Una pyme es una pequeña o mediana empresa industrial, mercantil o de cualquier otro tipo, que cuenta con un número de trabajadores reducido, pero que tiene que hacer uso de diferentes tipos de acuerdos a la hora de contratar a sus asalariados.

Contratos utilizados por las pymes

Un contrato de trabajo es aquel acuerdo firmado entre empleado y empleador en el que se regulan aquellas actividades que se van a realizar, así como la remuneración que se van a recibir por ellas. La duración, la necesidad de que preavises en caso de querer poner fin a dicho acuerdo antes de lo pactado, o la ausencia o existencia de un período de prueba son también aspectos que deben aparecer en el contrato.

1. Contrato indefinido 

Ten en cuenta que en este tipo de pacto laboral no se estipula ninguna fecha de finalización, lo que supone estabilidad para el trabajador. Además, si el jefe quiere finalizar la relación laboral, tendrá que indemnizarle. Para el empleador también supone ventajas, ya que se puede beneficiar de diferentes tipos de deducciones fiscales y ayudas, dependiendo de la persona que contrate como, por ejemplo, desempleados o jóvenes.

2. Contrato temporal

Con este contrato se establece un acuerdo entre el empleado y el empleador en el que se estipula la realización de un trabajo por un período de tiempo determinado. El período de prueba va a variar dependiendo del tiempo de contratación que se haya acordado y normalmente se permiten prórrogas.

Dentro de este tipo de contratos existen subtipos como el de obra o servicio con el que se indemniza al trabajador al finalizar el contrato, con ocho días de salario por cada año de trabajo realizado.

Otro tipo de contrato temporal es el eventual y se utiliza en los casos en los que hay que atender circunstancias concretas en la producción por exceso de pedidos o acumulación de tareas. Su duración máxima es de seis meses y solamente puede formalizarse una prórroga. Cuando se finaliza el contrato el trabajador recibe una indemnización de ochos días de salario por cada año de trabajo.

En contrato de interinidad es utilizado para contratar a trabajadores que tienen que sustituir a otros que, por diferentes motivos, no van a acudir a su puesto de trabajo durante un tiempo, pero que lo siguen conservando. La duración de este acuerdo va a coincidir con el tiempo de duración de la causa.

También te va a interesa: Asesoría laboral en mi empresa, cinco razones para recibirla.

3. De formación y aprendizaje

Otro de los tipos de contratos utilizados por las pymes es el de formación y aprendizaje. En este caso, conviene que tengas en cuenta que solamente puede usarse con personas que tienen entre 16 y 30 años, y su función principal es la de poder alternar la formación con la actividad laboral. De esta manera, se aumenta la inserción laboral gracias a una formación específica. Su duración máxima es de tres años y después es posible entrar a formar parte de la plantilla de la empresa de forma indefinida.

4. Contrato de prácticas

Similar al contrato de aprendizaje y formación es el contrato de prácticas. Es posible que te resulte familiar, pues se hace con la idea de mejorar la competencia profesional y la cualificación del empleado. Se ofrece experiencia dentro de un sector mientras que se mejora la comprensión de los contenidos de formación. La retribución está fijada por el convenio, aunque no puede ser inferior a un 75 % de lo que un trabajador en el mismo puesto recibiría por su trabajo.

En cualquier caso, una vez que has tomado la decisión de contratar, es fundamental conocer qué tipo de contrato es el que más se ajusta a las necesidades de tu empresa dependiendo del momento y la circunstancia.

Tras la formación del nuevo gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, el objetivo marcado por este nuevo ejecutivo en materia económica es el de recaudar en torno a un 40 % del PIB incrementando los impuestos a las rentas más altas y a las grandes empresas, y bajando los impuestos a las pymes y a las rentas más bajas.

Varios impuestos se van a ver afectados por las nuevas medidas

Algunos de estos impuestos van a afectar directamente a la actividad empresarial de nuestro país. En el caso del Impuesto de Sociedades, el nuevo gobierno prevé un aumento para las grandes corporaciones y entidades financieras, del 15 % en el primer caso y hasta el 18 % en el segundo. En el caso de las pymes, estas se van a ver beneficiadas por las nuevas medidas, puesto que la cotización por Impuesto de Sociedades bajará del 25 % hasta un 23 % para aquellas pymes cuya facturación se sitúe por debajo del millón de euros.

También te puede interesar: asesorías legales en las empresas, ¿fundamentales?

No obstante, el ejecutivo plantea una subida en los tipos impositivos en el Impuesto Especial sobre Hidrocarburos, al igual que ya planteó en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el 2019 y que finalmente no contó con el apoyo del Congreso de los Diputados. En este proyecto, se contemplaba una subida de los tipos impositivos para el Impuesto sobre Hidrocarburos para el transporte por carretera. Este aumento no afectará al gasóleo profesional ni al bonificado, con lo cual los camiones no se verán afectados por esta subida, pero sí otros profesionales, autónomos o pequeñas y medianas empresas. La subida que planea el gobierno para este tipo de carburante es de 3,8 céntimos por litro de combustible diésel consumido.

El gobierno va a implementar otros dos nuevos impuestos que pueden afectar en mayor o menor grado al sector empresarial de nuestro país. Son los conocidos como Tasa Tobin y Tasa Google. No obstante, no parece que estos dos impuestos vayan a suponer un lastre para las pequeñas y medianas empresas. En el caso de la Tasa Tobin, este nuevo impuesto gravará las operaciones de compra de acciones con un 0,2 %. No es muy probable que este nuevo impuesto esté operativo hasta finales del presente año.

En el caso de la Tasa Google o tasa digital, la implantación de este nuevo impuesto va destinada a gravar ciertas ganancias de los gigantes del sector como Facebook y Google. En este caso, la aparición de este nuevo tributo sí puede tener un efecto más negativo para las pequeñas y medianas empresas, ya que si estas empresas deciden anunciarse en alguna de las plataformas afectadas, puede resultarles más caro. También en el caso de que una de estas pequñas o medianas empresas venda sus productos a través de alguno de estas plataformas, como por ejemplo Amazon, este nuevo impuesto podría afectar a sus ventas. De igual manera la implantación de la tasa digital va a provocar una cierta incertidumbre en empresas que trabajen con reservas on-line, por ejemplo de restaurantes.

Otros impuestos

Las grandes fortunas se van a ver afectadas por la política fiscal del nuevo gobierno. En concreto se prevé un aumento del 1 % del Impuesto de Patrimonio para las fortunas con un patrimonio superior a 10 millones de euros. No obstante, no parece que esta medida vaya a afectar a las pequeñas y medianas empresas. Sí podrían afectar a las pequeñas y medianas empresas los planes que tiene el ejecutivo de armonizar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Habrá que ver como evoluciona la situación económica en los próximos meses para comprobar si el impacto de los nuevos impuestos trae efectos negativos o positivos para nuestras pymes.

El asesoramiento jurídico a empresas es muy necesario en todos los aspectos de cualquier sociedad. En las empresas, ya sean grandes o pymes, e incluso entre los autónomos, todas las acciones tienen un trasfondo legal de gran importancia, que va desde las propias ventas hasta los aspectos fiscales.

En qué aspectos necesita asesoramiento una empresa

Si tienes una empresa es posible que te preguntes en qué ámbitos necesitas o no asesoramiento. Las asesorías laborales atañen un amplio abanico de conocimiento enfocado a diferentes factores. Te mostramos algunos de ellos.

1. Ámbito fiscal

En primer lugar, no son iguales los impuestos que debe pagar una persona física que los que debe abonar una empresa. Una persona jurídica deberá hacer frente al IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido), al IS (Impuesto de Sociedades), tener presente las retenciones que debe hacerle a sus trabajadores por el IRPF (Impuesto de la Renta de Personas Físicas) y pagar las cotizaciones a la Seguridad Social.

También te va a interesar: Asesoramiento a empresas para este nuevo año

Cada impuesto, además, tiene su plazo concreto. Con un buen asesoramiento jurídico no tendrás que estar pendiente de ninguno de los impuestos ni de los aspectos que te hemos mencionado. Solo tendrás que dejar la información en manos de profesionales y despreocuparte de ello.

2. Altas, bajas y trámites de los trabajadores

En su aspecto más laboralista, una asesoría también se va a encargar de todos los trámites que necesitas realizar para las altas y bajas de los trabajadores, para la gestión de las vacaciones, los finiquitos, las pagas, las nóminas, las indemnizaciones, etc. Así te asegurarás de que unos profesionales aprovechan el conocimiento de la ley para sacar el máximo beneficio a tu empresa y para facilitarte la gestión de los trámites más engorrosos que estén relacionados con los trabajadores.

3. Estar al día de la ley

Cada negocio tiene unas particularidades que hacen que una determinada ley se le aplique de una forma u otra. La ley, además, suele estar en constante actualización para adaptarse a la realidad de cada situación. Con una asesoría jurídica no tendrás que estar mirando cuándo cambia o no la ley ni cómo adaptar tu negocio a ella. Sin que tengas que preguntar, se te informará de todos los cambios que debas o no realizar y que se vayan a producir jurídicamente.

4. Por el compliance

Desde que se modificó el Código Penal en el año 2015 con la LO 1/2015, del 30 de marzo, las empresas también tienen responsabilidad jurídica. El compliance es una figura que se está adaptando poco a poco a la realidad española, pero que es imprescindible a la hora de evitar problemas legales en tu negocio. Con una asesoría laboral, esta parte tan imprescindible de tu negocio la tendrás completamente cubierta.

5. La ley de protección de datos

Seguro que te suena la ley orgánica de protección de datos. El RGPD entró en vigor en 2016, pero fue en 2018 cuando entró en vigor con la Ley 3/2018, del 5 de diciembre, de protección de datos y garantía de derechos digitales (LOPDGDD).

Las empresas manejan datos personales de personas físicas. A veces, sin saberlo, incluso tratan con datos a gran escala o con datos sensibles (por ejemplo, los de salud). Una asesoría te dirá qué tienes que implantar en tu empresa para estar a salvo de las graves sanciones.

En definitiva, el asesoramiento jurídico a empresas te dará la clave de todos los aspectos que necesitas para el triunfo de tu negocio. Cuenta con auténticos profesionales para empezar con buen pie y lograr que tu sociedad solo siga creciendo en fiabilidad, ingresos y valores.

Las asesorías legales en las empresas pueden ser de gran utilidad en muchos aspectos. Para que un negocio funcione correctamente, acaban siendo fundamentales, ya que toda sociedad tiene un gran entramado legal detrás que se refleja en muchos aspectos. ¿Necesitas más razones?

Por qué una asesoría legal es fundamental en tu empresa

Tu empresa es una persona jurídica, lo cual implica una serie de aspectos fundamentales que tienes que llevar al día: los fiscales, los que abarcan a tus trabajadores o los de protección de datos son algunos de los más importantes. A continuación, te mostramos todas las razones por las que una asesoría legal en tu empresa puede resultar fundamental.

1. Para evitar la responsabilidad penal

En la actualidad, la responsabilidad penal de las personas jurídicas es una realidad. Antiguamente, solo las personas físicas podían ser condenadas vía penal. No obstante, desde la aprobación de la Ley Orgánica 1/2015 del 30 de marzo, que modifica el Código Penal, tu empresa también puede verse envuelta en problemas judiciales. Y ya sabes que el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento, por lo que en manos de una asesoría legal tendrás la completa seguridad y la tranquilidad de que vas a estar siempre al día en la legalidad vigente, evitando sanciones, clausuras e incluso que el desconocimiento te acabe afectando directamente.

También te va a interesar: Asesoramiento a autónomos en este nuevo año.

2. Cumplir con los plazos de los impuestos

Las empresas tienen que enfrentarse a mayores impuestos que las personas físicas. Entre ellos podemos destacar el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido), el IRPF (Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas) en lo que concierne a las retenciones de los trabajadores, el IS (Impuesto de Sociedades) y el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social. Todo esto conlleva el cumplimiento de unos plazos que, de lo contrario, pueden generar graves sanciones sobre la empresa e incluso consecuencias penales. Las asesorías legales tienen un gran papel en este aspecto, ya que podrás despreocuparte de números y eso se traducirá en tranquilidad, así como en ahorro de tiempo y de dinero.

3. Gestionar los procesos relacionados con los trabajadores

La normativa laboral es muy complicada y, según el tipo de contrato del trabajador, del tiempo que lleve trabajando, etc. pueden cambiar muchas condiciones en relación con dicho empleado. Contando con una asesoría legal podrás despreocuparte de todo esto. Serán sus profesionales quienes te indiquen los días que debes a los trabajadores, cuántas horas tienen que trabajar y las vacaciones que les corresponden, gestionarán las horas extra y mucho más, siempre mirando por el beneficio de tu negocio y ahorrándote quebraderos de cabeza o gastos extra, así como posibles indemnizaciones.

4. Las actualizaciones legales

La ley es algo que los profesionales que se dedican a ejercerla nunca dejan de estudiar. Todas las normas jurídicas, sean del ámbito que sean, se encuentran en constante revisión. Por ello, una asesoría legal es fundamental en lo que concierne a tu negocio. Según el tipo de empresa que tengas, te corresponderá cumplir una norma u otra, e incluso quizás ciertos aspectos de una tercera ley que desconozcas. Es fundamental estar al día en la legalidad vigente, pero cuando se tiene un negocio no se dispone de tiempo para todo. No obstante, no te preocupes, pues este es el papel reservado a los profesionales de una asesoría legal.

En definitiva, las asesorías legales en las empresas son fundamentales en la actualidad. Hoy, la legalidad vigente abarca muchos aspectos, y llevar un negocio acaba siendo mucho más difícil. Si dejas el tema legal en manos de profesionales, podrás realmente disfrutar de tu actividad profesional sin preocupaciones.

Teniendo en cuenta la complejidad de la materia tributaria, muchas veces te habrás preguntado: ¿y si tuviera una asesoría fiscal en mi empresa? Pues si la tuvieras, te ahorrarías tiempo y quebraderos de cabeza y disfrutarías de una despreocupación absoluta en lo que a fiscalidad se refiere.

Razones para contar con una asesoría fiscal en la empresa

Los motivos para contar con un buen asesor fiscal son numerosos. Todos ellos tendrán como objetivo ayudarte, hacer tu trabajo más fácil y conseguir que la presión fiscal de tu empresa disminuya.

Acceso a la normativa

La asesoría fiscal que contrates tendrá acceso a bases de datos por las cuales tendrías que abonar una cantidad mensual si también desearas tenerlas. Las bases de datos contendrán toda la normativa fiscal, que estará ordenada para que no tengas necesidad de perder un día entero buscando en Internet.

Asesoramiento en impuestos

Una asesoría fiscal siempre tendrá como objetivo que tu presión fiscal sea la mínima posible, es decir, te aconsejará en el ahorro de impuestos. Además, te asesorará en el pago de salarios y de impuestos y en los plazos para realizar estos últimos.

Trato cercano y personalizado

Tu asesor fiscal tendrá que ser uno más de la empresa, aunque no trabaje físicamente en el mismo lugar. Velará para que cumplas con tus obligaciones fiscales y para ello siempre hará estudios detallados y personalizados. Tendrá que aconsejarte para tomar las mejores decisiones para que tu empresa obtenga el máximo ahorro posible; su conocimiento del ordenamiento jurídico le guiará en la toma de decisiones.

Ahorro de tiempo y esfuerzo

Siempre que se externaliza un servicio no se hace por comodidad, normalmente es para ahorrar tiempo. La dirección de una empresa supone estar pendiente de numerosas áreas (contabilidad, recursos humanos, fiscalidad, etc.). Este hecho hace que no estés pendiente de la mejora de otros ámbitos de la empresa que en la actualidad son fundamentales: clientes, importación y exportación, nuevos mercados, etc.

Además, la externalización de una asesoría fiscal siempre te resultará económica, ya que te ahorrarás un coste laboral considerable.

También te va a interesar: Asesoría fiscal a autónomos, ¿es importante?

Mejora de recursos

Para llevar a cabo un correcto asesoramiento fiscal ha de contarse con programas informáticos idóneos. Con ellos podrá realizarse gestión de facturación e impuestos, cálculo de estos, acceso a la normativa actualizada, información clara y ordenada, etc. Si adquieres un software para la gestión fiscal, eso te supondrá otro coste innecesario, así como tiempo en formación.

Gestión diaria

Un asesor en materia tributaria siempre realizará sus gestiones de forma diaria y continua; de esta forma la información siempre estará al alcance de la mano. Por ello, siempre que la empresa necesite algún dato concreto encontrará todo de forma ordenada, clara y precisa.

Equipo

Una asesoría fiscal siempre dispondrá de un equipo experto en cada área; siendo así, no tendrás que preocuparte de nada. Siempre habrá alguien para ayudarte en materia de impuestos, sanciones, relación con la Administración tributaria, plazos, etc. Además, el citado equipo siempre te facilitará una visión completa y en profundidad.

Estrategia empresarial

El asesor fiscal que contrates tendrá que conocer la organización de tu empresa y el sector que ocupa, así como su competencia. En base a este conocimiento, podrá ayudarte a elaborar planes y acciones que puedan beneficiarte en función del momento en el que te encuentres.

En resumen, delegar la gestión fiscal en una asesoría es fundamental y te reportará numerosos beneficios en cuanto a organización empresarial se refiere. Prepara tu empresa para el futuro y céntrate en las áreas que tienes que mejorar, externalizando aquellas que más coste en términos económicos y de tiempo te supongan.

Un nuevo año ha llegado. Y con él, como todos, debes conocer las claves para el asesoramiento a autónomos que marcarán este 2020. Además de los trámites habituales que debes realizar como trabajador por cuenta propia, este año se producen o se podrían producir diferentes novedades que te van a afectar de lleno y que debes tener en cuenta.

Las claves del 2020 en el asesoramiento para autónomos

Normalmente, cada inicio de año trae novedades para los autónomos. Y este, no podría ser menos. Se espera un ejercicio intenso, en el que las asesorías van a tener mucho trabajo. ¿Qué debes tener en cuenta si eres autónomo? Coge papel y lápiz, y anota estas claves.

1. Los niveles de módulos se mantienen otro año más

El sistema de módulos para los trabajadores por cuenta propia se mantiene un año más. En los últimos años, en la mente del Gobierno, se ha planteado eliminar o cambiar estos niveles, pero el Ejecutivo ha decidido mantener sin cambios y durante un año este sistema.

2. Bajas por paternidad

Desde enero, tanto un trabajador por cuenta ajena como propia podrán disfrutar de 12 semanas de permiso de paternidad. Incluso, para el ejercicio 2021 se espera que dicho permiso se equipare con el de maternidad, llegando a los 16 meses.

También te va a interesar: Asesoría laboral a autónomos, ¿es importante?

Para disfrutar de este permiso, el requisito principal es estar al corriente de los pagos a la Seguridad Social y haber cotizado 180 días durante los siete años previos a la solicitud de baja, o 360 jornadas a lo largo de toda la vida laboral.

3. Libro de registro del IRPF

Una nueva normativa regulará el libro de registro del impuesto del IRPF. La novedad más importante es que, desde enero de 2020, debes indicar el NIF de la persona o compañía a la que emites la factura. En otras palabras, el autónomo o sus asesores deben añadir un campo nuevo en el libro de registro del IRPF donde se aclara el NIF de las facturas recibidas o emitidas.

Esta medida afectará a los autónomos que desarrollen actividades empresariales y profesionales, a los que realicen una actividad de carácter no mercantil y en estimación directa, y también a los autónomos que estén incluidos en el método de estimación objetiva y que realicen amortizaciones.

4. Reserva de Asistencia Social

El BOE publicó a mediados de diciembre una resolución en la que se anunciaba la creación de una Reserva de Asistencia Social, la cual se aplicará a los trabajadores por cuenta propia en caso de que sufran un accidente laboral o enfermedad profesional. El trabajador, así, podrá sufragar los gastos de adaptar su puesto de trabajo a su nueva circunstancia.

5. Subida de la cuota

Un año más, se produce una subida de la cuota de autónomos. Con una subida del tipo por contingencias profesionales del 0,9 al 1,1 y de cese de actividad del 0,7 al 0,8 (el autónomo pagará así un 0,3 % más), tu cuota mínima de autónomos pasará de los 283 a los 286 euros mensuales.

6. Cotización por ingresos reales

Una vez entre el nuevo Gobierno, los autónomos deben tener en cuenta posibles cambios, algunos de ellos muy demandados, como la cotización por ingresos reales. Aunque se conoce poco de esta posible medida, la ATA considera que es la principal tarea que debe asumir el nuevo Ejecutivo nacional.

Estas son las claves que debes conocer en el asesoramiento de este 2020 como trabajador por cuenta propia. Te hemos mostrado los principales cambios, así como alguno previsto o altamente demandado por el colectivo autónomo.

Contar con un servicio de asesoramiento a empresas es primordial en los tiempos que corren, donde cada vez la burocracia es mayor y más compleja, y donde los cambios normativos son constantes en el mundo empresarial. Es imprescindible estar actualizado en todos los aspectos relacionados con la empresa; como son el jurídico, el fiscal, el contable, etc.

Consejos para encontrar la asesoría adecuada

Hemos de emplear parte de nuestro tiempo en la elección de quién nos va a asesorar y a ayudar con los asuntos de nuestra empresa, ya que un mal asesor nos puede costar caro y, sin embargo, uno bueno nos ayudará a que la empresa se desarrolle mejor, aumente la productividad y se gestione de forma más eficaz. Podemos darte las siguientes pautas a tener en cuenta a la hora de elegir una asesoría:

  • No te dejes llevar solo por el precio, ya que es normal que un profesional bien formado cobre acorde a su preparación. Sin embargo, el que no lo está, por regla general, tendrá un precio inferior. Lo ideal es encontrar a profesionales cualificados y, a la vez, con un precio competitivo.
  • La persona o personas que integren la asesoría deben tener una titulación acorde con los servicios que prestan. Dichas titulaciones suelen ser Derecho, Económicas, Administración y Dirección de Empresas, todo ello complementado con estudios de postgrado como pudiera ser un máster en asesoría de empresas.
  • La asesoría debe trabajar para tu empresa y causarte los menos inconvenientes posibles, es decir, que debe tener los medios para recabar la información que necesite sobre el negocio. Para ello, hoy en día es vital el uso de las nuevas tecnologías.
  • Lo ideal es que la asesoría no solo se encargue de la presentación periódica y puntual de los impuestos, de la tramitación y gestión de las nóminas y de realizar los asientos contables, sino que además de todo esto, debería hacer lo posible para que tu empresa vaya bien. Tendría que emplear tácticas para mejorar el rendimiento de esta.
  • Intenta que la asesoría que contrates tenga una trayectoria anterior en el asesoramiento de empresas de tu sector. Comprueba, mediante los foros de opinión pública, que ha obtenido una valoración positiva por parte de sus clientes.
  • Asegúrate de que las personas que te vayan a asesorar sean capaces de detectar el problema y atajarlo con rapidez y eficacia, encontrando la solución más adecuada y beneficiosa para tu negocio. Porque quizás, desde el interior de la empresa no se aprecian los problemas tan claramente como los pudiera localizar alguien desde fuera y ajeno a ella, esa es la asesoría.
  • Ten en cuenta que el apoyo que una asesoría brinda a tu empresa pasa desde la confección de las nóminas de los empleados hasta la gestión de autónomos de cara a la Seguridad Social. Además, se encarga de la realización de la contabilidad y, también muy importante, la confección y presentación de los distintos impuestos a los que esté obligada la empresa. Incluso, la agencia tiene que asesorar a la empresa sobre las ayudas económicas, subvenciones u otro tipo de incentivos que le vendrán bien.
  • La idea es que los integrantes de la empresa se dediquen a mejorar las ventas, la producción, etc., sin que las tareas de contabilidad, impuestos o nóminas les quiten tiempo. De ahí la importancia de que esto último sea hecho por una asesoría especializada.

También te va a interesar: Asesoría fiscal a autónomos, ¿es importante?

Para concluir, podemos decir que el buen funcionamiento de una empresa depende del trabajo bien realizado por parte de sus integrantes, apoyado en un buen asesoramiento de profesionales de la materia.

En la actualidad, las pymes tienen la mayoría de servicios externalizados (recursos humanos, prevención de riesgos laborales, limpieza, etc.) debido al coste asequible de estos servicios. Contar con los servicios de una asesoría externa no es una excepción.

Piensa en la mayoría de empresas en las que has trabajado, seguramente alguna de ellas contaba con una asesoría externa.

 

Valor añadido en el servicio de una asesoría externa

 

Se podría pensar que los servicios de una asesoría externa podrían ser perfectamente asumibles por la propia empresa, pero no es tan sencillo como parece. Contar con una asesoría en Madrid aporta valor añadido en los servicios que ofrece y que la empresa necesita para su día a día.

La función de una asesoría no es tramitar o gestionar determinados asuntos, sino asesorar a la empresa en determinados ámbitos, de ahí el valor añadido que ha de aportar.

Si desconoces cuáles son las ventajas o los posibles valores añadidos que aporta una asesoría externa, no te preocupes, te los explicamos para que te hagas una idea.

 

También te va a interesar: Es necesario el asesoramiento fiscal para el último trimestre del año

 

Control de la empresa

La mayoría de nuevos emprendedores ponen reparos en la contratación de una asesoría externa, ya que tienden a pensar que perderán el control sobre los ámbitos más importantes de su empresa. No obstante, en la práctica este temor no tiene ningún fundamento. Siempre será la junta de socios o los propios dueños quienes ostentarán la última palabra en la toma de decisiones.

 

Consejos objetivos

Cuando se tiene que tratar un problema que afecta al ámbito empresarial, siempre es necesario contar con la opinión y con la posible solución de una persona externa a la organización. Teniendo en cuenta que un asesor nunca tendrá ninguna vinculación relevante con la empresa, siempre facilitará consejos objetivos para el buen desarrollo de la misma, independientemente de que su opinión conlleve una visión positiva o negativa.

Piensa en tu empresa: ¿te gustaría rodearte de un equipo de personas que te asesorase en las decisiones más importantes? Este asesoramiento te reportaría tranquilidad y seguridad, así como más tiempo libre.

 

Servicios amplios

Además de un asesoramiento continuo y personalizado, una asesoría abarca múltiples servicios:

 

  • a) Fiscalidad y tributación.
  • b) Contabilidad y administración. Un asesor externo conoce los organismos públicos a los que tiene que acudir para realizar las gestiones que necesite la organización.
  • c) Coordinación en materia laboral.
  • d) Jurídico. Conocimiento de los órganos judiciales y de los procedimientos.
  • e) Auditoría y consultoría.

 

Una asesoría externa siempre contará con el valor de la proximidad en sus gestiones debido a las ubicaciones en las que se encuentran estos establecimientos, normalmente en el centro de las ciudades.

 

Valor añadido en el servicio de una asesoría externa

 

Especialistas

Una asesoría externa no es una persona solamente, hay un equipo detrás. El equipo que asesora a una empresa se compone de expertos en banca y finanzas, abogados, auditores expertos tributarios, entre otros. La cualificación y la experiencia de estos profesionales harán que tengas seguridad y confianza en las decisiones que se tomen con respecto a tu actividad empresarial.

 

Contactos empresariales

Las asesorías de empresas vinculan a sus clientes con otros y de esta forma se crea una red de contactos que beneficia a las empresas y a la propia asesoría; estos contactos abarcan clientes para las propias empresas, así como proveedores.

 

Agilidad en las gestiones

El valor añadido más característico de una asesoría es que te mostrará cómo y dónde estás fallando, y además te proporcionará posibles soluciones con eficacia y rapidez.

El valor añadido que puede reportarte contar con una asesoría es imprevisible. Este servicio externo te beneficiará al disponer de un equipo que te ayude en la toma de decisiones. ¿Has pensado qué harás con el tiempo libre del que dispondrás?

 

Cuando llega el final del año fiscal, el asesoramiento contable se vuelve imprescindible para tomar las mejores decisiones para tu negocio. Hay claves importantes que resultan trascendentes en este época, sobre todo si la legislación ha sufrido modificaciones. Por ello, repasamos las implicaciones de la liquidación de los impuestos relevantes a los que debes hacer frente.

 

El IRPF

 

El Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF) ha sido objeto, este año, de ciertas modificaciones que tienen afectación tanto para las empresas como para los autónomos. En primer lugar, se ha establecido una prórroga para el régimen de estimación objetiva. Además, ahora cabe la deducción de gastos como el agua o la electricidad, es decir, los gastos de suministros.

Con respecto a los rendimientos del trabajo, como pagador, deberás pensar si te conviene asumir los complementos por retribuciones en especie que no estén sujetos. Deberás considerar, a su vez, que en los rendimientos del capital inmobiliario podrás deducirte un 30 %. Además, desaparece la deducción por actividades económicas, por alquiler, por rendimientos del trabajo o por cuentas ahorroempresa.

Con respecto a los inmuebles que representen la vivienda habitual, se va a reducir al 60 % los rendimientos, pero no te podrás beneficiar si tu actividad consiste en alquileres del tipo Airbnb. Ahora vas a necesitar anotar el NIF de la otra parte en las ventas e ingresos, así como en los gastos y en las compras que realices para tu actividad económica. Las minusvalías en tus derechos o en tus bienes deberás hacerlas antes del final de año.

 

También te va a interesar: Es imprescindible estar en manos de un buen contable.

 

Claves más importantes de contabilidad

 

Con respecto a la estricta contabilidad, destacan los nuevos reglamentos europeos que unen la fiscalidad internacional. También, el Plan General de Contabilidad ha sufrido importantes cambios a tener en cuenta al final de año. Uno de los proyectos más importantes al respecto ha sido el proyecto de la Ley de Auditoría de Cuentas. Igualmente, se ha aprobado la resolución sobre la regulación mercantil empresarial y la presentación de instrumentos financieros.

 

El Impuesto de Sociedades

 

El Impuesto de Sociedades

 

En el caso del Impuesto de Sociedades, resulta básica la imputación de gastos e ingresos de forma temporal. Si has tenido ingresos por una venta o has recibido indemnización, salvo que elijas devengarte el cobro, podrás imputarla según se te vaya exigiendo y así, diferir la renta contable. Asimismo, debes revisar los porcentajes de amortización y los métodos en contabilidad de acuerdo con la normativa fiscal, pues es posible que puedas aprovechar ese gasto y reducir tu base imponible.

También, debemos identificar las multas, las sanciones y en general las partidas de gastos contables que no se pueden deducir. A su vez, es importante conocer que el porcentaje de deducción de gastos financieros, en base al beneficio operativo de tu año fiscal, es del 30 % con un límite de 1 000 000 €.

Para el cierre del año, también tendrás que valorar ciertas operaciones vinculadas en el mercado y será recomendable el aprovechamiento de la figura de reserva de capitalización. Con respecto a los pagos fraccionados, has de fijarte en el período impositivo de cada mes del año, para que puedas tener en cuenta la liquidación que te corresponde en ese ejercicio fiscal.

En resumen, el asesoramiento contable para empresas cuando llega el final del año fiscal incluye numerosos aspectos, todos ellos de gran relevancia. Para un adecuado cierre, nada como contar con una asesoría fiscal que tenga en cuenta todas las novedades, modificaciones y los plazos que debes cumplir, de modo que el balance sea el mejor posible para tu negocio.

¿Por qué tienes que contratar una asesoría laboral para tu negocio? Muchos pequeños empresarios piensan que pueden hacer las funciones de estos profesionales ellos mismos y, de esta manera, ahorrarse un dinero interesante para su presupuesto. Pero la verdad es que sus servicios son muy importantes para que una empresa pueda desarrollar su actividad con las mayores garantías de eficiencia.

Las ventajas de contar con una asesoría laboral

Contratar los servicios de los profesionales en asesoría laboral te permite disfrutar de las siguientes ventajas, que repercutirán directamente en el desarrollo positivo de tu negocio:

1. Evitar preocupaciones administrativas

Si te apoyas en profesionales especializados en tareas administrativas y laborales, no tendrás que prestar atención a estos temas. De esta manera, podrás aprovechar tu tiempo mejor y centrarte en el negocio. Esto es esencial para que logres optimizar su rendimiento y, por lo tanto, puedas conseguir más beneficios.

2. Un ahorro económico

Seguramente estás pensando en el coste que puede acarrear contar con un profesional de este tipo para trabajar en tu empresa. Por supuesto, tendrás que pagarle su sueldo, pero debes tener en cuenta varios factores añadidos:

– ¿Sabes cuánto tiempo pierdes en trámites en las instituciones públicas? No tener que perder tiempo en estas tareas te permitirá estar más atento a tus clientes. En consecuencia, tendrás la oportunidad de conseguir más ventas.

– Un asesor laboral es un profesional con amplios conocimientos sobre fórmulas económicas para la empresa y también sobre posibles subvenciones y bonificaciones que ofrecen las instituciones. De esta manera, podrás solicitarlas cuando sea oportuno y beneficiarte de ellas.

 

También te va a interesar: El fichar en el trabajo, ¿de quién es responsabilidad?

 

3. Asesoramiento personalizado

Tener asesoramiento personalizado es otro punto a favor de la figura de un asesor laboral. Poder consultarle los aspectos legales relacionados con tus decisiones te dará la tranquilidad de saber que estás haciendo lo mejor para tu empresa. Esto es todavía más importante en casos tan delicados como los despidos, que pueden acabar convirtiéndose en un problema para tu negocio si no se llevan a cabo adecuadamente.

4. Contratos

Un asesor te ofrece:

  • Conocimiento exhaustivo de los contratos y de sus características y novedades. Se trata de aspectos totalmente ajenos a los que manejas en tu negocio, pero indispensables para que tu empresa crezca adecuadamente. Un asesor laboral te dará toda la información que necesites para llevar a cabo todos estos asuntos con garantías.
  • Un asesor laboral también puede ayudarte a elegir el mejor candidato para cubrir las vacantes laborales en tu empresa, así como el vínculo laboral que puedes establecer con él para cumplir con los requisitos legales y, a la vez, solucionar vuestras necesidades de la mejor manera posible para ambos.

 

Las ventajas de contar con una asesoría laboral

 

5. Mejora de la productividad

Si, además, optas por una asesoría externa también tendrás otra ventaja más importante: una mejora de la productividad de la empresa. Contar con una visión externa sobre el funcionamiento de tu negocio te dará la oportunidad de aprovechar sus conocimientos en tu beneficio empresarial.

Estos profesionales también aportan una gran ayuda a la hora de controlar la contabilidad relacionada con los aspectos laborales de la empresa. De esta manera, podrás gestionar correctamente los gastos y evitar errores que puedan afectar negativamente al desarrollo de tu negocio.

En definitiva, contar con un servicio profesional de asesoría laboral es la garantía de disponer de todos los recursos necesarios para optimizar los resultados de tu negocio. Beneficiarte de sus conocimientos especializados es una baza a tu favor para no tener que preocuparte por tareas que no forman estrictamente parte de tu profesión y que, en cambio, son indispensables para que tu empresa se desarrolle correctamente.