios concertados

 

Te puede interesar: ¿Qué puede suceder durante una asesoría fiscal?

 

La regularización se produce cuando la Agencia Tributaria detecta una contraprestación por ese pago; es decir, cuando el supuesto donativo no tiene carácter voluntario y financia una actividad ordinaria del colegio que repercute en el alumno.

Por lo tanto, no se ha producido ningún cambio legal ni de criterio. La actuación de la Agencia Tributaria en este ámbito sigue siendo la misma que en los últimos años y, como no puede ser de otra manera, se exigirá la regularización cuando se detecte que un contribuyente se ha deducido como donación lo que en realidad es el pago por un servicio.

Esta problemática no afecta en nada a las deducciones fiscales vigentes en el IRPF que existen en el ámbito de la enseñanza en algunas comunidades autónomas.

La asesoría contable o la contratación de un recurso que nos organice y controle nuestras cuentas, es uno de las cuestiones más complejas de tratar en la gestión y manejo de nuestras empresas en todo lo relacionado al área contable y financiera. Esto lleva a preguntarnos: ¿qué es mejor?, ¿un asesor externo o un contable contratado internamente? Si esta duda está merodeando tu mente, no te preocupes, te la vamos a solventar.

Es algo habitual que en las empresas nos solamos preguntar mucho por cómo gestionar óptimamente nuestras cuentas, que estén bien organizadas, que los impuestos sean cubiertos conforme a ley, que los contratos de nuestros empleados estén acordes a su desempeño en la empresa, que la tesorería esté controlada y no nos dé quebraderos de cabeza, o que tengamos un conocimiento de las leyes lo suficientemente completo como para no incurrir en  errores que nos lleven a tener que solventarlos de no muy buena forma. Dicho lo cual, las ventajas de externalizar esta área son considerables. Pero, en concreto, ¿cuáles son los trabajos a desempeñar por un contable?

 

  • Revisión de estados financieros.
  • Análisis de gastos e ingresos.
  • Preparación y presentación de impuestos.
  • Revisión de la normativa vigente.
  • Cuentas de resultados a lo largo del ejercicio.
  • Balances bien organizados.
  • Asesorar sobre medidas que beneficien a las cuentas de la empresa.
  • Estrategias de crecimiento empresarial.

 

Te puede interesar: ¿Qué conseguimos a través de una asesoría contable?

 

La asesoría contable se centra principalmente en la guía constante y en el acompañamiento profesional a las empresas, lo que les garantiza el resolver dudas y conflictos relacionados con la situación financiera. En sí, un asesor contable es el encargado de realizar un análisis al detalle de los estados financieros con el fin de establecer estrategias que permitan la correcta toma de decisiones en pro del crecimiento de la empresa.

Asesoría contable externa o contable dentro de nuestra empresa
Así pues, dentro de sus responsabilidades encontramos:

 

  • Disminución del riesgo financiero.
  • Revisión de inversiones.
  • Asignación de activos.
  • Revisión y planificación de seguros y coberturas.
  • Análisis de la industria, con el fin de anticiparse a los cambios de la misma.
  • Guía y seguimiento de estrategias.
  • Política de amortizaciones.

 

Entonces, ¿en qué radica la diferencia?

Una buena asesoría, con una amplia gama de profesionales en las distintas ramas que nos pueden afectar en una empresa, bien sea la parte contable, la jurídica o la laboral, nos lleva a estar tranquilos en muy diversas materias, claves en el buen recorrido de nuestras sociedades. Por el contrario, tener contratado a un contable, sin más, nos cubre los conocimientos en una sola área, pero, ¿y las demás?, ¿las dejamos sin profesionales que nos cubran ese asesoramiento?, ¿y los problemas que esto no puede conllevar? La opción es muy clara: contratemos una asesoría que cubra todas estas necesidades. Por el bien de nuestras empresas.

Cuando hablamos de asesoría jurídica nos referimos a una guía especializada en materia de desarrollo de asuntos relacionados con la aplicación de normas, reglas y/o leyes que le conciernen al cliente, siendo éste una persona natural o una compañía. Naturalmente, el objetivo principal de una firma de asesoría jurídica yace en la resolución de situaciones complejas a nivel legal que puedan dificultar el día a día del cliente, donde sea necesario comprender la subordinación y dependencia de algunas leyes sobre otras y que puedan perjudicar o beneficiar el proceso las empresas.

Teniendo esto en cuenta, la importancia de una conveniente asesoría jurídica en Madrid, si perteneces a esta comunidad autónoma, como en el resto de España, se enfoca en esclarecer el confuso mundo de la normativa aplicada a la sociedad civil, y orientar a través de éste para que toda su operación se encuentre bajo el marco legal. Es decir, entre los servicios básicos de una asesoría jurídica podemos encontrar:

  • Asistencia especializada aplicada en cualquiera de las tres ramas del Derecho.
  • Confección de dictámenes.
  • Representación letrada (realización de presentación cargos y derechos en pro de una defensa limpia (en cualquier caso).
  • Elaboración de actas legales de toda índole.

Esto, además, se extiende en el caso de clientes societarios, donde la especialidad del asesor debe ser un experto economista que, como es apenas obvio, cuente con total dominio de temas sobre las leyes que rigen la economía y las sociedades, además del Derecho Internacional Público, y cuyos conocimientos deben abarcar, pues, la normatividad tributaria, contabilidad y finanzas, entre otras.

 

¿Cómo te puede ayudar una asesoría jurídica?

 

En este orden de ideas, cabe decir que las responsabilidades de una firma que preste servicios de asesoría jurídica, son:

  • Orientar la correcta creación, administración y disolución de sociedades mercantiles y civiles.
  • Defender los intereses del cliente (persona física o jurídica) frente a los distintos procedimientos judiciales.
  • Identificar y resolver inconvenientes legales que afecten el bienestar del cliente a corto o largo plazo en actas, contratos, convenios o normas.
  • Emitir periódicamente informes sobre el estado legal de la organización.
  • Guía administrativa y fiscal frente a las obligaciones con las autoridades en participación con otras áreas.
  • Comunicar la existencia y administración de los derechos de la propiedad intelectual y material.
  • Aconsejar en negociaciones laborales.
  • Intervenir en asuntos de derecho empresarial.

La asesoría jurídica mantiene a tu empresa bajo las obligaciones del marco legal, pero ¿por qué es importante?

Para nadie es un secreto que existe una constante actualización de las normativas que regulan el entorno empresarial y comercial, pero tal es el espectro al que nos referimos que muchos empresarios desconocen las leyes vigentes que pueden afectar el funcionamiento de su compañía, y donde el apoyo de un experto resulta fundamental.

Pues, por ejemplo, en la actualidad podemos hablar de las reglas que protegen la información de los usuarios europeos en internet, cuya información debe ser manejada con destreza por una firma de asesoría jurídica con el fin de crear y actualizar complejos textos legales, así como introducir cambios al contacto sin ir en contra de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD).

 

Te puede interesar: La importancia de tener mi asesoría en Madrid

 

En conclusión, una empresa que cuenta con el apoyo de una asesoría jurídica profesional no solo se mantendrá completamente actualizada en materia de regulaciones legales, sino que también podrá aprovechar tal ventaja de modo estratégico para aplicar planes de acción en búsqueda del desarrollo y la expansión inteligente de la marca.

Sumado a ello, una buena firma de asesoría fiscal, que preste otros servicios además de la asesoría jurídica, nos será de gran ayuda.  Un partner que nos acompañe en el asesoramiento integral de todo lo que debemos saber alrededor de las distintas normativas nos será de gran utilidad, y nos evitará dolores de cabeza y algo más…..

Naturalmente, toda compañía debe cumplir con una serie de obligaciones fiscales, laborales, contables y jurídicas para mantenerse bajo el marco legal puntual del país donde ésta opera, de modo que no caiga en complicaciones judiciales. No obstante, es innegable lo intrincada que puede llegar a ser la red normativa internacional y nacional que afectan el funcionamiento de las compañías. Claro está que, si éstas cumplen puntual y adecuadamente, no solo se mantendrán libres de traspiés sino que gozarán de beneficios frente a la competencia.

 

Te puede interesar: ¿Qué beneficios me puede reportar un gestor fiscal?

 

Siendo conscientes del vertiginoso crecimiento empresarial del que la capital española ha sido testigo durante las últimas décadas, resulta apenas obvia la necesidad de contar con firmas especializadas en la asesoría y gestoría integral que toda compañía necesita para funcionar adecuadamente bajo las regulaciones del Estado en la mano.

Ahora, cabe mencionar que las mejores firmas de gestorías en Madrid ofrecen servicios que se extienden a las cuatro necesidades legales principales de toda compañía las cuales, anteriormente mencionadas, son fiscales, laborales, contables y jurídicas.

Para comprender cómo se puede beneficiar tu compañía gracias al soporte de un competente y experto equipo de asesores y gestores, a continuación, veremos las diferentes áreas de acción de dichas firmas para garantizar el buen desarrollo de la legalidad en las empresas.

 

Aspectos importantes de tener la gestoría en Madrid

 

Gestoría fiscal

Las compañías deben presentar informes periódicos sobre su estado financiero a organismos como Hacienda, así como el pago de impuestos y amortizaciones, altas y bajas, cálculos de cuotas, deducciones y aplicaciones contables, entre otras cosas.

Sin embargo, teniendo en cuenta la larga lista de obligaciones fiscales que una empresa debe de cumplir, no resulta extraño que muchos necesiten la asesoría de un experto para identificar tales condiciones legales, así como para llevar a cabo el cumplimiento de las mismas y, como es lógico, comunicarlas a los entes correspondientes (internos y externos).

Entre los servicios más destacados de una gestoría fiscal, podemos encontrar:

  • Estudio de nuevas oportunidades de negocio.
  • Planeación para reestructuraciones en pro de la optimización.
  • Actualización constante en materia de legislación que afecte a la empresa.
  • Representación legal frente a distintas entidades.

Gestoría laboral

Por otro lado, las empresas no solo deben cumplir con obligaciones externas, sino que también tienen la obligación de mantenerse en regla con todos los asuntos referentes a sus empleados y la manera en que se opera internamente.

Es decir, es recomendable que cualquier organización establecida, nueva y en crecimiento, debe cumplir con un gestor laboral que asesore y lleve a cabo tareas como la confección de contratos, cumplimiento con los seguros sociales, salarios, jubilación o partes de baja, entre otras.

Una firma de gestoría en Madrid debe garantizar, pues, que entre su equipo se encuentren economistas y abogados laboralistas capaces de:

  • Llevar a cabo el cumplimiento de tareas burocráticas.
  • Reducir los gastos de la empresa para ajustarse a las necesidades la misma y, así, incrementar los beneficios.
  • Hacer cumplir por ambas partes (empleado y empleador) las leyes de relación laboral.
  • Tramitar seguros sociales, nóminas y demás transacciones competentes de la empresa.

 

Gestoría contable

La gestoría contable, como su nombre lo indica, consiste en la creación y revisión constante de libros contables, así como la optimización de recursos financieros, identificación de posibles pérdidas o errores, así como la comunicación de planes en pro de un crecimiento económico inteligente.

A su vez, la gestoría contable se encarga de la facturación anual y la preparación de cuentas, así como de la representación frente a entidades financieras como bancos, notarías, Registro de Propiedad y Mercantil, además de otros organismos públicos.

 

Gestoría jurídica

Finalmente, la gestoría jurídica se encargaría de la asesoría y estructuración de los elementos necesarios para que la compañía cumpla con sus obligaciones legales en todas las ramas de Derecho.

De modo que un experto en gestoría jurídica debe estar al tanto de las actualizaciones en cuanto a toda la normativa se refiere, así como la dependencia y subordinación de leyes, con el objetivo de prevenir movimientos nada convenientes para la empresa.

Por lo tanto, y a modo de conclusión, los gestores externos se han convertido en un soporte muy importante para pequeñas y medianas empresas, que obviamente no tienen la capacidad de tener dentro de su plantilla a profesionales que den a sus empresas soporte en materia laboral, jurídica, contable y laboral. Externalizar estos servicios se convierte en algo imprescindible, si es que queremos hacer las cosas bien en nuestras sociedades.

Para ninguna compañía es un secreto que, detrás del proceso de contratación de sus empleados, se mueve una extensa lista de obligaciones fiscales que deben ser cubiertas por parte del empleador. Sin embargo, cada día descubrimos con más asombro la cantidad de empresas que se ven involucradas en complicaciones legales por el desconocimiento y su consecuente incumplimiento de las normas.

Teniendo esto en cuenta, varias firmas españolas especializadas en el tema han decidido extender su portafolio de servicios con el objetivo de brindar un servicio integral de asesoría laboral en Madrid y en el resto del territorio nacional. De ahí la importancia de mantenerse en la más absoluta de las legalidades y cumplir escrupulosamente las normas, para lo cual es necesario el exhaustivo conocimiento de las mismas, y se la evolución de las mismas.

Para corroborar la importancia de una asesoría laboral en tu empresa, a continuación, te presentamos sus cuatro valores añadidos más destacables, pero antes de entrar en materia cabe explicar someramente de qué se trata.

 

Te puede interesar: ¿Son necesarios los juzgados especializados para las asesorías en Madrid?

 

Pues bien, la asesoría laboral abarca una extensa variedad de prestaciones en materia de contratación de personal como, por ejemplo, la administración de altas y bajas de empleados en régimen de seguridad social, trámites para confección de contratos y salarios, informes relacionados a la situación del personal y cuotas del IRPF, entre muchos otros. A su vez, una buena asesoría se complementa con otros servicios como la orientación contable o jurídica, lo que permite construir un plan de trabajo más amplio que cubre el proceso general de la empresa y optimiza los resultados del asesoramiento inicial.

 

valores añadidos de una asesoría laboral

 

Ahora que hemos sentado una base, es prudente proceder con los beneficios puntuales de una asesoría:

 

1. Respaldo profesional en la toma de decisiones

Cuando el equipo directivo cuenta con su propio consultor, siempre tendrá muy cerca a un experto con quién consultar todo tipo de inquietud legal y laboral. Esto quiere decir que, además de mantener un rumbo claro y estable en esta área, podrás recibir una segunda opinión antes de proceder con decisiones importantes, como el alta o la baja de un empleado, así como modificaciones contractuales y demás.

 

2. Optimización de recursos

¿No le gustaría a cualquier compañía que encontrar una fórmula mágica que les permita producir igual (o incluso más) a partir de su inversión?

Con el apoyo de un equipo especializado en asesoría laboral es posible, ya que su conocimiento resulta francamente importante para administrar procesos laborales de toda índole, permitiéndote a ti y a todo tu equipo continuar con sus tareas habituales en pro del crecimiento y desarrollo de la empresa.

Estarás ahorrando dinero, tiempo y esfuerzo y un incremento en los niveles de productividad.

 

3. Tranquilidad en materia administrativa y laboral

Sabemos cuán apretada puede estar la agenda de un directivo (reuniones con clientes, viajes de negocios, etc.), por lo que – en muchas ocasiones – sus obligaciones administrativas pueden verse delegadas a un segundo plano, siendo ésta la principal causa de problemas legales internos.

La asesoría laboral en Madrid, al igual que en el resto de España, se especializa en la constante vigilancia y tramitación de contratos, nóminas, seguros sociales o jubilaciones, entre muchas otras. Por lo que tú podrás continuar con tus tareas habituales sin la constante preocupación de un traspié administrativo.

 

4. Eliminación de riesgos

Al contar con una asesoría laboral integral, tu empresa puede conocer detalladamente la disposición de recursos y, asimismo, gestionarlos de manera óptima, cosa que te permite trabajar con todo lo que tu compañía tiene a su disposición sin verse inmersos en riesgos. De igual modo, como lo mencionábamos anteriormente, el apoyo de un experto en la toma de decisiones hará que se tomen las medidas adecuadas para solventar cualquier posible riesgo antes de que sea demasiado tarde.

En conclusión, trabajando hombro a hombro con una firma especializada en asesoría laboral no solo verás cómo tu empresa toma un rumbo óptimo hacia la expansión inteligente, sino que también reducirás considerablemente la carga de trabajo que de ello se genera, lo cual te abre las puertas de nuevos procesos donde sí es necesaria tu presencia al ciento por ciento.

Como su nombre indica, la asesoría contable trata de un ejercicio de acompañamiento y guía para pequeñas, medianas o grandes empresas, que se encuentran en la necesidad de aclarar situaciones financieras complejas. Es decir que, cuando un negocio necesita avanzar con trámites de adquisición de mobiliarios, productos, herramientas o cualquier otro bien, un asesor contable le ayudará a conocer el estado económico actual de su empresa y, consecuentemente, habilita la posibilidad de tomar decisiones estratégicas.

Además de ello, la asesoría contable va bastante más allá y busca ofrecer un servicio integral donde, sumado a la identificación y comunicación de la situación financiera para la generación de un plan de acción, también le apunta a la inclusión de distintos trámites legales frente a las entidades correspondientes como la aplicación y manejo de leyes, el manejo del libro mayor contable y de clientes, la supervisión contable oficial diaria y los balances de cuentas.

 

Le puede interesar: Aspectos que debo conocer sobre la asesoría contable

 

Resumiendo lo anterior, podemos decir que la labor del asesor contable radica en el análisis de las decisiones a tomar que resulten determinantes para el cliente, sea empresa o persona física. Esto resultaría de la información recopilada que permitiría conocer al detalle el estado financiero actual, para así asesorar y guiar hacia la alternativa más eficaz.

¿Qué conseguimos a través de una asesoría contable?

Con ello corroboramos que la asesoría contable es necesaria en cada uno de los diferentes sectores comerciales gracias a la posibilidad que ofrece para la realización de planes contables, además de ser esencial a la hora de la facturación y la preparación de las cuentas anuales. No obstante, una buena asesoría contable va más allá, tomando la batuta de ciertas acciones frente a entidades bancarias, el Registro de la Propiedad y Mercantil, notarías y organismos públicos, por mencionar algunos.

Cabe mencionar que al contar con un asesor que apoye el proceso de la empresa, los directivos de las empresas no solo están ahorrando tiempo valioso que pueden invertir en tareas más de su propia labor de gestor, sino que también optimizan la inversión de sus recursos económicos al no tener que verse obligados a contratar especialistas en la materia que desempeñen tales tareas dentro de su plantilla.

Es obvio que las empresas necesitan mantener un registro actualizado de toda su actividad financiera, por lo que la asesoría contable en Madrid, y en el resto de España, se enfoca a la solución de problemas derivados de las propias cuentas contable de la entidad o individuo, por lo que resulta imprescindible contar con una empresa dedicada al registro de todos los movimientos de entradas y salidas que vayan sucediendo. Dicha identificación de recursos, confusiones y vacíos es llevada a cabo por algunas firmas de asesoría contable que extienden su portafolio de servicios al punto de ofrecer sistemas de contabilidad analítica al margen de auditorías internas.

Entre otros servicios que podemos esperar de una firma de asesores contables, está la contabilidad general, asesoría fiscal, optimización del sistema contable de las empresas y la resolución de dudas, por lo que, naturalmente, una empresa que cuenta con un servicio de asesoría:

  • Elige la forma jurídica del negocio adecuada (Sociedad Limitada, Sociedad Anónima, etc.)
  • Cuenta con planes de negocios documentados y respaldados para realizar inversiones y financiamientos realistas.
  • Se mantiene varios pasos por delante de cualquier imprevisto, siendo quien controla la contabilidad, y no siendo controlada por ella.

A todo ello habría que sumar que la presentación de todo tipo de impuestos, así como los pagos periódicos a la Seguridad Social forman parte de la labor que una asesoría contable nos debe realizar. Para eso están, para que nos despreocupemos de cuentas y de impuestos, y nos dediquemos a hacer crecer la empresa, que ya viene a ser una labor más que compleja.

Es obvio decir que cuando tratamos el concepto de asesoría financiera se está haciendo referencia al apoyo brindado por un experto para guiar a su cliente en materia de administración de sus bienes; más exactamente a su dinero. Este apoyo es esencial para comprender todo aquello que gira alrededor de los ingresos, los gastos, presupuestos, ahorro y préstamos, y es sumamente necesario para desarrollar habilidades básicas relativas que permiten tener un mejor control sobre todo el espectro financiero personal o de la empresa.

El objetivo de una asesoría financiera en Madrid, como pueda ser en el resto del país, es el siguiente: entregarle al cliente un conocimiento suficiente, para que se encuentre con la capacidad adecuada a la hora de tomar las decisiones, en las que deberá estar muy acertado de cara a planificar su evolución y alcanzar los objetivos profesionales que se hubiesen propuesto. Cabe mencionar que, aunque estos servicios tienden a ser brindados a clientes comerciales (empresas), el asesoramiento también tiene impacto en su vida personal, permitiéndole administrar estratégicamente sus recursos.

 

¿Por qué es importante tener una buena asesoría financiera?

 

No obstante, la necesidad de una asesoría financiera se ha hecho cada vez más palpable a lo largo de las últimas décadas. Ya no sólo en el ámbito empresarial o profesional, sino que también en el terreno personal. Claro ejemplo de esto serían los distintos planteamientos que nos podemos hacer en lo que a nuestro futuro como pensionistas el futuro deparará. Muchos nos hemos planteado los planes de pensiones y fondos de inversión privados para asegurarnos una vida sin sobresaltos en nuestra vejez. Pero claro está, qué cantidades pagar, qué tratamiento impositivo vamos a tener, cómo realizar su liquidación…….muchas preguntas, cuyas respuestas debemos consultar a un asesor de nuestra confianza. Las cifras de aportación y rescate, y su gestión, pueden significar muchos euros, por lo que es bastante recomendable la voz de un experto.

Asimismo, también encontramos a aquellos inversores que invierten en acciones, fondos de inversión, o cualquier producto financiero, cuyos tratamientos fiscales son distintos. Conocer la dinámica impositiva antes de realizar cualquier inversión puede resultarnos bastante rentable.

Como comentábamos antes, pese a que este tipo de asesoramiento suele estar enfocado principalmente a las empresas, no cabe duda que hay particulares que buscan acceder a un guía profesional que les permita gestionar los ahorros, los gastos, las inversiones y su estado financiero en general.

Por otro lado, y hoy en día, en líneas generales existe la conciencia general que “zapatero a tus zapatos”, o lo que es lo mismo, los impuestos y sus cálculos dejémoslos en manos de asesores que nos den las pautas adecuadas. Lo contrario nos podría llegar a salir muy caro. Nada que ver con la inversión en un gestor.

 

Le puede interesar: 5 ventajas de recibir una asesoría financiera