a la hora de comprar una empresa, hay que tener presentes una serie de factores económicos claves que te ayudarán a entender su funcionamiento y gestión

¿Qué factores debo tener en cuenta para comprar una empresa? Existen múltiples estrategias a la hora de adquirir una empresa, pero lo fundamental es contar con un buen plan estratégico, organización y asesoramiento adecuado. En este post te explicamos los factores más importantes que hay que tener presentes, así como las claves de un buen asesoramiento contable en una empresa.

Principales factores a tener en cuenta para adquirir una empresa

La compra de una empresa no es una tarea sencilla. Hay que tener en cuenta numerosos aspectos contables para conocer su situación económica y financiera. No te pierdas estos factores, te ayudarán a tener las cosas más claras. Un ejemplo de medidas de esta índole te lo pueden explicar bien en una asesoría fiscal en Madrid con expertos.

1. Conseguir la financiación necesaria

Antes de iniciar el proceso, es recomendable considerar el ciclo económico del momento en que te propongas adquirir la empresa, pues influirá en la deuda derivada de la financiación.

Existen múltiples formas para obtener la financiación necesaria, con procedimientos y duración muy diferentes, distinguiéndose entre financiación a corto plazo, como préstamos bancarios; y financiación a largo plazo, como por ejemplo garantías hipotecarias o préstamos participativos.

2. Un buen asesoramiento contable

Las gestiones que hay que realizar no son tarea fácil, por lo que es muy recomendable recurrir a asesoramiento contable profesional. Para ello, debes tener en cuenta una serie de claves, como conocer tu situación financiera real para saber si se puede proceder a la contratación del asesoramiento, llevar correctamente la gestión de cobros y pagos, ajustarse en todo momento a las necesidades del negocio, saber hacer un buen análisis de los resultados o aprovechar las ventajas que otorgan los softwares de gestión, muy útiles para simplificar y dar seguridad a tu contabilidad.

3. Conocer el balance de situación

Debes estar al tanto del activo y el pasivo de la empresa, es decir, de los bienes inmuebles, instalaciones, dinero en efectivo o existencias de productos (activo) y de las obligaciones de pago (pasivo) en el momento de la compra.

El balance de situación permite conocer la situación financiera de la entidad y su evolución a lo largo de los años, lo que te dará mucha información sobre la imagen real de la empresa, útil para la planificación estratégica de la compra de la empresa.

También te puede interesar: Impuesto de patrimonio para el 2022, ¿cambios a la vista?

4. Realizar una previsión de ingresos y gastos

Una de las claves principales es conocer las cuentas de resultados de la empresa en los últimos años, esto es la relación entre los ingresos y gastos que ha tenido en cada ejercicio. Es importante clasificarlos en grupos para saber qué elementos están suponiendo un mayor gasto y cuáles un mayor ingreso.

El objetivo es disponer de información sobre la gestión de la empresa para facilitar la planificación de la hoja de ruta a seguir y las decisiones a corto, medio y largo plazo.

5. Hacer previsiones de tesorería

La tesorería es el área responsable de gestionar el flujo monetario de la empresa. Funciona como una garantía de liquidez a corto y largo plazo, por lo que conocer el capital disponible será muy útil frente a los diferentes imprevistos que surjan en la compra de la empresa y su gestión. Es necesario planificar detalladamente las necesidades que vas a tener de liquidez y de efectivo.

Es importante conocer el flujo de caja, el flujo de salidas y entradas netas de dinero en una empresa, con el cual podemos medir su nivel de liquidez y facilitar la capacidad de pagar las deudas.

En definitiva, para la adquisición de una empresa, debes tener en cuenta distintos elementos de su situación contable en la compra y en los años previos, para conocer de manera precisa su evolución y su gestión.