Al enviar este formulario, confirmo que he leído y estoy
conforme con la Política de Protección de Datos

A Acepto recibir información comercial.

Como sabéis, hay algunas formas de reducir la tarifa fiscal de una empresa a la hora de declarar impuestos, pero hay gastos que son deducibles de los cuales es difícil tener conocimiento si no se contacta un experto en asesoría fiscal.

En esa oportunidad el especialista en el área fiscal, Leandro Gonzalez, explica cómo puedes convertir las deudas de tus clientes en gastos deducibles para reducir tu impuesto a pagar.

¿Cómo convertir las deudas de tus clientes en gastos deducibles?

El 1% de los gastos del saldo vivo de clientes y deudores al 31 de diciembre lo podemos deducir como gasto fiscal. A este gasto se pueden acoger las empresas de reducida dimensión, que son aquellas que facturan menos de 10 millones de euros al año.

Este es un gasto deducible interesante porque si tenemos bastante deuda de nuestros clientes hacia nosotros, ese 1% puede ser una cuantía que nos ayude a reducir nuestros beneficios.

Por otra parte, cuando un cliente nuestro tiene una antigüedad en la deuda superior a 6 meses o entra en concurso de acreedores, en ese caso, nosotros reclamándoles judicialmente la deuda podemos provisionar la totalidad de la misma como gastos en el impuesto sobre sociedades. Esta es una reducción también significativa de nuestra tarifa a pagar.